Esta es la mejor época de Miley Cyrus

La cantante parece haber dado su paso más firme hasta la fecha como la mejor banda de covers de rock 'n' roll del mundo.
DS
traducido por Daniela Silva
22.10.20
Miley Cyrus en vivo desde Whisky a Go Go
Foto: Miley Cyrus en vivo desde Whisky a Go Go 

No puedo hablar por todos cuando digo que ver a Miley Cyrus retorcerse en el escenario de Whiskey A Go Go haciendo una interpretación inigualable de "Zombie" de The Cranberries me pegó como un chaser de Sambuca a las 2 de la mañana, pero parece haber tocado una fibra sensible en todos nosotros.

La actuación ha sido tendencia en redes sociales desde que se emitió en vivo el domingo, generalmente acompañada de palabras como "INCREIBLE" y "WOW". Supongo que todos nos sentimos igual, pero su voz de James Hetfield fumándose 20 cigarros al día y su interpretación de una canción escrita en memoria de dos niños que murieron en un atentado del IRA, me dejaron con las emociones a flor de piel.

Miley Cyrus ha estado en constante transformación desde 2008. Pasó de ser actriz de Disney, a una polémica estrella pop; de lanzar un extenso álbum psicodélico con Wayne Coyne, al country pop, y luego a la colaboración con RuPaul; y todo en la misma cantidad de tiempo que a Ed Sheeran le tomó hacer tres álbumes casi idénticos con la misma camisa de cuadros.

Objetivamente, ha sido impredecible. Por ejemplo, sacó Bangerz, un álbum eternamente ligado a 2013 y no por las mejores razones; o su presentación en los VMAs con Robin Thicke (que fue como ver a todos mis demonios echando fiesta en Ketamina); o la canción "Milky Milky Milk" que no hubiera pasado nada si no salía. Aunque su personalidad pública se ha mantenido prácticamente igual a lo largo de la década de 2010, cada reinvención artística ha sido una desviación extrema de la anterior y, por una razón u otra, todas habían fallado.

Miley tiene el mismo problema que Nicki Minaj: no cabe duda que tienen talento y una personalidad única, pero sus álbumes rara vez reflejan el alcance total de ambas. Han tenido grandes canciones en su trayectoria, pero nada que no pudieran haber hecho Kesha, Katy Perry o Taylor Swift. Considerando todo eso, ha sido extrañamente gratificante ver a Miley dar su paso más firme hasta la fecha como la cantante principal de la banda de covers de rock 'n' roll más grande del mundo.

Si hay algo en lo que pueden estar de acuerdo sus haters y fans, es en que Miley canta muy cabrón. No es raro que las estrellas pop que han estado en el ojo público desde la infancia pasen mucho tiempo averiguando qué es “lo suyo", sin embargo, los covers han sido la única parte consistente de la identidad artística de Miley desde el principio —desde su poderosa interpretación de "Girls Just Wanna Have Fun" en su debut en 2008, hasta su cover de "Every Rose Has Its Thorn" de Poison en su disco Can't Be Tamed de 2010, y su tan amada versión de "Jolene" en 2012.

Sus shows en vivo también han sido reconocidos por sus covers (en 2011 interpretó 21 veces "Smells Like Teen Spirit" de Nirvana), pero el año pasado sus sets comenzaron a ser casi mitad covers de rock clásico, mitad su propio material. Por ejemplo, en Glastonbury 2019 covereó a Nine Inch Nails, Metallica, Amy Winehouse y Led Zeppelin, lo que provocó este titular de NME: Miley Cyrus se reinventa como estrella de rock.

Ciertamente eso parece. A lo largo de la pandemia, Miley ha estado realizando una variedad de covers desde su jardín (Cowboy Junkies, The Cardigans, Britney Spears). Los covers también han sido una parte importante del lanzamiento de su próximo álbum "super rock and roll" (su sencillo principal "Midnight Sky" se lanzó como el lado B de su cover de "Heart Of Glass" de Blondie, y también interpretó "Wish You Were Here" de Pink Floyd para SNL at Home).

No puedo evitar sentir que se está pintando intencionalmente en un diagrama de Venn de sus propias influencias, un reposicionamiento firme después de una década de pasos en falso (aunque hay que decir que siempre ha andado con confianza). Nunca ha sido difícil ver de dónde saca su inspiración, pero para evitar dudas, hace poco subió una foto en Instagram poniéndose con photoshop en una foto vieja de Debbie Harry y Joan Jett.

Como han señalado muchos comentarios en redes sociales: el rock se adapta a Miley. Su voz, que solo se vuelve más profunda y ronca con la edad, es absolutamente perfecta para eso. Incluso cuando era adolescente tenía la calidad curtida de una mujer que ha pasado los últimos 50 años bebiendo whisky y discutiendo. Obviamente, eso se presta muy bien para casi cualquier cosa que haya salido en los 70s, pero también está comenzando a afectar sus propias composiciones.

El momento sobresaliente de "Midnight Sky" —un brillante single de synth-pop que evoca a Fleetwood Mac con su disco Tango In The Night y samplea "Edge of Seventeen" de Stevie Nicks— es la parte del coro en la que Miley se deja ir por completo (“See my lips on her mouth / everybody’s talkin’ now”)._ Ese inconfundible rugido de Miley te permite saber a quién estás escuchando, en lugar de lo que estás escuchando, algo que también puedes apreciar en partes de la colaboración con Mark Ronson de 2019, “Nothing Breaks Like A Heart”. Claramente, Miley puede cantar cualquier cosa, pero hasta hace poco la mayor parte del material de sus discos también podía haber sido cantado por cualquiera. Para su beneficio, ese cada vez es menos el caso.

De la misma manera que se dice que Brad Pitt es un “actor de carácter” atrapado en el cuerpo de una estrella de cine, Miley Cyrus es una estrella de rock clásica atrapada en la imagen de una estrella de pop moderna. Es probable que la última década haya sido un caso de prueba y error; que haya estado intentando alinear su energía, su sonido y su percepción en una estética que se sienta más como ella, en lugar de probar una identidad hecha a la medida. Por primera vez desde Hannah Montana, eso está sucediendo ahora. Ese mullet, el maquillaje sudoroso y la voz retorcida es una combinación que ninguna otra estrella del pop actual podría lograr.

Aún no se ha visto si eso se traduce en el nuevo álbum, pero suena a un "¿cómo no sucedió esto antes?" - que generalmente presagia un momento decisivo, si no es que su mejor época. En medio de la miseria y el caos de 2020, Miley Cyrus por fin pudo haberse encontrado a sí misma.

@emmaggarland

La presentación de Miley fue parte de #SOSFEST, un acto benéfico que concientiza y recauda fondos para lugares de música independientes en EE. UU.