FYI.

This story is over 5 years old.

Vice Blog

PASÁNDOLA EL RATO CON PROSTITUTAS

11.12.09

Desde hace tres meses que vivo con una prostituta. Al igual que en cualquier otro trabajo, con el paso del tiempo se ha hecho amiga de sus congéneres de profesión: amigas caminadoras con no-tanta clase. ¡Yei!

Esto significa que por default la mayoría de las últimas noches me la he pasado sentado en mi estancia rodeado de un monton de putas, escuchando historias y chismes sobre diferentes tipos de lubricantes y su siempre florida labia. Utilizan siempre todas las bolsas de te, y juro que una de ellas me robó un par de mallas. ¡Como sea! A final de cuentas vale la pena tenerlas por aquí para poder escuchar todas esas historias de ravietas y disgustos que cuentan. Aquí algunas de las mejores que he escuchado:

Poniendo Huevos

Mi favorita de la pandilla es Candy (obviamente no es su nombre real). Tiene 35, cabello teñido de rosa claro, y un culo que se "derrumba" con frecuencia. Recientemente me contó sobre un cliente regular que tiene la onda de excitarse metíendole un huevo por su concha para que después ella lo "ponga" sobre su pecho. Aun así, la última vez que lo hizo no logró sacar por completo los 5 huevos que se había metido. El cliente, al entrar en pánico, decidió golpearla en el estómago pensando que saldrían mucho más fácil. Obviamente no de las mejores ideas, ella tuvo que soportar estar goteando cascaras y viscocidad de huevo durante varios días.

Orina de Gato

Publicidad

A Allison, de 26, un cliente le pidió que orinara sobre su gato. Ésto, como cualquiera de las mejores perversiones, suena extráñamente esporádico para todos, con presunta excepción del pervertido. Al parecer Allison intentó un par de veces apuntar su chorro de orina hacia el animal pero falló pues el gato era demasiado rápido. Cuando le pregunté porque no solo cogio al gato y lo detuvo mientras lo orinaba, me contestó, "Tenía miedo de que el gato rasguñara mi maquina de hacer dinero."

Pedof Secretos

De acuerdo con el Equipo Prostituta, es bastante común que hombres contraten a prostitutas no con la intención de cogérselas, sino más bien para abrazarlas, acariciarlas, jugar con su cabello, y llamarlas "Nena" (quizá hasta una nalgaduita ocasional). Las chicas se refieren a ésto como "Complejo de Papito," porque las tratan como si fueran sus hijas.

Oscuridad

A sus 19 años, Svetlana (conocida en la calle como Brittany), es la más joven del grupo. Ha sido prostituta solamente por seis meses, pero cuenta que su experiencia más perturbadora hasta el momento ha sido la ocasión en que un cliente se la cogió mientras ella usaba el vestido de novia de la esposa muerta y el hombre lloraba mientras lo hacía. Cuando le pregunté si alguna vez se sentía culpable por este tipo de situaciones labores, se limitó a responder, "Solo cuando olvido dejar de pensar en ello."