Lo mejor de la semana

Lo mejor de la semana en VICE España

Una lista con las nuevas promesas femeninas de la música urbana española y las cosas más raras que alguien ha colado en un control de aeropuerto.

Una selección del mejor contenido que publicamos esta semana por si te perdiste algo.

"¿Alguna vez habéis pensado en que [inserta tema supuestamente controvertido pero que realmente no le importa a nadie] realmente implica [inserta conflicto dramático para hacer sentir mal a la gente normal y corriente que ya tiene suficientes mierdas con las que preocuparse]?". Este sería un modelo estandard de los hilos de Twitter que podemos ver a punta pala con tan solo teclear en http://twitter.com en la barra esa de arriba de vuestros navegadores. Pero hay muchos más tipos. Muchos, muchos más. Está el hilo divertido, el hilo cultural, el hilo chorra, el hilo histórico… un tipo de hilo por cada tipo de cretino que se siente a escribirlos. Un breve ensayo de Pol Rodellar sobre la materia, a la altura de tan exasperante tópico.

Publicidad

Este último año no solo ha marcado la conquista definitiva del mainstream por todo eso que llamamos "música urbana", sino que también ha sido el año en el que las artistas femeninas de esta nueva ola han copado los primeros puestos de este particular star system. Rosalía, Bad Gyal o Nathy Peluso se han puesto en la cima y han cosechados éxitos que nadie podía imaginar hace un par de años. Por ello, Daniel Madjody ha recopilado algunas de las nuevas artistas que están empezando a hacer ruido en lo que llevamos de 2018, pues seguramente entre ellas se encuentren algunos de los grandes nombres de la música urbana de los próximos años.

Cada vez que voy a un aeropuerto lo mismo: colas y colas en el control de seguridad para que luego, como mucho me quiten un desodorante de spray al que le quedan como mucho un par de usos porque sobrepasa el límite permitido. Por que lo normal es que la gente lleve pues eso, una botella de agua a medio terminar o alguna tontería así. Sin embargo, parece ser que hay gente que lleva cosas por las que se podría pasar una buena temporada en prisión y jamás he tenido ningún problema. Alba Carreres se ha dedicado a recopilar algunas de sus historias.

Es bastante probable que a partir de ahora los manuales de psicología incluyan este artículo como anexo con el que poder hacer mejores diagnósticos, porque todos sabemos que la gente que come Gublins no es de fiar y probablemente sufran de algún tipo de problema mental. En serio, no os acerquéis a la gente que come Gublins.

¿Te acuerdas de aquel apartamento diminuto en Lloret de Mar en el que pasabas los veranos con tus padres? Bien, pues ahora mismo hay hordas de turistas centroeuropeos que están dispuestos a pagar 700 euros o más por pasar una semana en 20m2 en los que solo hay una salón con cocina americana con una sofá-cama, un baño y habitación con una litera enana en la que no cabe nadie que mida más de 1'75. Pero no siempre es una buena idea. Por muy suculentos que puedan ser esos 2.500 pavos que te puedas sacar por alquilarlo un mes, las consecuencias de ello pueden no merecer la pena. O sí. Lee el artículo y decídelo tú.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestro contenido más destacado.