Publicidad
dieta

¿De verdad apagar la TV mientras comes ayuda a bajar de peso?

Una investigadora cree que solo cambiando tu forma de pensar sobre la comida hará que bajes de peso.

por Jelisa Castrodale; traducido por Elvira Rosales
22 Mayo 2017, 7:00pm

Photo by Flickr user Delphine Jankowski.

¿Estás luchando por perder algunos kilos? Aparentemente no necesitas comenzar un nuevo plan restrictivo, contar de manera meticulosa tus calorías o tomar una animada clase de ejercicios. Nop, según una investigadora, si quieres perder peso, todo lo que debes hacer es comenzar a pensar en tu comida un poco más. No, o sea de verdad.

La Dra. Carolyn Dunn, líder del Departamento de Juventud, Familia y Ciencias de la Comunidad en la Universidad Estatal de Carolina del Norte, dice que comer conscientemente es una de las claves para perder peso. Si le creemos a la Dra. Dunn, puedes comer todas las malteadas dulces que quieras, siempre y cuando te sientes tranquilamente y contemples la malteada mientras intentas tomarla con popote; y suponiendo que pares después de dos tragos, claro.

"Le decimos a la gente que coma los alimentos que ama y no los evite, pero que los consuma de manera consciente", dijo Dunn, durante una presentación reciente en el Congreso Europeo sobre la Obesidad.

LEER MÁS: Comer en la oscuridad te hace ordenar comida poco saludable

Según el Guardian, Dunn sostiene que, cuando comes conscientemente, a menudo estás satisfecho luego de una o dos mordidas, porque esas primeras cucharadas son las que provocan mayor placer.

"Es verdad que comer más te aporta más calorías, pero no más placer", dice Dunn y como que tiene sentido. La idea de comer de manera consciente —o exactamente lo contrario— no es nueva. Hace una década, Dunn era una de las autoras de un estudio acerca de Comer Conscientemente, descubrieron que la persona promedio podía subestimar o ignorar más de 200 decisiones relacionadas con comida al día. Podría tratarse de cualquier cosa, desde estar tan distraído mirando la televisión que sobrepasas el punto de satisfacción, hasta olvidar por completo que tomas un puñado de dulces cada vez que pasas por el escritorio de tu compañero.

La idea de ser consciente mientras comes también tiene relación con las enseñanzas budistas. "En un ejercicio en común [con el Budismo], se le dan tres pasas o una mandarina a un estudiante para que esté 10 o 20 minutos mirando, contemplando, sosteniendo y masticando con paciencia", escribió el New York Times en 2012, describiendo al peor compañero para cenar.

"Comer conscientemente se está volviendo cada vez más importante", dijo en ese entonces la Dra. Lilian Cheung, nutrióloga de Harvard y escritora. "Debemos regresar a nosotros mismos y decir: '¿Mi cuerpo necesita esto? ¿Por qué estoy comiendo esto? ¿Es porque estoy muy triste o estresado?'". (O quizás me la paso leyendo noticias de política, Lilian).

LEER MÁS: La dieta alta en grasas vs la dieta baja en grasas. ¿Cuál ganarán la batalla?

De cualquier manera, Carolyn Dunn estará más que encantada de enseñarte a comer con mayor consciencia. Ofrece un curso en línea de 15 semanas llamado Eat Smart, Move More, Weigh Less (Come inteligente, Muévete más, Pesa menos), el cual "empodera y motiva a los participantes a vivir conscientemente para tomar decisiones al momento de comer y realizar actividades físicas". Cuesta $235 dólares. (Irónicamente, algunas clases se imparten a la hora de la comida, cuando se supone que debes pensar de manera consciente en tu comida y nada más que en tu comida).

Dunn ha probado la eficacia de su programa y, según sus resultados, los participantes pierden un promedio de 2 kilos en el transcurso de 15 semanas. "La gente incrementa sus niveles de atención y reducen su peso", dijo. Sí, técnicamente está en lo cierto, pero los participantes perdieron casi medio kilo por mes.

Según Prevention, una persona perdería medio kilo si dejara de beber refrescos durante un mes, evitara la crema batida en sus cafés de Starbucks o ir a Ben & Jerry's cada semana.

Marissa Lippert, una dietista registrada, le dijo a la revista que si una persona realiza cambios pequeños en su dieta —sin hacer ejercicio— él o ella podían esperar perder entre 2 y 4 kilos al mes. Y eso sin apagar la TV o invertir 20 minutos pensando en las pasas. ¡Sí, inconsciencia!