FYI.

This story is over 5 years old.

Elecciones 2016

El nuevo vídeo del Partido Popular es un insulto a la inteligencia

España, ¡levántate y anda!
14.10.15

Sabemos que muchas veces pasáis por alto los vídeos, los enlaces y las fotos que ponemos y vais directamente a leer las genialidades que escribimos. No os culpamos, nuestros artículos son una delicia literaria pero os pedimos por favor que os contengáis y antes de seguir leyendo le echéis un ojo al vídeo que os he puesto más arriba.

¿Ya? Vale, espero un poco porque me imagino que os habréis quedado – como nosotros – en shock ya que el nuevo anuncio del PP es terror puro, es algo más espeluznante que todas esas películas japonesas de miedo juntas y más grotesco que la primera de "Saw" y "A Serbian Film" juntas. Pero vayamos por partes.

Publicidad

Tenemos ante nosotros uno de nuestros queridos productos de propaganda electoral, esas cosas en las que los partidos invierten tiempo y dinero – unos más que otros – para hacernos creer que ellos son los más listos, los más guapos, los más preparados o cualquiera de esas gilipolleces que nos distraen de la cruda realidad del "misma mierda, otro sabor" que representan la mayoría de partidos políticos actuales. Esta vez es el PP el que quiere explicarnos cómo hemos salido de la crisis, aunque muchos españoles aún no hayan visto ni uno de esos brotes verdes. Quizás es por eso que si el de Junts Pel Sí me hacía sentir vergüenza de ser catalán, este me hace sentir vergüenza no ya de ser español, si no de ser de la misma especie animal que los seres que han ideado este engendro.

Dejando al margen que está claro que la voz está totalmente descuadrada de la imagen – además de que todo el anuncio está doblado - y que uno de los actores que hace de médico debe ser el hermano gemelo de Dani Güiza, el anuncio está lleno de matices y sutiles mensajes subliminales que hacen que estemos ante uno de los peores/mejores productos de merchandising político de la historia.

El interno Dani Güiza tiene cara de importarle una mierda lo que le pase a España.

El anuncio nos pone en la piel de una chica – spoiler: es España – que en el 2012 llega muy jodida a un hospital – me gustaría pensar que es uno público pero teniendo en cuenta que la tijera que le metieron a la sanidad supongo que España tiene mutua. "La perdemos" repiten los médicos una y otra vez, pero finalmente después de unas descargas con el desfibrilador consiguen traerla de nuevo a la vida. ¡Qué bonito! ¡Qué poético! Explicarle a los españoles que los recortes, la austeridad, los desahucios, los despidos, la inflación y todas esas putadas que les han pasado han sido el remedio de choque, era eso que España se muriese, no había otra forma posible de solucionar las cosas. Joder Mariano, ¡así sí coño, así sí!

Publicidad

"Esto me va a doler a mi más que a ti"

2013. Después de la salvación, de las medidas drásticas, del gran golpe, llega la recuperación poco a poco España – nosotros – vamos mejorando, vamos abriendo los ojos. Por el cerebro de España, como si fuese una mente colmena los españoles empiezan a despertar del ensueño zapaterista: "como pude ser tan necio de votar a los sociatas", "¿2.500 euros por niño? Si seguíamos así íbamos a acabar como Cuba o como Venezuela", "En qué momento se me ocurrió reclamar mejores condiciones laborales, si eso no sirve para nada: minijobs, horas extra, como debe ser".

Abre los ojos.

Llega el 2014 y poco a poco España empieza a levantarse, es capaz de mantenerse en pie, duele pero lo consigue. Las reformas funcionan, y los guionistas, que saben que en la derecha son muy de misa nos enseñan a un partido Partido Popular que como Jesús a Lázaro nos dice "España, ¡levántate y anda!" y como por arte de magia, llega la recuperación definitiva.

"España, ¡levántate y anda!"

Si este momento mesiánico os parecía poco, llega ahora la guinda del pastel, el plano final: un travelling circular contrapicado que nos revela por fin el rostro de nuestra protagonista, un rostro que se nos ha ocultado durante todo el anuncio porque no estábamos preparados para aceptar esa terrible verdad, para aceptar que estábamos ante el rostro de nuestra bella España, que nosotros éramos ella. Mientras la cámara se mueve lentamente no podemos – ni queremos – creerlo.

¿Sutil verdad?

Si, no podemos ni queremos creer que a alguien se le haya ocurrido pintar una bandera gigante de España en la cara de una actriz por si alguien era tan rematadamente subnormal que no entendía que ese anuncio hablaba de España. El PP, como siempre, nos trata como si fuésemos gilipollas. Me imagino al consejo de ministros debatiendo sobre pintarle o no la cara a la tipa y alguna mente brillante de las que por ahí pululan diciendo "joder chicos, a mí me cuesta entenderlo, y si me cuesta a mí que soy ministro, no me quiero ni imaginar lo que le costará a los curritos". Para que luego digan que los políticos no piensan en los ciudadanos.

El PP ha demostrado definitivamente que cree que somos gilipollas y que nos puede engañar con los bailes graciosetes de la vicepresidenta, banderitas de España por todos lados y un anuncio tan de mierda que te hace pensar si realmente no lo hizo la oposición para dejarlos mal. No quiero ni pensar cuanta pasta - perdón, cuanta de nuestra pasta – se han dejado en esa soberana mierda. En fin, bienvenidos de nuevo al circo de la política.