FYI.

This story is over 5 years old.

La oposición de Venezuela está un paso más cerca de deponer a Nicolás Maduro

En medio de una de las peores crisis económicas, miles de venezolanos han validado su apoyo al referéndum que permitirá saber si el presidente permanece en el poder o lo abandona prematuramente gracias a la oposición.
22.6.16
Imagen por Ariana Cubillos/AP Images

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

La oposición de Venezuela parece estar mucho más cerca del referéndum que pondría en duda la permanencia de Nicolás Maduro en la presidencia, gracias a la larga línea de simpatizantes formados esta semana para validar su apoyo a la consulta popular.

"Vamos a tener un referéndum este año", dijo a los reporteros el líder de la oposición y excandidato presidencial Henrique Capriles. "Siento mucho respeto por toda la gente que ha estado formada dese muy temprano".

Publicidad

Para entender por qué hay miles de venezolanos haciendo largas filas contra el "socialismo bolivariano" hay que regresar al 26 de abril pasado, cuando el Consejo Nacional Electoral (CNE) — el máximo órgano electoral del país, controlado por el oficialismo – entregó a la oposición un documento que parecía imposible de conseguir: un formato de plantilla para que recaudaran el 1 por ciento de las firmas del padrón electoral de Venezuela y se iniciara un proceso de destitución contra Nicolás Maduro.

Para iniciar la preparación de un referéndum presidencial se necesitaba recolectar 195.000 firmas en 30 días y los rivales del presidente lograron, en ese periodo, 1,3 millones de rúbricas a favor de la iniciativa. Sin embargo, el proceso está repleto de obstáculos y uno de ellos es que, después de que las autoridades electorales validen las firmas, se debe llamar a cada firmante a que ratifique su voto o el proceso habrá sido en vano.

Más de un millón de firmas: la campaña de la oposición en Venezuela para destituir a Maduro. Leer más aquí.

Y así ocurrió: esta semana, después de que las autoridades electorales validaron las rúbricas, la oposición llamó a todos los que firmaron para confirmar su apoyo a través de su identificación oficial y huellas dactilares.

Capriles anunció que 71.500 firmas fueron validadas este lunes, más de un tercio de las 195.000 solicitadas por la ley venezolana para lograr el referéndum.

Publicidad

La siguiente etapa requiere que la oposición reúna firmas nuevamente, aunque esta vez necesitaría 4 millones para que la llamada a votación sea irrevocable.

El jueves, Capriles reiteró la convocatoria a los partidarios para asegurarse de que eso pase. "Nadie deja la línea", publicó en un mensaje de Twitter. "Tendrán que respetar la ley". En otro mensaje publicó la imagen de una huella digital con los colores de la bandera venezolana.

La oposición no sólo está desesperada por forzar el referéndum, sino porque sea rápido: si Maduro pierde la votación este año, las autoridades tendrían que llamar a una nueva elección presidencial, pero si pierde un referéndum después de enero, sería reemplazado por su vicepresidente.

La presión para una votación que derribe a Maduro surge en medio de una severa crisis económica, que incluye escasez de alimentos y de energía eléctrica, la inflación más grande del mundo y bebés muriendo por falta de cuidado médico básico.

Así es pasar una noche en un hospital de Venezuela en plena 'crisis humanitaria'. Leer más aquí.

El presidente de 53 años enfrenta un malestar social, constantes disturbios por alimentos y saqueos, en los que mucha gente ha sido asesinada por la policía incapaz de contener las protestas de una manera pacífica.

"Esto es necesario porque la situación política del país es insostenible, lo que estamos viviendo es horrible", dijo José Gómez, un comerciante de 45 años, mientras esperaba en una línea de Caracas. "Me siento terrible de ver a los vecinos vender sus televisores o sus pertenencias con tal de poder comprar comida para sus hijos".

Publicidad

Maduro ha culpado de la situación del país a una conspiración contra la facción socialista tramada por la élite empresarial y la oposición política, unidos al gobierno de los Estados Unidos.

Mira: Blackout: Venezuela's Activist Journalists

Sigue a VICE News en Español en Twitter:

@VICEnewsEs