La pesadilla inmobiliaria

La pesadilla inmobiliaria del mes: 875 euros por un sinfín de escaleras y espacios muertos

A medio camino entre una tetería granadina y una distopía arquitectónica.
7.9.17
Pesadilla inmobiliaria
Todas las imágenes vía Idealista

' La pesadilla inmobiliaria del mes' es una sección en la que denunciamos los abusos más flagrantes y los pisos más sorprendentes del mercado inmobiliario en España. Si te has topado con algún palacio similar, escríbenos a esredaccion@vice.com.

Seguimos la ruta de la gentrificación madrileña. La capital de España no defrauda, si buscas siempre termina apareciendo algo que te sorprende y te hace flipar bien fuerte. El piso de hoy seguramente es hasta bueno (según se mire), está en una zona fantástica y tiene una terraza muy apetecible, pero tiene el leve inconveniente de que no parece un piso.

Publicidad
1504766362453-Teteria-Portada

¿Qué es?: Dice ser un ático en la zona de Trafalgar-Chamberí, realmente es una tetería granadina. Se equivocarían de dirección.
¿Dónde esta?: En la calle Eloy Gonzalo, una arteria que comunica la plaza de Quevedo con la calle Santa Engracia. La zona es realmente buena.
¿Qué se puede hacer por ahí?: Tienes muy cerca la calle Fuencarral para ir de compras o las calles Luchana y Cardenal Cisneros, grandes referencias en materia de ir de cañas.
¿Cuánto cuesta?: Pues vale 875 euros al mes, aparte hay que pagar dos mensualidades de fianza y honorarios de agencia. Para entrar a vivir hay que soltar 3.500 euros. Y además demostrar solvencia.

No son tontos los caseros. Las primeras fotos que te enseñan son las de la terraza con su mesita de cristal y sillas de mimbre. En Madrid el 97% de los pisos dan al patio interior, así que esta gente sabe cómo ganarse al inquilino. Sin embargo ya hay algún detalle que deja entrever lo que viene. Las macetas colgadas en la pared al más puro estilo patio andaluz, la carpintería de madera y el alicatado, muy madrileño no parece así de inicio.

1504766390055-Teteria-Terraza

Pasadas las primeras tres fotos comienza el parque temático, el homenaje. Un sofá largo, una mesa baja, la ventana de madera… a los tres segundos te teletransportas y ya estás levantando la mano para pedir un te moruno y una cachimba de tutti frutti. Por la mañana has visitado la Alhambra junto a un montón de japoneses y has terminado en el Albaicín buscando algún sitio para abrir el apetito antes de ir de tapas y comer.

Publicidad

Pero ¡eh! vuelve, estás en Madrid, no en Granada y lo que estás viendo no es una tetería, es el salón de lo que se supone un hogar, en teoría, tu futuro hogar.

1504766473812-Teteria-bano

El piso empeora según vas bajando el anuncio, más que nada porque la "tetería" deja paso a un sindiós distributivo. Creo que nunca había visto un piso con un salón que tuviera miradores, sí, una escalera te lleva a un sitio cuyo único objetivo es apoyarse en la barandilla y mirar el salón. Debajo de ese mirador hay un hueco, no sabemos si para poder agacharse y mirar el salón a ras. Es todo muy desconcertante.

1504766457154-Teteria-trastero

Las escaleras siguen apareciendo y brotando de la nada. Al otro lado del salón aparecen unos peldaños azules hechos con los sobrantes de los azulejos de la terraza. Por ahí se llega a una de las estancias más sobrecogedoras de lo que parecía una tetería, no se sabe bien cómo pero esa escalera termina en un altillo de unos 50cm de altura con una cajonera. "Estancia en altillo para uso polivalente (dormitorio secundario, almacenaje)" dice el anuncio, mete ahí a tu madre cuando venga de visita, a ver qué pasa. Prueba.

1504766461581-Teteria-cocina

La cocina también merece atención especial. Se accede a través de, cómo no, unas escaleras. Y no tiene pinta de ser fácil bajarlas resacoso con un plato rebosante de sopa. De nuevo se opta por los techos bajos, menos de un metro de anchura y un alicatado de fantasía, a lo que hay que sumarle unas encimeras insuficientes si se quiere cocinar algo más que un sándwich. Al disparate hay que sumarle una ventana en forma de cartabón que termina por enamorar a los más nostálgicos de la ESO.

En definitiva, un piso realmente extravagante a la par que exótico. Pero sobre todo un atracazo por 875 euros. Eso sí, el exceso de escaleras posiblemente vaya bien para cuádriceps y glúteos.