brasil

El juicio contra Rousseff pretendía detener una investigación de corrupción masiva

En las grabaciones telefónicas se escucha a un miembro del nuevo gabinete diciendo que el juicio contra Dilma detendría la operación anticorrupción más grande en la historia de ese país, en la que funcionarios y empresarios se han visto involucrados.
24.5.16
Imagen por Fernando Bizarre Jr/EPA
Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Audios filtrados en donde aparece un miembro del gobierno interino de Brasil, sugieren que la reciente suspensión de Dilma Rousseff, para enfrentar un juicio político, es parte de un esfuerzo para desviar la operación anticorrupción en el país, llamada Lavado de Autos.

Las grabaciones lanzadas por el diario Folha de Sao Paulo este lunes, incluyen al recién nombrado ministro de Planificación, Romero Jucá, diciendo que un cambio en el gobierno es necesario para detener la cacería de brujas que ha desatado la operación.

Publicidad

No es claro quién realizó las grabaciones en las que aparece Jucá, en las que se le oye platicar con Sergio Machado, expresidente de Transpetro, subsidiaria de Petrobras. Las cintas parecen ser de marzo de este año, antes de que la cámara baja votara a favor de la destitución de Rousseff.

De acuerdo a la transcripción, Machado le dice a Jucá que siente que la situación política es "bastante seria", y siguen hablando acerca de la maniobra política del entonces gobernante Partido de los Trabajadores, incluyendo el nombramiento que hizo Rousseff de Luiz Inácio Lula da Silva como su jefe de Estado.

'Tiene que haber un juicio'.

Jucá dice que el regreso de Lula, y la movilización de sindicatos y movimientos sociales allegados a él, dañarían el panorama económico del país. Ambos están de acuerdo en que la única solución es un juicio político.

"Tiene que haber un juicio", dice Jucá, "no hay otra manera".

Machado le dice después a Jucá que teme que los fiscales vengan tras el Partido del Movimiento Democrático Brasileño, a los que pertenecen Jucá y Temer. Es él quien sugiere el juicio, a lo que Jucá responde: "Creo que tiene que haber un pacto".

Sin embargo, probablemente la parte más explosiva de la conversación es cuando Jucá y Machado están hablando aparentemente de la operación Lavado de Autos y sus preocupaciones sobre el futuro.

"Si es [un asunto] político ¿qué política persigues? Tienes que resolver esta mierda", dice Jucá. "Tienes que cambiar el gobierno para detener este derramamiento de sangre".

El senado brasileño aprueba el 'impeachment' contra Rousseff y la aparta de la presidencia. Leer más aquí.

La investigación judicial anticorrupción que duró dos años sobre sobornos sistemáticos en contratos con la petrolera nacional Petrobras, ha involucrado a docenas de reconocidos políticos. Entre ellos se encuentra Jucá, al igual que otros ministros del gabinete compuesto por 23 personas nombradas por el nuevo presidente Michel Temer.

Temer asumió la presidencia el 12 de mayo, inmediatamente después de que el senado votó para suspender a Rousseff durante 180 días, en los que enfrentará un juicio sobre las acusaciones en su contra por supuestamente manipular las cuentas nacionales para esconder el déficit económico, antes de su reelección hace dos años. Temer era en ese entonces su vice presidente.

Publicidad

Rousseff y sus aliados insisten en que la suspensión, al igual que el proceso en general, es un "golpe" orquestado por los políticos de derecha acusados de crímenes mucho más serios.

Jucá informó el lunes a los medios brasileños que el contenido de las grabaciones no revela nada incriminatorio. Afirmó que el "pacto" se refiere a poner fin a la crisis política actual en Brasil más que una promesa de detener la investigación de corrupción.

"Esta grabación es banal, digo lo mismo en todas las entrevistas que doy", dijo a GloboNews. "No es nada nuevo, no hay secreto. Tengo la consciencia tranquila".

'Creo que tiene que haber un pacto'.

En uno de los acuerdos hechos con el fiscal de la investigación Lavado de Autos apareció el nombre de Jucá como beneficiario de algunos sobornos, provocando una investigación contra él. Pero, como funcionario electo no puede ser enjuiciado por una corte ordinaria.

El congresista Paulo Pimenta, del Partido del Trabajo de Rousseff, declaró que los audios "no son sorprendentes para nosotros".

Más allá de si Jucá es expulsado o no, las cintas marcan un reciente golpe para el gobierno interino del presidente Temer que fue obligado este fin de semana a dar marcha atrás a sus intenciones de abolir el Ministerio de Cultura en Brasil.

Temer había anunciado inicialmente que dicha institución sería absorbida por el Ministerio de Educación, como parte de los recortes del gobierno para subsanar un déficit histórico, el cual podría alcanzar 170 billones de reales brasileños (48 billones de dólares).

Publicidad

La leyenda brasileña Caetano Veloso y el cantautor Seu Jorge se presentaron el viernes frente a una audiencia masiva en el Palacio Gustavo Capanema, hogar del Ministerio de Cultura en Río de Janeiro.

La extensa comunidad artística brasileña también organizó plantones en edificios culturales en 18 ciudades a lo largo del país el fin de semana, y se manifestó contra el gobierno durante el festival Virada Cultural en Sao Paulo.

Un abogado sustituye a la presidenta de Brasil y propone un gabinete sólo para hombres. Leer más aquí.

Mendoça Filho, nuevo ministro de Educación, anunció el sábado en Twitter. "La decisión de reacomodar el Ministerio de Cultura es un gesto del presidente Temer para calmar los aires y enfocarse en un objetivo mayor: la cultura brasileña", posteó.

Se espera que para el próximo jueves se anuncie a Marcelo Calero como nuevo ministro de Cultura.

"Esta es la primera victoria contra el gobierno", dijo Marcelo Silva durante una protesta en el Centro de Río de Janeiro. "Hubo un cambio en el legado que dejó el gobierno pasado, en el que se compartían los ingresos, se garantizaban los derechos sociales y se invertía en los pobres. Pero Temer está en contra de esto. Protestaremos por los siguientes dos años".

La protesta fue organizada como una muestra de la fuerza en contra de Temer, quien ha tenido que visitar la ciudad para inaugurar el nuevo tren ligero VLT, construido como parte de las preparaciones para los Juegos Olímpicos este verano.

Publicidad

La apertura fue pospuesta hasta el 5 de junio por temores de seguridad, pero los protestantes dijeron que seguirían ejerciendo presión en cualquier momento, incluyendo la Ceremonia de Apertura de los Juegos el próximo 5 de Agosto.

'Ninguno de nosotros cree que este gobierno sea legítimo'.

"Mucha de la gente que estaba en el movimiento para quitar a Dilma está ahora entendiendo que las cosas simplemente no mejoran", dijo Jo Araujo de 51 años de edad, trabajador de un banco. "Estas demostraciones no son pro Dilma o pro Partido del Trabajo. Se trata de democracia".

Otra manifestante que sólo se identifica como Viviane agregó que "ninguno de nosotros cree que este gobierno sea legítimo. Es mucho peor de lo que se esperaba, es decepcionante. No ha hecho nada que ayude".

Mientras tanto, el gobierno está enfrentando también la cuestión de cómo manejar los problemas económicos tan serios del país, con el Congreso a punto de votar esta semana para ajustar la meta fiscal de la nación para resolverlos.

Eduardo Valle, socio principal en Speyside, especialista en relaciones corporativas, dijo que es algo que no puede demorar.

"Temer necesitó enviar pronto un mensaje de que las medidas están siendo tomadas para balancear las cuentas públicas, así como combatir la inflación y recuperar inversiones y empleo", dijo.

Sigue a Donna Bowater en Twitter: @DonnaBow

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs