Esto dijeron los medios la primera vez que Mockus mostró el culo
Caricatura de Mockus en la portada del diario El Espacio, en 1993. Todas las imágenes fueron sacadas de la hemeroteca de la Biblioteca Luis Ángel Arango.
Politică

Esto dijeron los medios la primera vez que Mockus mostró el culo

Desde editoriales, hasta caricaturas y columnas de opinión, los medios de 1993 mostraron la misma sorpresa que vemos 25 años después, con chistes flojos incluidos.
24.7.18

El pasado 20 de julio, mientras se instalaba el nuevo Congreso y el senador Efraín Cepeda daba un discurso, Antanas Mockus, senador de la Alianza Verde, se dirigió al atril del Capitolio y le mostró las nalgas a los neocongresistas.

Según contaron varios medios, el gesto fue para pedir silencio, algo que el senador Mockus y la senadora Ángelica Lozano pidieron a gritos momentos antes.

“Él se paraba, Antanas, con el dedo en la boca señalando y pidiendo silencio, con la mano en la oreja, como pidiendo que por favor escucharan. Y pues ya, al rato hizo otra expresión simbólica de pedir respeto, que por favor escucháramos a quien estaba hablando, que era lo que él buscaba”, le dijo la senadora a Semana.

Publicidad

La blancura del culo de Antanas Mockus remitió a todo el país a octubre de 1993, cuando en un acto académico, Mockus, quien entonces era rector de la Universidad Nacional, se bajó los pantalones para llamar la atención de un auditorio lleno de estudiantes que no lo dejaban hablar. Expuso el culo, lo dejaron hablar y entonces, como ahora, los medios se llenaron de artículos que discutían si lo que había hecho el académico era imprudente, indecente o un acto simbólico.

Hoy, cuatro días después de lo sucedido, aún se está a la espera de saber si la pelada de nalgas de Mockus en el Congreso podría ser un acto sancionado por la Comisión de Ética del Senado. Mientras tanto, varios senadores y figuras públicas se han pronunciado sobre el tema: la próxima Vicepresidenta, Marta Lucía Ramírez, escribió en un tweet que no se debe hacer parte de la institucionalidad si ésta “no se respeta”; y el representante a la Cámara por el Centro Democrático, Samuel Hoyos, calificó el acto como “una falta de respeto” y a Mockus como “un payaso” que “quedó como un culo”.

Por otra parte, otra tanda de senadores como Gustavo Petro, Claudia López y Gustavo Bolívar han dicho que lo que hizo Mockus no es para tanto: que fue un acto simbólico y ya está y que, la verdad, hay cosas realmente indignantes, irrespetuosas y más importantes para discutir en el país: el asesinato de líderes, la financiación a políticos por el narcotráfico o el hecho de que en el Congreso nadie se pare bolas entre sí.

Publicidad

Lo chistoso es que hoy, 25 años después de la primera vez que Mockus mostró su culo en público, los medios parecen estar teniendo la misma conversación que tuvieron en 1993. “Inmoral”, “irrespetuoso” y “payasada” ya habían sido palabras con las que entonces se había definido el acto de Mockus. Hasta las “ingeniosas” expresiones de doble sentido, como que “quedó como un culo” o “mostró su otra cara” ya habían sido un recurso del que echaron mano casi todos los medios en los noventa.

Independientemente de cómo se juzgue lo que hizo Mockus, cabe preguntarse si la forma en que la sociedad y los medios de comunicación están reaccionando hoy es en algo distinta a como lo hicieron hace más de 20 años.

Juzgue usted.

Los indignados

Esta sección le pertenece completamente a un solo medio de comunicación: el ya extinto El Nuevo Siglo, básicamente el periódico más godo que ha visto este país. Después de haber publicado la noticia describiendo el hecho como una "bochornosa actitud", El Nuevo Siglo le dedicó su editorial de viernes al acto de Mockus. La editorial, que empieza quejándose de cómo la sociedad ha perdido sus valores y diciendo que se ha perdido el respeto por la moral y el pudor, califica lo que hizo Mockus como una "indecente exhibición de un vituperable amoralismo en la dirección" de la Universidad Nacional. Finalmente, criticando la presunta permisividad y libertinaje de Mockus, la editorial vaticina que ya se verá el escándalo que se le vendrá encima al entonces rector por carecer de "escrúpulos y recato".

No contentos con la editorial, uno de los columnistas de El Nuevo Siglo le dedicó unas palabras a Mockus tildándolo de narciso "muy ufano de la nueva payasada". A continuación, hace una serie de análisis argumentales que lo llevan a decir que, claro, si se bajó los pantalones era porque estaba investido de su autoridad de rector y creyó estar en el baño. El comentario claramente tiene la intención de ser irónico, aunque en el fondo sigue teniendo los claros tintes furiosos del ala conservadora. No por nada juzga el autor que el hecho es "uno de los signos del crepúsculo de la inteligencia".

Los que se las dieron de ingeniosos

El diario El Tiempo fue uno de los que aprovechó la ocasión para titular de forma "ocurrente". No contentos con lo de 'Calzón quitao', aseguran que el entonces rector "mostró una cara desconocida" en el evento y que fue un acto que encontró entre "sus irreverencias". El Tiempo fue uno de los pocos medios que puso la noticia en primera plana.

Los que pusieron los ojos en otro lado

De lo que muchos no se acuerdan es que por los mismos días en que Mockus hizo lo suyo, la Universidad Nacional estaba atravesando un momento histórico: después de 22 años se elegía por primera vez un representante estudiantil para ser miembro del Consejo Superior Universitario. La votación ocurrió poco después del hecho que protagonizó Mockus y quiso ser interrumpida, sin éxito, por los Guardias Rojos, un grupo radical de la Universidad.

Al otro día de lo ocurrido, un noticiero de televisión mostró las nalgas de Mockus gracias al video que hizo uno de los presentes en el auditorio. El Espectador, una vez más, decidió llevar la discusión a otro lado: ¿qué tan válido es que el video de un aficionado se vuelva noticia nacional?, se preguntaba el diario entonces, como vaticinando lo que se convertirían las emisiones de noticias en el país más de 20 años después.

Las caricaturas

El chiste de la mostrada de nalga de Mockus, claro, se contaba solo. Por eso no es de extrañar que muchos medios hayan recurrido a la caricatura para hablar del tema. Acá les presentamos una selección de ellas.

"Rector Magnifico". El Tiempo

"Ridiculeces". El Colombiano

"Extraña forma de comunicación". El País

"Libertad de-posición". El Nuevo Siglo

Los mejores tiros

Sin la mojigatería ni el pudor de los otros medios, El Espacio logró varios de los mejores comentarios, titulares y descripciones de la mostrada de culo de Mockus. Con la honestidad que ningún otro medio logró entonces, El Espacio contó cómo el acto de Mockus alborotó “el cotarro” y dividió “las opiniones entre herméticos moralistas, ‘frescos’ y ‘gocetas’”. Y como profetizando una discusión futura y feminista, e incluso un comentario que la escritora Carolina Sanín hizo hace unos días, el comentario de El Espacio termina diciendo “¡Qué tal que se hubiera tratado de una pomposa y atractiva rectora!”.

Y esta es tal vez el mejor resumen de la noticia y de las opiniones y conversaciones que desató. Sólo léala.

Al final, la revista que le dedicó hojas enteras a las candidatas al reinado del 93, fue la misma revista que decidió ofrecer un comentario sobre el trasfondo simbólico del gesto de Mockus. “Es como una palmada en la cara de un histérico, es una nueva forma de percibir la construcción de poder”, dice el texto. Y para cerrar con broche de oro, el comentario dice: “Y para los que dicen que es inmoral…: inmorales son las prebendas y privilegios con que últimamente quieren premiar (¿comprar?) a los parlamentarios”.