Quantcast
Hablamos con uno de los responsables de la campaña del inmigrante de Instagram

Internet se creyó que un inmigrante estaba documentando su viaje a España a través de Instagram. Tenemos fotos del "Making of".

Supongo que si vives en el siglo XXI y, por lo tanto, tienes internet y estás obsesionado con las redes sociales y todas estas tonterías, te habrás enterado de esa movida del Instagram de Abdou Diouf, ese inmigrante senegalés que pretendía llegar a España (tierra de sueños) y que documentó su viaje a través de esa aplicación que todos utilizamos para hacer fotos de gente rara y autoretratos en el ascensor. Bien. Toda esta pantomima formaba parte de una campaña publicitaria ideada por la agencia Volga para el festival de fotografía Getxophoto. Tanto la dirección del spot como la creación de la cuenta de Instagram corrían a cargo del estudio Manson. Por lo que parece la cosa funcionó e internet (tanto medios como usuarios) se lo creyó.

En la cuenta falsa de Abdou le veíamos documentando el día a día de su terrible periplo; cortándose el pelo, comiendo, lavándose, corriendo por el desierto, remando en una patera o siendo detenido por la Policía, todo acompañado por reveladores hashtags. La campaña pretendía funcionar a modo de reflexión acerca de las diferentes formas que tenemos de captar y compartir imágenes dependiendo del motivo del viaje o de la condición social del viajero.

Le mandamos unas preguntas a Tomás Peña —uno de los responsables de la campaña y actualmente un individuo obsesionado con "F for Fake" de Orson Welles— sobre el tema y le pedimos que nos enviara unas fotos del rodaje para ver cómo articularon todo el engaño de Abdou.

VICE: ¿Dónde se ha rodado realmente todo esto?

Tomás Peña : Esta rodado entre Barcelona, el Garraf y Sitges.

¿Quiénes son las personas que salen en las fotos?

Unos actores africanos afincados en Catalunya.

El tema es complicado de tratar. ¿Qué ocurrió cuando presentasteis esto a Getxophoto? ¿Les pareció buena idea desde el principio o hubo dudas?

La idea original fue creada por Tomás Oliva, que es un director creativo amigo nuestro que lleva trabajando en las campañas audiovisuales de Getxo desde hace varios años.

¿El objetivo de la campaña era engañar a los medios?

El objetivo era hacer que el público reflexionase al ver el viaje de Abdou. Engañar a los medios era parte del mecanismo para llegar a más público.

¿Qué es lo que realmente queríais demostrar con la pieza?

Queríamos mostrar los problemas importantes y actuales en el tema de la inmigración y el relato de la desigualdad está en las manos de unos pocos y siempre se cuenta de una manera. Nosotros hemos dado la vuelta al modo de verlo, desde otro punto de vista.

¿Qué pasa con los hashtags escogidos? A veces se distancian un poco de la realidad que podría estar viviendo el protagonista. Quiero decir, son críticos; evidencian un poco el timo.

Nos parecía un tanto irónico que un senegalés en ruta hacia un futuro mejor usara hashtags occidentales como #foodporn o #richkidsoftheinstagram. Todo el mundo usa los hashtags así, subrayando de manera exagerada la realidad de la foto que acompañan o proyectando otra realidad.

¿Qué puede justificar un engaño?

No sé, preguntadle a los políticos, nosotros solo somos fans de Orson Welles.