Paris

Los franceses se consideran menos racistas pero sus actos parecen indicar justo lo contrario

Las manifestaciones antimusulmanas casi se triplicaron el año pasado en Francia. Sin embargo, la mitad de la población se describe como “no racista en absoluto” y un informe considera que los franceses son hoy más tolerantes y menos racistas que en...
4.5.16
Foto di un abitante nel campo rom di La Courneuve, prima che fosse evacuato nell'agosto del 2015. [Foto di Etienne Rouillon/VICE News]
Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Según estadísticas, diagrama frío de la realidad, los franceses son menos racistas de lo que lo han sido en el pasado. Claro que, paradójicamente, asegura un estudio, incurren en más comportamientos racistas que antaño. ¿Cómo se explica algo tan contradictorio? Las respuestas las tiene el informe anual sobre racismo.

La Comisión Nacional Consultiva sobre Derechos Humanos (CNCDH, en sus siglas francesas) es la agencia del gobierno galo que se encarga anualmente de realizar la encuesta sobre el respeto a los DDHH en Francia. Ayer lunes la CNCDH publicó su resumen de los resultados registrados este año.

Publicidad

Después de estar en caída libre durante cuatro años y después de recuperarse ligeramente en 2014, "el índice de tolerancia" de los franceses apunta este año "hacia una clara progresión positiva", asegura la Comisión.

La CNCDH ha proclamado que los resultados no tienen nada de sorpresivo, especialmente teniendo en cuenta que el año pasado estuvo marcado por los atentados yihadistas. 2015 fue uno de los peores años en la historia criminal reciente de Francia.

Las ejecuciones de los ilustradores de la revista satírica Charlie Hebdo a manos de cuatro terroristas arrancaron un enero fatalmente premonitorio; un enero que sería la antesala de los atentados del 13 de noviembre, en que varios pistoleros y terroristas suicidas yihadistas asesinaron a 130 personas en la capital de Francia. Ambas masacres fueron orquestadas y ejecutadas por franceses de origen norteafricano y del África Occidental. Franceses de familias africanas exiliadas que cuando enarbolaron la lucha armada, lo hicieron en nombre del yihadismo musulmán.

Crónica de una masacre: así fue el ataque terrorista a la sala Bataclan. Leer más aquí.

La agencia también ha concluido que la sociedad francesa "es cada vez más abierta de mente y que está más dispuesta a acoger y promover la diversidad, a pesar del discurso de determinados personajes públicos". Una conclusión igualmente paradójica, especialmente habida cuenta de la meteórica ascensión registrada el año pasado en todo el país por el Frente Nacional.

El partido xenófobo y ultraconservador fundado por Jean Marie Le Pen y dirigido por su hija, Marine Le Pen — cuyos líderes han sido acusados de antisemitismo y que han condenado públicamente la migración árabe y africana — vivieron el mejor año político de sus vidas en 2015, especialmente gracias las elecciones municipales. A pesar de que casi la mitad de la población les votó, una alianza de última hora entre los principales partidos de la izquierda logró detener la victoria de la xenofobia.

Publicidad

El índice de tolerancia fue introducido por el profesor de ciencias políticas e investigador francés Vincent Tiberj. El índice de tolerancia pretende calibrar "la evolución de la opinión pública gala en todo lo relacionado con la diversidad.

Las encuestas que cifran el racismo de los franceses empezaron a realizarse a principios de los años 90. Los resultados del informe de 2015 han sido compilados después de una semana de entrevistas impulsadas por la empresa de sondeos francesa Ipsos. Los encuestadores se entrevistaron con 1.015 personas a las que sometieron a preguntas sobre raza y minorías, e igualdad y prejuicios.

Según la información recabada por el informe, el 53 por ciento de los entrevistados se describieron a sí mismos como "no racistas en absoluto". Otro 23 por ciento aseguró no ser "demasiado racista", mientras que el 19 por ciento asegura ser "un poco racista". El 5 por ciento restante sería el "muy racista".

Igualmente, el sondeo concluye que un 8 por ciento de los entrevistados creen en la superioridad racial — pero casi de la mitad de los jóvenes franceses consideran exactamente lo contrario; esto es, el 45 por ciento de los menores de 35 creen que solo existe una raza, como si no les interesara la división por razas del individuo.

El 85 por ciento de los entrevistados opinan que el racismo está extendido por toda Francia, y un 60 por ciento cree que "algunos de los comportamientos de los nacionales de origen extranjero y de los migrantes podría justificar esa reacción". De todos los entrevistados, el 29 por ciento asegura que han conocido la espalda fría del racismo, al menos en una ocasión durante los últimos cinco años.

Publicidad

El 68 por ciento de los entrevistados opina que los migrantes "pueden contribuir al enriquecimiento cultura" de la sociedad francesa, mientras que el 79 por ciento considera que los migrantes han contribuido positivamente a la economía francesa.

Sin embargo, la mejoría de las actitudes, al menos la mejoría que refleja la estadística, no ha sido suficiente para atajar ni para reducir el número de incidentes racistas registrados en el país. Este año Francia ha rebasado todos los índices de actos racistas jamás registrados y ha alcanzado los 2.034 episodios denunciados.

Si bien el comportamiento antisemita disminuyó en un 5,1 por ciento el año pasado, lo cierto es que los actos antimusulmanes se han triplicado en los últimos 12 meses — se ha pasado de los 133 de 2014, a los 429 de 2015. Igualmente, una amplia variedad de comportamientos racistas y xenófobos han padecido una vigorosa e inquietante escalada.

Según la encuesta, el declive de los comportamientos antisemitas se explicaría por "una reacción compasiva", ante los crímenes de odio padecidos por los judíos en suelo francés durante el año pasado. El 9 de enero de 2015 el pistolero Amedy Coulibaly asesinó a cuatro rehenes durante el asalto a un supermercado kosher del distrito de Porte de Vincennes, en París. Apenas un mes después, un hombre atacó con un arma blanca a tres soldados que habían aparcado su vehículo junto a un centro comunitario judío en la ciudad de Niza, en la Costa Azul.

Publicidad

Y pese a todo, siempre según la CNCDH, los judíos siguen siendo las víctimas del 40 por ciento de los ataques racistas que se registran en Francia, a pesar de sumar apenas "un 1 por ciento de la población total del país". El sondeo también concluye que los inmemoriales prejuicios contra los judíos siguen enquistados en la sociedad francesa como si no hubiese pasado el tiempo.

A pesar de que los ataques contra la comunidad musulmana no han sido tan habituales como los ataques contra los hebreos, los musulmanes siguen siendo "la minoría menos aceptada en el país". Según el CNCDH los atentados de 2015 han provocado que se haya confundido el "concepto del Islam con el extremismo yihadista".

Francia invertirá en drones de última generación para espiar durante grandes eventos deportivos

Los franceses se oponen particularmente "a la mayor visibilidad de las prácticas religiosas", un eufemismo que se refiere a su rechazo de practicas como "a llevar el velo en público". Los investigadores han advertido una escalada en la naturaleza de la violencia antimusulmana, una violencia que denuncia la existencia de ataques con "munición y granadas, de ataques físicos, además de la escalada de los incendios provocados y de los intentos fallidos de incendio".

Paralelamente, parece que son cada vez más los franceses que se están sobreponiendo a la llamada "Rumanofobia". Y ello se explicaría con el ligero declive de la hostilidad contra la comunidad rumana. La CNCDH achaca esta ligera mejoría estadística a las campañas de concienciación impulsadas para defender los derechos de los rumanos, que siguen siendo uno de los grupos más marginados de Francia. A lo largo de 2015 la administración francesa ejecutó varios desalojos de barriadas rumanas, una intervención que dejó a muchos ciudadanos del país del este en la cuerda floja y sin saber qué sería de ellos.

A pesar de las aparentes contradicciones entre los datos recabados entre la opinión pública y el número de incidentes racistas registrados por el ministerio del Interior galo, la CNCDH ha preferido mostrarse reservadamente optimista sobre el estado de la tolerancia en Francia. "En tiempos de crisis", relata, "la sociedad francesa sabe cómo reaccionar y manifestar su respeto y su pertenencia a los valores democráticos nucleares".

"Situaciones de ansiedad" — como las generadas por las masacres yihadistas — acostumbran a alterar las posturas más reaccionarias y las percepciones menos transigentes. Claro que a la pregunta de si esta ligera oleada de tolerancia se extenderá, el CNCDH asegura que "es demasiado pronto para juzgar".

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs