Salud

Intenté ponerme en forma con la ley del mínimo esfuerzo

Porque quiero llevar una vida más sana, pero tampoco quiero esforzarme, la verdad.

por Nilu Haidari; fotografías de Jake Lewis; traducido por Mario Clavero Ramos
17 Julio 2018, 3:15am

Soy una persona vaga. Bueno, muy vaga. Tengo un nervio pinzado en el hombro desde hace cinco años y no soy capaz de pasar diez minutos al día realizando la rutina de estiramientos necesaria para recuperarme. Como dijo Platón o quien fuera, “conócete a ti mismo”. Como yo me conozco, tengo claro que la vida me gusta más cuando la veo en horizontal.

Dicho esto, vivimos en la época de la forma física, el bienestar y los comentarios de Instagram. A mi edad, mi cuerpo está empezando a hacer cosas que no he firmado en ningún momento. La gravedad sigue su curso y el verano se acerca. En un momento de locura, debilidad o ambas cosas a la vez, tomé la decisión de que quería (necesitaba) ponerme en forma. Sin embargo, como me parece importante ser fiel a una misma, lo intenté hacer con la ley del mínimo esfuerzo.

Con esta misión tan ambiciosa en mente, me puse en contacto con Hyde Phillips, un entrenador personal de At Home Fitness, para preguntar qué tenía que hacer para mantener un nivel mínimo de salud.

ponerme en forma facil fitness sencillo

Pero no adelantemos acontecimientos, primero voy a hablaros un poco sobre mí. Como ya he mencionado, mi rutina de ejercicios actual es inexistente. Consiste en coger la línea 12 de autobús para ir a algún lado, en lugar de andar los veinte minutos que tardaría. Mis hábitos alimentarios también son sorprendentes, en los que la mezcla de la falta de dinero propia de una trabajadora autónoma y una extrema aversión por las temperaturas bajas pueden llevarme a consumir nada más que un café a las tres de la tarde para después engañar al estómago con un menú de oferta del KFC o del McDonald’s. Además, tengo tatuada una hamburguesa en un brazo.

Es importante destacar que soy una de esas personas odiosas que tiene un metabolismo rápido y un cuerpo definido por naturaleza. Lo siento. Además, también es importante que se sepa que, según mi IMC, estoy por debajo de mi peso ideal, por lo que no estoy intentando adelgazar durante este experimento científico extremo y no voy a dejar de consumir hidratos de carbono ni a sustituir mis comidas por ensaladas sin aliñar.

ponerme en forma facil fitness sencillo

Ahora sí, vamos con la rutina. Primero, Hyde me dice que recuerde que “cualquier cosa es mejor que nada”, por lo que salir a pasear una vez al día también cuenta si no lo haces habitualmente (me doy por aludida). Además, me informa de que “los beneficios de hacer cada vez un poco más son exponenciales” y que el poder de la motivación puede llegar haciendo ejercicio con regularidad.

“Podrías empezar intentando hacer algo todos los días, pero muy poco, como por ejemplo una rutina de diez minutos en la que te vayas moviendo. Así, empiezas a tener la mentalidad y generar el hábito de hacer algo nada más levantarte para ir acostumbrándote”.

En cuanto a la dieta, Hyde me dice que “lo más importante es comer verdura: intenta comer la mayor cantidad de hortalizas al día que puedas. Puedes ponerte como objetivo comer al menos un plato al día que contenga verdura, aunque lo preferible es que sean dos. A partir de ahí, intentaría sustituir toda la comida procesada por ingredientes naturales. Me refiero a la comida rápida, las pizzas, el McDonald’s… se acabó todo eso”.

ponerme en forma facil fitness sencillo

Gracias a las palabras de Hyde, se me ocurre una rutina básica de ejercicios para acelerar mi ritmo cardiaco: hacer sentadillas, flexiones y correr un poco. Entrenamiento en estado puro. Busco debajo de la cama y me encuentro con unos leggins y una camiseta antisudor con la etiqueta todavía puesta que me regaló Nike en 2013 cuando era una #influencer (gracias, @nike) y me voy al parque a estrenarlo todo y llenarlo de SUDOR.

Me siento como una impostora, una especie de idiota y rezo para no encontrarme a ningún conocido, aunque los leggins me hagan un culo espectacular (no puedo mentir, soy periodista). Han pasado dos años desde la última vez que hice ejercicio, cuando me dio un ataque de locura un mes de enero y me apunté a clases de yoga. Aguanté seis sesiones hasta que me di cuenta de que estar en una sala llena de personas blancas tirándose pedos provocados por comer demasiadas lentejas y diciendo “namaste” estaba haciendo que mi estado mental empeorara.

ponerme en forma facil fitness sencillo

Para asegurarme de que el proyecto es completamente científico, apunto algunas medidas: frecuencia cardiaca en reposo, peso, circunferencia de la cintura, fuerza y resistencia musculares, y flexibilidad.

Consigo hacer dieciséis abdominales, mi corazón se convierte en gelatina y me desmayo en la hierba empapada en sudor. En cuanto a las flexiones, consigo hacer diez, una cifra impresionante teniendo en cuenta que mis brazos no son más que dos huesos gigantes. Sin embargo, según mi entrenador personal, sería una cifra impresionante para una persona de 65 años.

ponerme en forma facil fitness sencillo

Correr es la peor parte. Según mi entrenador personal, puedo conocer mi nivel de resistencia aeróbica cronometrando el tiempo que tardo en correr 2,4 kilómetros, pero soy fumadora y ni siquiera voy a intentar esa locura. A cambio, voy a correr hasta un árbol unos 400 metros de ida y vuelta. A los tres cuartos de recurrido, me cuesta respirar y me vuelvo a caer rendida en la hierba mientras recuerdo las medallas de oro que ganaba hace tiempo en las carreras populares.

Sorprendentemente, me siento genial a los diez minutos. Al contrario de lo que esperaba, estoy llena de energía durante el resto del día, me siento más a gusto con mi cuerpo y lo mantengo activo. Puede que sea debido a que sea porque es un día soleado y la temperatura es agradable, pero me da igual porque me siento muy bien.

ponerme en forma facil fitness sencillo

Ese sentimiento desaparece cuando me levanto al día siguiente después de haber pasado una de las peores noches de mi vida. Me siento como si me hubiera pasado por encima una manada de elefantes y todas las partes de mi cuerpo están agonizando. No sabía que las axilas pudieran doler, pero aquí estoy, arrepintiéndome de haber renunciado a estirar. Hasta que pueda volver a andar sin gritar de dolor, me voy a centrar en comer bien: menos refrescos de cola, muchos zumos y más frutas, verduras y ensaladas, pero nada de McDonald’s.

Las estadísticas de la salud de los millennials, igual que las de cualquier cosa, no son claras. Según varios estudios y encuestas, a los de nuestra generación nos encanta el bienestar, hacer ejercicio y hacernos veganos. Nos gusta beber y fumar menos que a los del baby boom y parece que estamos más informados sobre estas cuestiones.

Sin embargo, la BBC sostiene que los millennials del Reino Unido van camino de ser la generación con más sobrepeso desde que se tiene registro, un dato extraño teniendo en cuenta todo lo que se ha mencionado anteriormente. ¿Puede ser por el número de horas viendo Netflix? No lo sé. Según este informe de Goldman Sachs, para ellos “llevar una vida saludable” significa “centrarse en comer bien y hacer ejercicio” en lugar de no enfermar o tener sobrepeso.

Pero volvamos al tema.

ponerme en forma facil fitness sencillo
ponerme en forma facil fitness sencillo

Llevo ya una de las dos semanas en las que consiste el plan de este entrenamiento militar extremo y… la verdad es que no va muy bien. No quiero hacer más ejercicio. ¡No quiero! Estoy entrenando probablemente la mitad de lo que se supone que debería estar haciendo para mantener un nivel básico de salud humana, pero ya es una mejora con respecto a no hacer absolutamente nada. Estoy en ello, así que a callar.

Estoy paseando todos los días, no he probado ni una sola comida procesada en una semana, he comido al menos tres platos veganos y hasta los tacos los he pedido con jaca en lugar de con ternera. Mi pelo no había estado tan brillante en años y me siento como una Kardashian de ositos de gominola.

ponerme en forma facil fitness sencillo

Al final, después de diez días de puritanismo, he perdido completamente cualquier tipo de interés y motivación, así que me como una bandeja de nuggets de pollo y me bebo dos latas de cola. La justificación es que al día siguiente me viene la regla. No voy a entrar en detalle, pero mis períodos son muy duros y dolorosos, por lo que me niego a pasar ese trago sin un simple capricho en los próximos días, a pesar del maldito consejo de que el ejercicio puede ayudar a aliviar el dolor de la regla. Además, me como mi lasaña preparada de supermercado favorita y una bolsa de 200 gramos de golosinas. Lo siento, Hyde.

ponerme en forma facil fitness sencillo

¿Tendría que haberme descargado una aplicación que me gritara y me obligara a levantarme de la cama? ¿Alguna vez la ha usado de verdad alguien después de haberla descargado o simplemente está destinada a quedarse en la pantalla del iPhone “guardando polvo”?

“Estuve tres semanas levantándome pronto de la cama, bebiéndome de un trago un batido de espinacas, plátanos y leche de avena, y haciendo el saludo al sol”, comenta Josh, de 26 años, que se descargó la aplicación Sworkit para introducir el yoga en su vida al notar que estaba ganando peso. “A las tres semanas, tengo resaca, estoy cansado, no me quiero levantar de la cama para hacer la postura de la vaca en un piso compartido y paso de beber el veneno ese de la leche con zanahorias, así que hasta aquí hemos llegado. Me quedo tumbado, solo me levanto para ir a comprar chocolate y una lata de cola y me vuelvo a la cama. Nunca volveré a hacer yoga”.

ponerme en forma facil fitness sencillo

Para otros, la aplicación les ha servido mucho más. Nerupa, de 28 años, tiene un Apple Watch desde hace dos años y está encantada: “Ahora soy consciente de mis capacidades físicas y me ayuda al menos a mantenerme en forma”, afirma. “Me ayuda a llevar un seguimiento y lo he sincronizado con el de mi mejor amiga para animarnos mutuamente. Cuando ella termina un ejercicio, el dispositivo me envía una alarma y me entran ganas de levantarme e ir a por las mancuernas”.

Moya, de 23 años, piensa de manera parecida de su aplicación: “Empecé usándola después de no haber hecho ejercicio desde los 16 años y ahora la utilizo junto con otras rutinas de Instagram para añadir más ejercicios de tonificación. Me encanta. Me ha cambiado la vida”.

ponerme en forma facil fitness sencillo

Basándonos en el hecho de que he realizado de media dos pequeñas rutinas a la semana en lugar de cinco, me he dado cuenta de que podría haber sido una buena idea descargarme una aplicación o engañar a una amiga para arrastrarla conmigo. Sin embargo, es muy fácil hablar a toro pasado y mis dos semanas de entrenamiento militar con la ley del mínimo esfuerzo se han terminado.

Ahora soy capaz de hacer veinte abdominales, señal de que mi corazón ha mejorado, y sigo pesando 42 kilos, porque inexplicablemente no me he movido de ahí en la última década y probablemente no lo haga hasta que me muera o me quede embarazada.

Me molesta decirlo, pero me siento mejor en general por haber hecho un esfuerzo para comer menos carne, beber fruta líquida y poner mi cuerpo en movimiento. Me gusta pensar que lo volveré a hacer en un futuro si con ello puedo hacerme una carrera en Instagram con la que sobrevivir cuando desaparezca la escritura dentro de dos años. De momento, me voy a McDonald’s.

Tagged:
Fitness
Millennials
pereza
ponerse en forma