Bienvenidos al Castillo Salchicha, el hogar de los espíritus más sórdidos de la Florida
Fotos: Stacey Kranitz
Sexo

Bienvenidos al Castillo Salchicha, el hogar de los espíritus más sórdidos de la Florida

No es solo el lugar más extraño y estrafalario de ese estado, es la morada de una bandita de gringos desadaptados que ha creado un auténtico hogar alternativo.
16.8.17

Existe un lugar en el corazón de la Florida donde todos tus sueños se hacen realidad. Los raros, por lo menos. Esos de las fantasías sexuales decadentes donde vagas por fiestas infinitas, lanzando huevos al ojete de un hombre obeso y te follas nenas mientras simultáneamente orinas y te bañas. Este tipo de sueños donde puedes bailar con serpientes, montar ponis y disparar tres tipos de armas auto proclamándote "la stripper más atrevida" de Orlando.

Publicidad

El lugar del que les hablo se llama Sausage Castle, o Castillo Salchicha, en español. Pueden encontrarlo en el Condado de Osceola, una región ubicada a una hora de Walt Disney World; el "castillo" está construido justo al frente de un caño que recibe el elegante nombre de Lago Caimán. Este lugar es administrado por un tipo de 34 años, Mike Busey, quien puede ser descrito como una versión gorda, desagradable y subida de tono de Willey Wonka, (además de reclamar ser el sobrino de Gary Busey). Mike, sus degeneradas consortes, un puñado de nenas llamadas "las bellezas de Busey", viven en el "castillo" y organizan las sexo-farras más locas destinadas a entretener a la gente de baja monta, o estrellas clase D de la Florida. El lugar es un coctel que mezcla la Isla de los Juguetes Perdidos y la Isla del Placer de Pinocho, como para que se hagan una idea.

El árbol genealógico de la familia Castillo Salchicha. Illustraciones por Amanda Lanzone

"Si no pesas 250 kg, no eres un enano, o no fuiste acosado por tu padre, no hay espacio para ti". Dice Mike.

Durante los trasnochos es normal que un par de damas se estimulen mutuamente con una botella de cerveza. Es más, durante una de sus fiestas más memorables Mike piloteó un drone como dispositivo condenado a blandir por toditica su propiedad, una bandera americana sacada del trasero de una "reina".

Chaz sacando a su amigo conejo en un paseo en poni.

Desde hace cinco años, sus fiestas empezaron a garantizarle el reconocimiento alrededor del Centro de Florida. En 2014 fue reconocido como el personaje número 51 más famoso del área. Imagínense el logro. Y es que en verano de ese mismo año se convirtió en un fenómeno de internet cuando el Dj de 'Da Mafia 6ix's' compartió un video de Ratchet Regi, (una de sus bellezas) propinando algo así como un baile erótico a una obesa barriga.

Conocí a Mike en un concierto de "The Gathering". Su show llamó mi atención porque se las arregló para escandalizar a una bola de 'Juggalos', conocidos por su apetito por cosas r-a-r-í-s-i-m-a-s. Mike operaba un strip club a las afueras del festival, allí sus bellezas les brindaban a los tullidos y minusválidos, bailes eróticos. Cuando llegó la hora del show central, Mike invitó a la audiencia a presenciar a Regi propulsar chocolate de su vagina.

"Si no pesas 250 kg, no eres un enano, o no fuiste acosado por tu padre, no hay espacio para ti"

"Somos como un subgénero de Juggalos" dijo Regi refiriéndose a su numerito. Mike estuvo de acuerdo: "me identifico con la comunidad Juggalo porque soy como ellos, un pedazo de mierda en la quiebra, que solía vivir en un remolque".

Por alguna razón inexplicable, Mike también se identificó conmigo. Después del concierto me invitó a que me quedara con el y su grupo de enfermitos en el Castillo Salchicha, por todo el fin de semana. Me prometió que podría montar un hidrodeslizador por el Lago Caimán, que podría entrevistarlo por más de cinco horas, y además, obvio, me garantizó la mejor experiencia sexual de mi vida.

Mike, Ari, y Kinky Kace en el jacuzzi de la sala.

La vida de Mike no siempre consistió en administrar una proto-masión Playboy ubicada en los lagos de la Florida. Durante su adolescencia le dedicó su vida a Dios. Sí en serio: rezaba diariamente y asistía a un colegio Cristiano, jugaba basketball y por entonces era flaco. Todo esto cambió porque la hipocresía interna lo desinfló. Se rebeló espectacularmente y pronto fue expulsado.

"Desde ese momento en adelante", dijo, "digamos que la Iglesia y yo nos dimos unas largas vacaciones".

Publicidad

Como Moisés exiliado en Madián, Mike experimentó una violenta depresión después de dejar la iglesia ¿cuál era el sentido de la vida? Entonces, como una Epifanía, descubrió que era, obviamente, la fiesta. Se mudó con unos amigos que se dedicaban a hacerle travesuras a la gente de Disney y con ellos le dio inicio a sus tremendas farras. Pronto se percataron de la asimetría de género en la asistencia (exceso de hombres), y empezaron a ser conocidos como el "Castillo Salchicha".

Mike dice que por entonces experimentó la sensación de pertenecer a una verdadera fraternidad, sus amigos eran sus hermanos. Pero lo que le hizo popular entre ellos no funcionó con el propietario de la casa. Los echaron y esto lo devastó. Después, se mudó a otra casa de fiestas, trayendo consigo el nombre de Castillo Salchicha. Sí, de esta también lo echaron.

"[El segundo Castillo] terminó y yo quedé como: ¡Mierda! Pero tuve una nueva revelación: ahí donde vaya con todo mi mierdero, ahí se fundará siempre un nuevo Castillo Salchicha".

Sexy Sushi, Ari, y Ratchet Regi suelen escupir fuego.

Desde entonces Mike ha vivido y fundado cinco Castillos Salchicha. Se mudó al actual y más duradero durante la última recesión económica. Encontró esta casa de dos pisos + lago cuando sus propietarios, un contrastista buena gente y su esposa, se vieron en la quiebra. Entonces fue comprado por un judío a quien Mike se refiere como el Israelí, y hasta el son de hoy es a él a quien se lo arrienda.

Para financiar al Castillo Salchicha, Mike se dedica a arrendar habitaciones a veteranos, hace live-streams, trae buses de Walt Disney World repletos de internos ávidos de fiesta, y cobra la entra los eventos dentro del "castillo". También es anfitrión de lo que llaman el fin de semana "rockstar", donde por unos cuantos miles de dólares puedes hacer realidad tu más perturbadoras fantasías sexuales.

Publicidad

"La fascinación que produzco es porque soy un gordo quebrado que se rodea de rockstars y nenas guapas" dice Mike. "Creo que le doy esperanza al tipo promedio de mostrarle que es posible crecer siendo un gordo con peinado feo, dientes llevados, y aún así comerte a las nenas más hermosas que te puedas imaginar".

Ari haciendo un show de striptease en el escenario de granito.

Los últimos cinco años se ha dedicado a invertirle más de 50.000 dólares para transformar la casa en decadencia, en un verdadero Castillo Salchicha, que incluye maricadas raras como un escenario de striper hecho en granito y una "rueda del placer" para incitar la creatividad pecaminosa. En vez de comprar las típicas sillas de un 'strip club' hechas en terciopelo, Mike aperó su escenario con bancas de iglesia decoradas con fotos pornográficas. También rellenó un estanque de peces con penes de plástico al que llamó "Dildo Atlantis".

Ande Spader, Inmate Art y Frog el artista han pintado murales de iconos americanos como E.T. y Michael Jackson en las paredes. "Fleshlights" fueron incrustadas en murales con forma de mujer y, como defensor que es de los derechos homosexuales, también instaló un sistema de "fleshlight" con forma de ano en murales de hombre, solo que alguien robó el juguete.

Ratchet Regi juega con sus serpiente en la cocina, la cual está decorada con fotos en ropa interior.

"Nos esforzamos en mantenerlo como un Disney World. Escondemos el polvo y la construcción" dijo Mike. "Tratamos este lugar como un set".

Si Mike llevara su cocina a un Art Basel en Miami Beach, probablemente podría vender la habitación por $100.000 dólares. Removió su microondas y lo remplazó con una caja tapizada en "animal print", donde solía guardar una serpiente. Del techo cuelgan bragas que le han sido regaladas por sus amiguitas y en la nevera conserva fotos de fiestas y de celebridades menores que conoce como Weeman, Bret Michaels y el hijo de Michael Jordan.

Ratchet Regi, Robbie, Alyssa, y Big LA en una fiesta de piscina improvisada.

Pero no es la decoración lo que hace especial al Castillo Salchicha. Es su gente. Ellos se mudan con Mike por todo tipo de razones, aunque casi todas se pueden reducir al hecho de ser una bola de desadaptados exiliados de sus familias y hogares.

Ratchet Regi creció en Kansas y dedica sus noches a mantener su estatus como la "striper más atrevida" de Orlando. Nick, un veterano de guerra de Vietnam, vive en el segundo piso con su grupo de perros y se dedica a fumar marihuana para abstenerse de dispararle a todo el mundo. Robbie, otro veterano de guerra quien tuvo que recibir una placa metálica en su cabeza por un accidente de moto, vive en una casa aparte ubicada en la parte trasera del "castillo". Entre todos estos párvulos, Ashley desfila por el Castillo Salchicha desnuda, sin tener que dar muchas más explicaciones. Aaron el Gay regularmente visita el Castillo pero lo hace para desintoxicar su consumo de drogas, así que imagino que el, como el resto de visitantes o habitantes, están atravesando su propio mierdero.

Kinky Kace habla sobre sus problemas en un cuarto que Mike llama "la casa del árbol".

Si bien el primer Castillo Salchicha sirvió como una fraternidad de amigos, hoy gira alrededor de las necesidades de mujeres, gays y veteranos. Kinky Kace se mudó al Castillo después de reconocerse como lesbiana en la "súper racista" localidad de Citrus County en Florida. "El venirme a vivir a Castillo Salchicha", dijo, "me permitió encontrar mí autoestima".

"Cada que hay una fiesta en casa, Mike es como 'Kace, ¿porque no te mandas una vagina? ¡Mira a esa perra traviesa de por allá!, te chupara el clit por horas." Compartió emocionada. "Para mí, estar en un lugar (en un hogar) donde todos te aceptan realmente por quien eres y lo que quieres, me da apoyo moral."

Publicidad

Para agradecerle a Castillo Salchicha por haberle proveído un santuario, Kace remodeló el baño de las niñas pintando de morado y rosado las paredes, almacenó números viejos de Playboy en estantes encima del sanitario e instaló un candelabro. Además, colgó un letrero que reza: "Familia, Amigos, Para Siempre". Cuando la gente tiene la oportunidad de ver el letrero, se da cuenta de que tal vez, Castillo Salchicha es más de lo que pensaban.

Mike relajado con sus pugs en cama.

Pero de toda esta fauna, Mike definitivamente es el más… raro.

"Mi niñez fue jodidamente extraña", evocó. " Recuerdo tener unos cinco o cuatro años cuando prendí fuego a parte del remolque de mi familia. Culpé a mi hermana. Mi papá decidió meterme en la bañera, enrollar papel periódico y empezar a amenazarme con el diciendo: '¿quisieras quemarte, hijueputica? ¿Te gustaría? ¿Te gustaría eso?' Después me dijo que empacara todas mis cosas, me botó en un hogar de huérfanos, dio media vuelta en su carro y me llevó a McDonald's".

Mike pasó la mayor parte de su niñez en un orfanato en Carolina del Sur. También vivió en California y Florida. Cuando cumplió los 13 años, otro chico del orfanato le dijo que quien creía que era su padre, realmente no lo era. Hoy es el día que Mike no tiene ni idea de quién carajos es su verdadero padre.

Mike y su familia poco convencional ven un capítulo de 'American Horror Story'.

Sin lazos familiares tradicionales, Mike se dedicó a crearlos con sus amigos, que parchan con el en el Castillo Salchicha. Así, aunque loquitos, cubiertos de popó y sangre, los residentes del Castillo se cuidan los unos a los otros mejor de lo que lo hacen muchas familia convencionales.

"Siempre tuve esta sensación de inseguirdad. Como si nada nunca fuera estable", dijo Mike. "He conocido muchas maneras de vivir y estilos de vida mientras crecía, pero el Castillo Salchicha ha sido el más continuo y estable. Ya va para 15 años seguidos. Nunca he tenido nada en mi vida que dure tanto ¿sabes? ni las fiestas navideñas ni una relación amorosa. Nada. Es uno de esos pocos lugares en los que he encontrado una retorcida y algo enfermiza satisfacción interna. Paz y goce en este caos que he concebido por vida".