peru

Perú ofrece 30.000 dólares de recompensa a quien entregue a un expresidente a la justicia

Alejandro Toledo, el hombre que lideró a Perú entre 2001 y 2006, está acusado formalmente de haber recibido sobornos hasta por 20 millones de dólares de empresas constructoras. Sería el segundo exmandatario de su país en pisar la cárcel.
11.2.17
Imagen por Paolo Aguilar/EPA

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Desde este viernes por la mañana, un exmandatario peruano se encuentra en la lista de los delincuentes más buscados por su propio país.

Se trata de Alejandro Toledo, el hombre que lideró a Perú entre 2001 y 2006, y que ahora es buscado por el Ministerio del Interior para que "pague" 18 meses de prisión preventiva mientras se desarrolla una investigación que confirme que recibió sobornos de hasta 20 millones de dólares para beneficiar a la empresa constructora Odebrecht con un contrato multimillonario por un tramo carretero que conecta a Perú con Brasil.

Publicidad

El juez Richard Concepción, titular del Primer Juzgado de Investigación Preparatoria Nacional de Perú, ordenó año y medio de encarcelamiento contra el expresidente y una recompensa de 30.000 dólares a quien pueda dar datos de su paradero, pues lo último que se supo de él es que voló a Francia con su esposa y no tenía intenciones de volver a su país.

Un expresidente peruano podría ir a la cárcel por tráfico de influencias. Leer más aquí.

Toledo está acusado formalmente de los delitos de tráfico de influencias y lavado de dinero, dos cargos graves en el código penal de Perú que podrían llevarlo a una sentencia de hasta 40 años de prisión.

Se trata del político de más alto nivel formalmente acusado por el "caso Odebrecht", una trama judicial que inició hace un año en Brasil y que involucra a cientos de servidores públicos en, al menos, 10 países de América Latina. La empresa Odebrecht es una millonaria firma cuya especialidad era construir enormes obras públicas desde México hasta Argentina y se descubrió que tenía una nómina paralela para financiar campañas electorales y luego cobrar los favores de los políticos electos con jugosos contratos de infraestructura.

El expresidente Toledo ha insistido que es inocente y su defensa legal, según medios locales, está lista para argumentar que los delitos que se le imputan ya preescribieron.

Toledo sería el segundo presidente peruano en estar encarcelado: desde 2005, el exmandatario Alberto Fujimori se encuentra preso en Perú por delitos de lesa humanidad.

Sigue a Martín Andrade en Twitter: @godomarto

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs