Quantcast
Notícias

Así se toman las drogas en Europa en 2014

La semana pasada se publicó el Informe Europeo sobre Drogas 2014 confirmando lo que ya sabíamos: que a los europeos nos encanta la droga.

La semana pasada se publicó el Informe Europeo sobre Drogas 2014 confirmando lo que ya sabíamos: que a los europeos nos encanta la droga. Para bien o para mal, probablemente nuestro continente sea el territorio en el que se consumen más drogas de todo el planeta desde hace mucho tiempo. Una inclinación que viene de largo: de Dionisio a De Quincey, de Coleridge a Freud y de Moon a Tiesto.

Y todavía hoy perdura; el informe del Observatorio Europeo de la Droga y las Toxicomanías (OEDT) señala que cerca de una cuarta parte de la población europea en edad adulta ha tomado alguna droga ilegal en su vida. Como era de esperar, la cocaína y el cannabis son las más populares: el informe concluye que, en todo el continente, se consumen al año unas 2.000 toneladas de hierba.

Para ofreceros una síntesis del panorama de las drogas en Europa, hemos extraído unos cuantos datos estadísticos de la Encuesta Mundial sobre Drogas 2014 y los hemos transformado en los mapas que veis repartidos por este artículo. También hemos investigado el Informe Europeo sobre Drogas 2014 y muchos otros estudios publicados recientemente, de los que hemos extraído los elementos más significativos de algunos de los países en los que se ha realizado la encuesta, presentándolos de forma más digestible, para que podáis explicarlos esta noche en el bar.

Nota del editor — A la atención de los escoceses:habréis advertido que Escocia y el Reino Unido aparecen de forma independiente en nuestros mapas. La encuesta mundial no aporta mucha información acerca de la metodología, pero suponemos que la distinción se debe a que la situación socioeconómica en Escocia es suficientemente distinta de la del Reino Unido como para representarlos de forma independiente. Por tanto, a efectos de este artículo, “UK” engloba a Irlanda del Norte, Gales e Inglaterra, y “Scotland” es Escocia.

Españaes la puerta de Marruecos. Más de dos tercios de la resina de cannabis requisada en la UE se encuentra en España, aunque en nuestra tierra también utilizamos cannabinoides sintéticos (plantas que se pulverizan con productos químicos para emular los efectos del cannabis. Si bien durante la primera mitad del 2013 solo se requisaron 20 kg de hierba, sigue siendo la mayor incautación de esta clase de droga en Europa.

La maría también tiene su público en Irlanda, a pesar de que es el país de Europa donde más cara se paga (20€ el gramo), y en Dinamarca. Según la Encuesta Mundial sobre Drogas, el cannabis era más popular que el tabaco entre los consumidores daneses; un 66 por ciento de los encuestados afirman haber fumado esta droga durante el año pasado.

Quizá ya habréis deducido esto vosotros solos por la cantidad de residuos encontrados en las reservas nacionales de agua, pero el Reino Unido es el principal consumidor de cocaína de Europa. Más del 30 por ciento de los consumidores y casi el 10 por ciento del conjunto de la población asegura orgullosa haber consumido esta sustancia al menos una vez en su vida. España también ocupa un puesto prominente, en claro contraste con el vecino Portugal, cuyos ciudadanos se contentan con unos porros y un sueñecito.

Una vez más, el Reino Unido está a la cabeza, ante la curiosa mirada de los poderes europeos del otro lado del canal, que deben preguntarse por qué tantos británicos tienen esa afición por pasar la noche en busca del síndrome de enclaustramiento. Quizá se deba al clima, al dubstep o a una nueva afición todavía poco extendida por llevar bolsas de colostomía. En cualquier caso, hay que agradecer al personal sanitario de nuestra seguridad social por aguantarnos.

A la gente de los Países Bajos le flipa tomar estimulantes. Más del 50 por ciento de los participantes en una encuesta sobre consumo de drogas en este país afirman haber tomado MDMA durante el año pasado, una droga mucho más popular que el cannabis. También son grandes productores de éxtasis: en 2012 se requisaron 2,4 millones de pastillas en los Países Bajos, convirtiéndolo en el mayor alijo de pastillas interceptado en la UE ese año.

Hasta ahora, ha quedado patente que irlandeses y británicos son ávidos consumidores de droga, por lo que no es de extrañar que también sean los ciudadanos que más analgésicos toman. Atendiendo a otros países de Europa, en Estonia tienen un grave problema con el fentanilo, un opioide sintético muy fuerte, lo que explicaría que en el país se registre el mayor número de sobredosis de Europa. Noruega se encuentra en segunda posición de este nefasto ranking: según datos del Gobierno, 76 de cada millón de personas morirán de sobredosis en ese país, lo que se debe, en gran medida, al alto índice de adicción a la heroína de Oslo.

Desde hace décadas, Turquía es y sigue siendo uno de los principales puntos de tráfico de heroína. Se producen frecuentes incautaciones de esta droga, destinada a su distribución en los mercados europeos y de Oriente Próximo.

A efectos de estos datos, no se clarificó si la droga comprada en línea era legal y adquirida en webs legales o se trataba de sustancias ilícitas obtenida en el mercado negro de internet, en sitios como Silk Road.

Desde que se prohibiera en 2010, la mefedrona ha hecho mella en el mercado negro del Reino Unido .Aproximadamente 1.900 consumidores de la droga iniciaron programas de tratamiento en 2011/2012, y más de la mitad eran menores de 18 años .Algunos de los que consumen esta sustancia solían mezclarla con heroína para crear una versión barata del speedball, consistente en una mezcla de heroína y cocaína. Por otro lado, internet es, con diferencia, el lugar donde resulta más sencillo obtener alguna de las nuevas drogas sintéticas con nombres que podrían atribuirse a teloneros de Diamond Head (“Exodus Damnation”, “Dragon Pellet”, “King Cobra” y semejantes).

Las drogas legales se están convirtiendo en el lenguaje internacional que el esperanto siempre ha aspirado a ser. Por ello, no es de extrañar que varias personas hayan muerto en Finlandia tras consumir una droga comercializada legalmente y conocida como MDPV. En Rumanía, por otro lado, las drogas legales están tan extendidas que, el año pasado, más de un tercio de las personas que empezaron programas de rehabilitación por primera vez lo hicieron a causa del consumo de de estas nuevas sustancias psicoactivas. Según los datos de un programa de distribución de agujas y jeringuillas de Bucarest, el 51 por ciento de los usuarios se estaban inyectando sustancias psicoactivas de nueva creación.

Nada de esto contribuye a mejorar la seguridad en las calles. Tal como hemos contado en VICE, Grecia está sufriendo un gravísimo problema debido al consumo de “sisa”, un tipo de metanfetamina que puede obtenerse por solo 1€ el chute.

Por tanto, allá donde vayas de Europa encontrarás a alguien consumiendo droga. Es lo único en que parecemos estar todos de acuerdo.

@josephfcox / @vizzee