Publicidad
Alimentación

'Mi mierda no huele mal': el extraño mundo de los frutarianos

Un número cada vez mayor de blogueros dedicados a la salud y el bienestar están animando a sus seguidores a que adopten el frutarianismo, la controvertida dieta a base de fruta cruda.

por Emalie Marthe
09 Septiembre 2016, 6:50am

Illustration by Juliette Toma

El refranero popular dice que "comamos manzanas todo el año y la enfermedad sufrirá un engaño" y algunos blogueros están llevando este dicho hasta un nuevo nivel, convirtiendo la fruta en el único componente de sus dietas. Siguen una forma extrema de vegetarianismo llamada frutarianismo o frugivorismo; esta dieta varía, pero algunos seguidores comen fruta en el 75 % de su ingesta diaria de alimentos. La mayoría de frutarianos siguen una dieta cruda y otros van un paso más allá y solo comen las frutas que caen de los árboles. Tal y como descubre Hugh Grant en su escena de la cita en la película Notting Hill, quieren evitar dañar a la planta que creó la fruta.

Los blogueros han contribuido al incremento de la popularidad de esta dieta. Los hermanos noruegos Mikkel y Mads Gisle Johnsen comenzaron a realizar una crónica de su dieta a base de fruta en su canal de YouTube Sweet Natural Living cuando empezaron a interesarse por la salud. "Cada animal tiene una dieta específica para su especie y siempre lo comen todo crudo", afirma Mikkel Johnsen. "Esto me hizo preguntarme cuál era la dieta natural para los humanos. No tardé en darme cuenta de que, aunque podemos comer una amplia variedad de alimentos para sobrevivir, eso no significa que sean nuestra dieta ideal".

Tras investigar los alimentos crudos, descubrió la fruta: "El único alimento que atrae nuestros sentidos cuando está crudo, tal cual aparece en la naturaleza, es la fruta. La fruta es el único alimento cuyos aspecto, olor y sabor nos gustan tal cual son". Desde que empezó su dieta frutariana, Johnsen cree que ha conseguido un nivel superior de salud. "Mi mierda no huele mal (en serio)", afirma. "Tengo la mente despejada, mi motivación es muy alta, mis niveles de energía son constantes, mi nivel de azúcar en sangre es excelente... Y podría seguir y seguir".

Te puede interesar: Esta compañía tiene un plan para que comamos carne sin matar animales

El frutarianismo se está volviendo cada vez más mainstream. Casi 600 personas se reunieron el año pasado en el Woodstock Fruit Festival, pagando más de 1.000 dólares (unos 895 €) por asistir a conferencias, tener la oportunidad de conocer a otros frutarianos y comer frutas y verduras ilimitadas (los asistentes consumieron más de 45.000 kg de productos vegetales en el evento). Los comedores de frutas comparan los efectos de la dieta con una experiencia espiritual.

"He experimentado una salud y una vitalidad fantásticas desde que adopté la dieta frutariana", escribe el corredor de ultramaratón y administrador del Woodstock Fruit Festival Michael Arnstein en su blog the Fruitarian. "Casi me he convertido en superhumano si me comparo con la población estándar tanto en fuerza física como en fuerza mental y emocional". Arnstein come entre 11 y 13,5 kg de fruta al día para mantener su nivel de energía y afirma que su dieta le ha hecho inmune a las enfermedades y le ha permitido convertirse con éxito en corredor de élite.

Deberían obligarnos a todos a ser veganos

Steve Jobs es quizá el seguidor del frutarianismo más famoso del mundo. A menudo llevaba su dieta al extremo, afirmando que sus patrones de alimentación le ayudaban a estimular su creatividad. Según la biografía Steve Jobs, una vez declaró, "Soy frutariano y solo comeré hojas recogidas por vírgenes a la luz de la luna". El frutarianismo incluso le inspiró para llamar a su compañía Apple (manzana, en inglés): visitó un huerto y se dio cuenta de que las manzanas eran "divertidas, llenas de espíritu y nada intimidantes". En algún momento, supuestamente solo comía manzanas y zanahorias durante semanas seguidas, desarrollando con frecuencia una tonalidad naranja en su piel.

Mikkel y Mads Gisle Johnsen dirigen el canal de YouTube Sweet Nature Living. Captura de pantalla vía YouTube

La dieta de Jobs más tarde demostraría los peligros del frutarianismo. Cuando puso en práctica su método de actuación antes de interpretar a Jobs en un biopic, el actor Ashton Kutcher trató de seguir su dieta, comiendo solo fruta durante un mes, pero la dieta se volvió en su contra: "Acabé en el hospital dos días antes de empezar a rodar la película", dijo Kutcher en el Festival de Cine de Sundance en 2013. "Estaba doblado por el dolor y mis niveles pancreáticos estaban completamente fuera de los límites. Fue terrorífico".

Los frutarianos a menudo experimentan este tipo de síntomas. "Los frutarianos a menudo presentan niveles bajos de vitamina B12, calcio, vitamina D, yodo y ácidos grasos omega-3, lo que puede desembocar en anemia, fatiga y debilitamiento del sistema inmune", afirma Lisa DeFazio, dietista certificada, autora de libros de cocina y experta en salud. "Cuando eliminas vitaminas, grasas y proteínas, tu cuerpo entra en modo inanición, lo que ralentiza el metabolismo para conservar la energía".

Te puede interesar: Pareja pierde la custodia de un bebé desnutrido por alimentarle de forma vegana

Ella ve el beneficio de consumir mucha fruta en la dieta, pero advierte a quienes practican esta dieta que también consuman otros alimentos para mantener el equilibrio y la salud: "Las frutas tienen muchas vitaminas y antioxidantes, incluyendo la vitamina C y el betacaroteno. Además, diversas investigaciones han demostrado que la fruta puede reducir el riesgo de padecer numerosas enfermedades", afirma. "Pero es de vital importancia incluir frutos secos, semillas y vegetales en cada comida para proporcionar las proteínas y grasas que necesitas. La proteína y la grasa ralentizan los picos de azúcar en sangre causados por el consumo de fruta".

A pesar de los potenciales riesgos para la salud, los YouTubers hacen que el frutarianismo parezca un estilo de vida. Freelee the Banana Girl es una de las vlogueras frutarianas más populares de internet (no estaba disponible para ofrecer sus comentarios en el momento de la publicación). Freelee, una atractiva australiana rubia y vital, documenta su vida diaria como frutariana para sus 723.387 seguidores mientras lleva bikinis y se come hasta 51 plátanos al día.

Aunque muchos gurús del crudivorismo resultan ser hippies viejunos que repiten las proclamas que pueden leerse en la etiqueta de cualquier producto de origen orgánico, Freelee se presenta como la típica vloguera que sigue un estilo de vida moderno. Su bio de Twitter dice "Bananabitches [sic] Unidas" y publica fotos llevando lencería a lo Kendall Jenner que recuerda a las modelos de fitness. Suscitó cierta controversia por publicar un vídeo en el que preguntaba si la gente que conoce el impacto de la industria de la carne y los lácteos y aun así continúa consumiendo productos de origen animal tenía derecho a seguir viviendo. "Deberían obligarnos a todos a ser veganos. La situación del planeta es alarmante, no podemos esperar a que a ti se te encienda la bombilla", comenta. Y añade, "¿Quiero matar gente? No, no quiero matar gente".

Johnsen y su hermano emplean un método más suave en su canal, documentando su estilo de vida terrenal y prefiriendo explicar las diversas etapas de desarrollo del coco y cómo preparar un desayuno con melocotones y nectarinas. "Tenemos muchos comentarios positivos y eso nos anima mucho", dice acerca de sus 36.771 seguidores. "La gente nos cuenta cómo les han inspirado nuestros vídeos para buscar la salud y comer más fruta".

Los críticos afirman que el frutarianismo puede ser un disfraz de la ortorexia, un trastorno alimentario que se centra en comer excesivamente sano (la Asociación Nacional Norteamericana de Trastornos Alimentarios reconoce la enfermedad, pero el DSM55 —el manual para el diagnóstico de trastornos mentales— no lo hace). "Cuando una persona limita su dieta a uno o dos grupos de alimentos y se vuelve paranoica acerca de comer determinados alimentos, eso puede desembocar en trastornos alimentarios", afirma DeFazio. "Si una dieta daña tu salud, no es buena".

Johnsen sabe que los médicos han criticado su dieta, pero como muchas otras celebridades de internet, se saca el asunto de encima tildándolos de haters. "Recibimos muchos comentarios negativos y llenos de odio, pero no pasa nada", explica. "Hay muchas personas frustradas y furiosas ahí afuera, que con toda probabilidad sufren de una grave falta de fruta y luz del sol en sus vidas".