americas

Desenterrando cuerpos en Colombia: empieza la búsqueda de cadáveres desparecidos en la guerra

Unas 15 familias han recibido los restos de sus seres queridos recientemente, pero son sólo una fracción de las 45.000 personas, que se calcula, han desaparecido durante medio siglo de conflicto entre el gobierno y las guerrillas.
10.5.16
Foto di Joe Parkin Daniels/VICE News
Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

La última vez que Ana Delfina Martínez vio a su hermano, José Jacinto Martínez, fue hace 17 años. Los cultivos de maíz sobre el terreno familiar no habían producido y por ello tuvo que buscar trabajo en un poblado cercano en las entonces conflictivas llanuras del este de Colombia. Un día salió a trabajar y nunca regresó a casa.

El mes pasado a Martínez le entregaron una caja con los restos de su hermano, confirmados por exámenes de ADN.

Publicidad

"Hemos perdido la esperanza" dijo sosteniendo un ramo de flores en memoria de su hermano. "Al principio no creí que fuera él, pensé que todo era un error".

Martínez recibió los restos el 15 de abril durante una ceremonia especial en Villavicencio, una ciudad de la región que alguna vez fue una fortaleza rebelde antes de que el ejército tomara el control con ayuda paramilitar.

Otras 14 familias también recibieron los cuerpos, o partes de los cuerpos, pertenecientes a sus seres queridos desaparecidos en esta y otras ceremonias similares en toda Colombia aquel día.

'Este sitio era un secreto a voces no sólo en La Plata, sino en toda Colombia'.

Estas 15 familias representan una diminuta fracción de las 45.000 personas que se calcula han desaparecido a lo largo del conflicto en Colombia de medio siglo entre las fuerzas del gobierno y las guerrillas de izquierda. Los paramilitares de derecha, a menudo actuando junto con el estado, también han contribuido al derramamiento de sangre. Todos los bandos son responsables de las atrocidades.

Pero existen señales de que el número de personas desaparecidas que logran encontrar a sus familiares podría aumentar dramáticamente conforme los acuerdos de paz siguen avanzando entre el gobierno y el grupo rebelde más grande del país, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Se espera que un acuerdo final se dé en 2016, luego de tres años de negociaciones. Por su parte, el Ejército de Liberación Nacional (ELN) anunció sus acuerdos de paz en marzo de este año.

Publicidad

El acuerdo alcanzado con las FARC en octubre de 2015 prometía compartir información entre la guerrilla y el gobierno para acelerar la búsqueda de los cuerpos de los desaparecidos de Colombia. También anunciaron la creación de una unidad especial de búsqueda una vez que se llegara a un acuerdo definitivo.

Madres de desaparecidos donan su ADN para que la búsqueda continúe aunque ellas mueran. Leer más aquí.

La fiscalía comenzó a buscar en los cementerios del país en 2005, cuando la organización paramilitar alineada con el estado, Autodefensas Unidas de Colombia, AUC, comenzaron a desmovilizarse en un proceso que fue ampliamente criticado por ser demasiado laxo. A pesar de ello, las confesiones de ex combatientes ayudaron a encontrar cerca de 9.000 cuerpos.

De acuerdo con la fiscalía, hay aproximadamente unos 28.000 cuerpos no identificados en tumbas sin nombres. Son clasificados como "NNs", es decir "ningún nombre".

Ahora, con el apoyo de las FARC, los investigadores en todo el país pueden recuperar y entregar los restos más rápido que antes. Desde el anuncio en octubre, 44 cuerpos han sido regresados a sus familiares.

Los restos de seis personas desaparecidas fueron entregados a sus familias en una solemne ceremonia. (Imagen por Joe Parkin Daniels/VICE News).

La intensificación de exhumaciones se hace más evidente en los cementerios públicos, que han sido usados como tiraderos de restos humanos desde hace mucho tiempo, por todos los grupos armados del país.

Los huesos del hermano de Martínez fueron encontrados en un cementerio en el poblado de Granada, cercano al lugar de su desaparición. A unas 300 millas de ahí, otro equipo de investigadores desenterró 37 cuerpos el mes pasado en un cementerio en el pequeño pueblo de La Plata, Huila. Todos siguen sin ser identificados.

Sobre cómo el ejército colombiano ejecutó a civiles a los que tachó de guerrilleros. Leer más aquí.

"Este sitio era un secreto a voces no sólo en La Plata, sino en toda Colombia", comentó el líder de la investigación, Jaime Castro, mientras se limpiaba el sudor de su frente. "Después de años de investigaciones, por fin somos capaces de exhumar los cadáveres".

Excavando piedra, tierra y lodo, el equipo de Castro conformado por 13 investigadores del gobierno — entre ellos expertos forenses, topógrafos, y fotógrafos — fue apoyado por cuatro sepultureros del poblado. La operación tomó 15 días, trabajando bajo el agobiante calor y los fuertes aguaceros. Planean regresar más adelante este año para continuar la búsqueda, esperando encontrar docenas de cuerpos más.

Publicidad

Conforme su equipo excavaba, portando overoles blancos para protegerse de riesgos a la salud, los habitantes asomaban sus cabezas sobre la cerca.

Los investigadores visten overoles blancos para protegerse de posibles riesgos a la salud. (Imagen por Joe Parkin Daniels/VICE News).

Los residentes de La Plata exponen diferentes teorías que intentan explicar por qué su pequeño pueblo fue usado como depósito de cadáveres para los muertos sin nombre de la guerra. Algunos mencionan las sangrientas confrontaciones entre los rebeldes de las FARC y el ejército en una pequeña aldea a una hora de distancia. Otros dicen sospechar que los cuerpos pertenecen a las víctimas del sonado escándalo de los "falsos positivos", en donde el ejército llevó a cabo redadas, asesinó civiles, y los declaró enemigos para potenciar las estadísticas de desempeño.

Los investigadores dicen, por su parte, que los cadáveres encontrados en ese sitio eran probablemente de combatientes rebeldes, pero que su afiliación en realidad no importó. "Son víctimas del conflicto armado, igual que todos los demás", dijo Castro. "No hablamos en términos de guerrilla o fuerzas del estado".

'Lo que sucede en La Plata es similar a lo que ha pasado en otros cementerios'.

Para Pablo Cala, director de la organización de derechos humanos Colectivo Orlando Fals Bordo — la cual ha estado trabajando de cerca con los investigadores y las familias de las víctimas en todo el país —, la falta de hechos evidentes alrededor de los asesinatos refleja un misterio aún más profundo en torno a las desapariciones.

"Lo que sucede en La Plata es similar a lo que ha pasado en otros cementerios, donde la gente es enterrada no sólo sin nombres o una identificación, sino también sin un historial", comentó Cala. "Ahora comienza la etapa de identificación, y después la búsqueda de las familias; muchas buscan a sus seres queridos y no tienen idea en dónde están, y hay otras que no lo hacen porque todavía tienen la esperanza de que regresen vivos".

Publicidad

Los cuerpos encontrados en La Plata no eran más que unos cuántos dientes, fragmentos de huesos y pedazos de ropa. Los restos fueron colocados en bolsas y examinados en morgues montadas sobre furgonetas que se encontraban estacionadas afuera de las entradas de los cementerios bajo la supervisión del Dr. Hernán Quijano, director del equipo de forenses del gobierno.

"Por lo general, tomamos muestras de ciertas partes del cuerpo, por ejemplo del fémur… pero en esta ocasión es más difícil por el nivel de descomposición", explicó

Dentro de una de las morgues montadas sobre furgonetas en Colombia. (Imagen por Joe Parkin Daniels/VICE News).

Los restos fueron analizados y limpiados antes de ser entregados a la capital regional de Neiva, a unas 82 millas al norte del poblado.

Digna Isabel Durán, directora de la unidad de víctimas de la fiscalía, dijo que la intensificación de esfuerzos para exhumar las fosas de Colombia es un paso hacia la reconciliación de un país que lo único que ha conocido en dos generaciones es la guerra.

"No estamos buscando a los responsables. Algunos están muertos, muchos desaparecidos… hijos, padres, hermanos, cuyas familias no saben qué sucedió", explicó. "Se trata de un acto humanitario para crear confianza y aliviar el sufrimiento de las familias de las víctimas".

Colombia es el país con más atentados en Latinoamérica: Índice de Terrorismo Mundial. Leer más aquí.

Lisa Haugaard, directora ejecutiva del gabinete estratégico Latin Amerca Working Group con sede en Washington, enfatiza que para que el proceso de exhumación ayude a consolidar la paz en Colombia debe ponerse atención especial en los aspectos técnicos y humanos del proceso.

"Hacer las cosas rápido no es bueno en estos casos", dijo luego del anuncio de una búsqueda acelerada en octubre pasado. "Tienen que llevarse a cabo de forma muy cuidadosa, y en coordinación con los familiares que viven con el dolor de la pérdida y de la incertidumbre".

Publicidad

El mes pasado, en su participación en un foro sobre desapariciones en Colombia, Haugaard añadió que el gobierno de Estados Unidos podría contribuir enormemente con el proceso al desclasificar información que posee sobre la guerra y arrojar pistas sobre los desaparecidos.

Luego de la entrega, algunas familias enterraron los restos durante la ceremonia. (Imagen por Joe Parkin Daniels/VICe News).

Luego de la ceremonia de entrega en Villavicencio, algunos de los restos humanos fueron enterrados en un cementerio cercano. Muchos de los asistentes no pudieron contener las lágrimas conforme los sepultureros colocaban y sellaban los cuerpos en tumbas sobre la superficie.

Ana Delfina Martínez, quien dijo llevaría los restos de su hermano de regreso a su poblado, habló del "dolor de la pérdida", pero también de la dicha que sintió después de años de incertidumbre. También mencionó que la falta de información sobre cómo y por qué su hermano fue asesinado, la hace perder la esperanza para el futuro de su país, devastado por la guerra. "No hay respuestas, nadie sabe nada", dijo. "¿Cómo puede haber paz sin justicia?"

Sigue a Joe Parkin Daniels on Twitter: @joeparkdan

_Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs_