Publicidad
mascotas

¿Qué pasa si te comes la comida de tu mascota?

Una pregunta para cuando nos encontramos en tiempos difíciles.

por Denny Watkins
21 Julio 2017, 5:00pm

La situación: ya que las marcas se esfuerzan tanto en los nombres que les ponen, la comida para mascotas suena como algo delicioso, es casi imposible que no se te antoje. La humanización de la comida para mascotas no es precisamente una moda que nos agarre de sorpresa, ya que somos nosotros los que la escogemos y la compramos. Además, desde hace muchos años hemos enseñado a los perros a comerse los restos de nuestra comida, entonces no sería tan raro que pensaras en comerte su comida. Eso tal vez te haría pensar algo como: ¿qué tan malo sería probar tantito de la comida de Fito?

Lo básico: la comida de los perros y los gatos puede contener carne de las mismas granjas que producen el pollo y la carne de tu cena. Un corte perfecto de carne New York sería muy raro que terminara en la comida para perros, lo que hace que sea más probable que esté hecha de restos de músculos y vísceras. Si no tienes problema con eso entonces no tienes nada que objetar de la comida para mascotas.

"No estoy diciendo que en general es cierto, pero algunos de los estándares en las plantas de alimentos para mascotas van mucho más allá de lo que he visto en las fábricas que hacen la comida para seres humanos", dice Kathryn Michel, médico certificado que da clases en la Universidad de Pensilvania. Pero a pesar de que la comida para mascotas se fabrica bajo ciertas normas de limpieza y seguridad, no son los mismos estándares que se aplican a la comida para humanos. En última instancia, eso significa que probablemente no tendrás muchos recursos legales si te enfermas por comer comida para mascotas.

Qué es lo peor que podría pasar: si una bolsa o una caja de comida para mascotas que ya está seca se desgarra y, digamos, se deja en un rincón sucio debajo de tu fregadero de la cocina, se puede infectar muy fácil con E. coli u otros patógenos dañinos, no te convendría comerte eso. (Aunque tampoco deberías darle a tus mascotas comida que está en un empaque roto). Por esa razón, es mejor lavarse las manos antes y después de manipular alimentos para mascotas, al igual que cuando cocinas para ti. "No tenemos buenos hábitos de limpieza en cuanto a los alimentos para mascotas, como lo hacemos con nuestra propia comida", dice Beth Ann Ditkoff, profesora de biología en el Sarah Lawrence College y autora de Why Do not Your Eyelashes Grow?

Por otra parte, los alimentos para mascotas enlatados, se supone que son estériles gracias al proceso de enlatado. De vez en cuando, esas latas se contaminan durante la fabricación. Uno de los mayores casos fue en 2007, cuando tuvieron que dejar de vender comida para gatos, perros y hurones de más de 150 marcas diferentes. Un exportador chino de gluten de trigo y proteína de arroz trató de engañar a las pruebas de contenido de proteínas en su producto al agregar melamina, un tipo de plástico que normalmente se encuentra en los platos. Al final, el envenenamiento causó 14 muertes de mascotas en Estados Unidos. Por supuesto, esa clase de fraude no es más legal en China que en Occidente. Justo un año después, encontraron que la fórmula para bebés en China tenía la misma contaminación de melamina, provocando que se enfermaran casi 300.000 niños y esto llevó a una docena de muertes. Dos ejecutivos de la compañía considerados responsables fueron sentenciados a muerte y ejecutados bajo la ley china.

El punto es que es mucho más probable que te enfermes por la comida para humanos contaminada, pero es posible que tengas muy mala suerte y que tu experimento con alimentos que no son para humanos te dé salmonela o listeria.

Lee el artículo completo en VICE.com

Tagged:
Munchies
Food
perros
gatos
Comida
croquetas
comida para mascotas