FYI.

This story is over 5 years old.

Cultură

De profesión, concursante de televisión

Los concursantes profesionales de televisión, una raza aparte dentro del fascinante universo de la pequeña pantalla. Hemos hablado con uno.
5.3.15

Están atentos a todos los castings. No se cansan de hacer pruebas. Participan en todos los concursos posibles. Ganan, pierden, vuelven a ganar, vuelven a perder. Viven para ello y aspiran a vivir de ello. Son los concursantes profesionales de televisión, una raza aparte dentro del fascinante universo de la pequeña pantalla. Hemos hablado con uno.

"Realmente no creo que se pueda vivir únicamente de los concursos. La única excepción sería 'Pasapalabra'. Los que han ganado más de un millón de euros en este concurso pueden vivir durante unos años de esas rentas. En mi caso, que aunque he ganado muchos premios nunca he 'dado el pelotazo', lo que se puede decir es que he participado en casi cuarenta concursos durante veinte años –ahora ya lo he dejado– y por eso conozco muy bien todo lo que rodea a un concurso". Fernando Cerezo ha sido durante dos décadas un (casi) profesional de los concursos. Ha participado en la gran mayoría de referentes importantes del género en España: de "El Precio Justo" a "Atrapa un Millón", entre muchos otros de una larga lista, desde inicios de los 90 hasta nuestros días, este madrileño ha pasado por decenas de castings, ha respondido centenares de preguntas y ha paseado su rostro por todas las cadenas del país. Hay una alta probabilidad de que le hayamos visto alguna vez en nuestra vida en la pequeña pantalla, pero resultaría absolutamente imposible recordar su cara o identificarle si nos cruzáramos con él por la calle. No es famoso, pero ha aparecido más en televisión que algunos de los supuestos famosos de nueva generación.

Publicidad

Ya retirado oficialmente de esta carrera concursal, quizás porque muchas productoras ya lo tienen fichado, quizás porque corren nuevos tiempos para el género, con la liberación que le permite hablar sin tapujos ni cortapisas de su experiencia, Fernando es la prueba más fehaciente de que el concurso sigue siendo un formato atractivo y magnético para el espectador. Y también un formato efectivo y rentable para las cadenas. Las buenas cifras de audiencia de programas como "Pasapalabra" o "Ahora Caigo", dos de los más veteranos en antena ahora mismo, confirman su buena salud permanente en un territorio muy dado a los cambios de tendencia e intereses. Y premios como los que el propio "Pasapalabra" dio la semana pasada al inspector de polícia Luis Esteban, un bote acumulado de 345.000 euros, se han convertido en un reclamo muy goloso en tiempos de crisis, donde cualquier oportunidad de ingresar euros extra es muy bienvenida. Como asegura Cerezo, "con tanto paro sí que ha crecido el interés por participar en esta clase de programas, porque un premio decente –pongamos tres mil euros– te puede dar un poquito de respiro. Participar en concursos está siendo una salida más para situaciones económicas precarias".

Le hemos seguido la pista a Fernando gracias, en buena parte, a su blog, donde además de informar de pruebas de cásting para participar en programas, ofrece una serie de trucos y consejos para poder ganar en un concurso o hacer un buen papel. Y viendo su perfil y trayectoria no hemos dudado en contactar con él para saber más sobre la figura del concursante y sobre los concursos, pero sobre todo para abordar aquellas dudas que siempre nos hemos planteado desde casa.

Publicidad

VICE: ¿Tienes un cálculo aproximado del dinero que has ganado en total a lo largo de estos años?

Fernando Cerezo: Es difícil calcularlo en términos actuales, porque han sido muchos premios y a lo largo de muchos años. Además, he ganado varios viajes, dos coches y otros premios en especie. Digamos que actualizando todo eso y monetizándolo, calculo que habré ganado unos ochenta mil euros.

Muchas veces me he preguntado cuánto se tarda en cobrar el premio ganado.

El plazo para cobrar está estipulado en el contrato que firmas antes de concursar. Normalmente suele ser de unos tres o cuatro meses a partir de la fecha de emisión de tu programa (si éste no se emite no cobras, aunque eso es muy raro que ocurra).

¿Y qué ocurre con Hacienda?

Al año siguiente el importe de tu premio se suma a tu base imponible como un ingreso más (es un incremento patrimonial). Según sea tu base final así te retendrá la Agencia Tributaria. Si son premios pequeños te cambiará poco el tramo y el porcentaje será similar al que tenías para el resto de tus ingresos. Solo si es un premio grande te subirá mucho la base, pudiendo llegar a un porcentaje del 48%. Pero bendita retención…

¿Te has ido de vacío en alguna ocasión?

De algunos programas me fui de vacío, como por ejemplo de "El Precio Justo", donde estuve dos veces, con Joaquín Prat y Carlos Lozano, y en ninguno de los dos casos me llamaron "a jugar".

¿Cómo se gestiona el hecho de estar tantos días fuera de casa grabando programas? Sobre todo si se trata de concursos de continuidad como "Saber Y Ganar" o "Pasapalabra".

Publicidad

En los programas en los que tu participación se alarga en el tiempo tienes que cogerte algunos días de vacaciones. Por ejemplo, en "Saber y Ganar" se hacen grabaciones cada dos semanas, durante dos días seguidos, en los que se hacen diez programas, cinco cada día. En el caso de "Pasapalabra" se graban tres programas en un día.

Yo, como imagino le sucede a otros telespectadores, muchas veces he tenido la sospecha de que los concursos pueden estar amañados o dirigidos en función de los intereses del programa. ¿En tu trayectoria como concursante has tenido esa sensación en algún momento?

Rara vez la he tenido. Sí que recuerdo, en el año 2000, el día en que Enrique Chicote se llevó los 50 millones en "¿Quién quiere ser millonario?". Yo estaba allí, alrededor de Carlos Sobera y Chicote, porque iba a participar en el siguiente programa, y tuve la sensación de que las preguntas que le hicieron fueron muy sencillas. Parecía que querían dar a toda costa el premio gordo, para hacer crecer las cifras de audiencia del programa, que venían siendo débiles durante los meses anteriores a ese programa. Y desde luego que se cumplió el objetivo, porque la audiencia creció bastante, no solo el día de la emisión, sino después.

Entonces la teoría que muchos teníamos de que en "Pasapalabra" el concursante muchas veces no acierta a propósito para ir aumentando el bote no tiene sentido…

Los concursantes nunca fallan a propósito. Aunque seas muy bueno nunca sabes qué contrincante te va a venir al día siguiente, así que lo mejor es llevarte el bote en cuanto puedas, si es que eres capaz de completar las veinticinco definiciones. Otra cosa es que muchas veces haya dos o tres preguntas casi imposibles, que impiden la consecución del bote.

Publicidad

* * *

Preguntas más fáciles de lo habitual. O preguntas de muy difícil resolución. Casting más inspirado. O casting menos acertado. Escuchando a Cerezo, queda claro que hay variables siempre moviéndose dentro de la más absoluta legalidad. Así es cómo los concursos teledirigen el resultado final para adaptarse y responder a sus propias exigencias de audiencia y resonancia mediática. Es conveniente asegurarse un buen bote para convertir el premio gordo en un reclamo publicitario y un anzuelo para la audiencia. No hay trampa, pero se puede equilibrar el nivel en función del momento y las necesidades.

¿Qué tipo de concursante buscan estos programas? ¿Existe un perfil medio?

Hay muchos tipos de concursos y según el programa de que se trate buscan uno u otro perfil. Están los talent shows (de cantar, de cocinar, etc.) en los que lo que importa es que lo hagas muy bien. En otros, culturales de alto nivel, como "Pasapalabra" o "Saber y Ganar", buscan buenos concursantes, gente que sepa mucho, sin importar que sean un poco "siesos" o antipáticos. Por último, en los que se podría llamar pseudoculturales, tipo "Ahora Caigo", lo que se busca es gente simpática, que dé juego, que no se arrugue, aunque su nivel cultural no sea alto.

Una vez te llaman para que te presentes al casting, ¿cómo se desarrolla todo el proceso y cuánto tiempo puede transcurrir desde que te llaman hasta que se emite el programa?

Publicidad

Los plazos dependen mucho de la productora. La más dinámica es Gestmusic. Les llamas y a las tres semanas estás haciendo el casting. Después, si te eligen, suelen tardar en llamarte otras tres o cuatro semanas. En el lado contrario estaría "Saber y Ganar". Pueden pasar meses y meses desde que les escribes hasta que te llaman para hacerte un casting, que en este caso es telefónico.

¿Te has quedado fuera de muchos concursos?

Por supuesto que ha habido una serie de concursos en los que quise participar y no pude. Algunas veces ni siquiera me llamaron para el casting. Otras veces los concursos acabaron pronto, antes de que me animase a llamar. Por último, ha habido algunos castings que se me han resistido.

¿Cuál es el concurso en el que te hubiera gustado participar y no pudiste?

El concurso en el que me hubiese gustado estar y no pude es el "Un, dos, tres". Es uno de los grandes formatos que ha habido a lo largo de la historia de la televisión en España, ha creado escuela, y por eso me hubiera gustado pasar por allí y conocer en persona a Chicho Ibáñez Serrador. No pudo ser, porque la última temporada, que fue cuando yo escribí al programa, duró muy poquito en antena.

Y revisando el listado de concursos en los que has participado, ¿guardas mal recuerdo de alguno?

Ha habido malos momentos, aunque tal vez mi peor experiencia fue en "¿Quién quiere ser millonario?", donde conseguí lo más difícil, que era salir al centro. El problema es que después me puse muy nervioso (algo a lo que Carlos Sobera contribuyó bastante), fallé una pregunta que debería haber sacado y solo me llevé mil euros. Fue un mal momento, sobre todo por cómo había fallado. Tardé semanas en asimilarlo.

En tu blog das consejos y trucos para hacer un buen papel en los concursos. Dinos cinco claves para conseguirlo en un concurso de perfil medio.

Dependerá mucho del tipo de programa. Si por perfil medio entendemos concursos como "Ahora Caigo" o "La Ruleta de la Suerte", los factores más determinantes serían la simpatía, el no arrugarse, tener ideas originales –a veces rocambolescas–, ser diferentes a la mayoría de la gente y tener buen sentido del humor.