FYI.

This story is over 5 years old.

News

Pussy Riot han sido declaradas culpables

Prevemos indignación y cabreo descomunal en todas partes.
17.8.12

Como se temía, las Pussy Riot fueron hoy declaradas culpables de vandalismo. Más adelante dispondremos de un informe completo llevado a cabo en el exterior de la embajada rusa en Londres y una descripción de los actos de protesta en todo el mundo; por el momento, sirva esta entrada para dar a conocer la triste situación.

Triste día, de hecho, todo él, para todos aquellos que tengan siquiera un leve interés en el punk rock, el feminismo, la libertad de expresión y la justicia. Nadezhda Tolokonnikova, Maria Alyokhina y Yekaterina Samutsevic fueron declaradas culpables de los cargos presentados contra ellas por vandalismo por un jurado de Moscú.

La pena máxima a la que se enfrentan es de siete años, algo que va más allá de lo absurdo y lo ridículo ya que durante la protesta de las Pussy Riot ningún bien material resultó dañado ni nadie herido. Aparte, quizá, del ego de Putin y la imagen pública de la Iglesia Ortodoxa rusa, pero nada de eso, que nosotros sepamos, supone un delito contra nada de lo que protege la legislación rusa (todavía).

La parte acusadora en este proceso no busca una sentencia completa de siete años, pero sí está tratando por todos los medios de asegurarse de que Tolokonnikova, Alyokhina y Samutsevic se tiren los próximos tres años haciendo “labores correctivas”.

Este juicio-farsa ha hecho que la atención del mundo se posase en la banda, con grupos de protesta a favor de Pussy Riot concentrándose, anticipando el veredicto, en el exterior de las embajadas rusas de todo el planeta para hacer patente su rabia.

En Moscú, la policía ya ha empezado a actuar contra las concentraciones de protesta mientras los jueces siguen deliberando el cierre definitivo del caso. Y, por alguna extraña razón, Gary Kasparov ha sido arrestado: el usuario de twitter Olaf Koens (@obk) posteó hace poco esta imagen del genio del ajedrez siendo introducido, esposado, dentro de una furgoneta policial:

Nuestros colegas de VICE UK publicarán más adelante un completo reportaje de la concentración ante la embajada rusa en Londres. Mientras tanto podéis seguir los acontecimientos a través del Twitter de VICE UK y los de los reporteros apostados en el lugar, Simon Childs y Henry Langston.

Lo último que hemos oído es que se acababan de presentar varias furgonetas antidisturbios.

Recordemos que, en marzo pasado, las tres mujeres fueron arrestadas tras representar su “Oración punk” en la moscovita Catedral de Cristo Salvador.

Se presentaron acusaciones de vandalismo contra ellas sin posibilidad de fianza, lo cual significa pasar seis meses en prisión antes incluso de que empiece el juicio.

El proceso suscitó una ola de protestas en Rusia (que la policía decidió sofocar, cómo no, con violencia) y declaraciones de solidaridad con las Pussy Riot de famosos como Sting, Madonna y Danny DeVito.

Amnistía Internacional ha estado encabezando una campaña para hacer lo más notorio posible el caso contra el grupo, llamando a Rusia a que observe el concepto de libertad de expresión y retire todas las acusaciones. Han reunido un buen número de peticiones a lo ancho y largo del planeta confiando en presionar al gobierno ruso para que opte por la indulgencia. En Washington DC, sin embargo, los enviados fueron expulsados sin ningún miramiento por personal de la embajada.

Ayer jueves por la noche me dirigí a la embajada rusa en Londres para comprobar si el personal de allí haría la mismo. Antes de que la petición fuese entregada, chicas vestidas al más puro estilo Pussy Riot se plantaron encadenadas delante de la embajada ante la nerviosa mirada de un policía del cuerpo diplomático. Estando allí aproveché para hablar con David Diaz, director adjunto de Amnistía Internacional en Europa y Asia central y persona responsable de hacer entrega de la petición.

VICE: ¿Cuántas firmas recoge la petición?
David: Tenemos unas 12.000 firmas sólo del Reino Unido. También logramos que unos 200 personajes del ámbito cultural ruso hicieran un alegato, que se publicó en la web de un programa de radio en Rusia. A esto le siguió una petición en Moscú con 45.000 firmas.

¿Qué solicita esa petición?
Amnistía ha declarado a las integrantes de Pussy Riot presas de conciencia, ya que las acusaciones contra ellas se han basado únicamente en haber expresado sus opiniones de forma pacífica. Pedimos que sean puestas en libertad inmediatamente y sin condiciones.

¿Tienes esperanzas de que se acepte la petición? En Washington se puso a la delegación de patitas en la calle.
Confiamos en que sí. Estamos simplemente transmitiendo lo que siente la gente hacia Pussy Riot e intentando que se respeten sus derechos. Algo muy sencillo. No estamos resentidos con lo que pasó en Washington. Lo que importa es que hay tres personas afrontando penas de cárcel por expresar su desacuerdo de manera pacífica. Eso es lo que importa.

¿Y qué pasa con Rusia si Pussy Riot son declaradas culpables?
En estos momentos Rusia se encuentra en una encrucijada, en la que se demostrará dónde quieren poner los límites a la libertad de expresión. Proteger la libertad de expresión forma parte de las leyes internacionales. Sin embargo estamos muy preocupados, porque todo esto está teniendo lugar como fondo de una quiebra mucho mayor de las libertades de expresión y de reunión. Se están introduciendo nuevas leyes cuyo objeto es coartar la labor de las ONG’s. Y está esa nueva ley que prohíbe las manifestaciones no autorizadas. El resultado es que cualquiera que organice o tome parte en protestas serán sometidos a persecución legal, y eso es una violación directa de la libertad de expresión.

¿Qué esperas que ocurra en esta protesta de hoy?
Confiamos en que el mensaje les llegue a las autoridades rusas. Hay gente, tanto dentro como fuera de Rusia, presionando para que cumplen con sus obligaciones para con la legalidad vigente en el ámbito internacional. Para que un gobierno sea sano, es crucial que sepa aceptar las críticas vengan de donde vengan.

¿Qué hará Amnistía Internacional si Pussy Riot son, en última instancia, declaradas culpables?
Seguiremos exigiendo su liberación y trabajando en su caso. Nunca las dejaremos de lado.

Una vez terminada nuestra charla, David le entregó la petición a un guardia de seguridad apostado delante de la embajada. Afortunadamente nadie se presentó para romperla ni expulsarle a él de allí, desarrollándose todo por cauces muy civilizados. Después todo el mundo recogió sus pancartas y se marchó a casa. Todo esto, repetimos, sucedió ayer. A juzgar por el descontento que ha generado la condena a las Pussy Riot hecha pública hoy, las próximas protestas puede que no sean tan amistosas.

Sigue a Henry en Twitter: @Henry_Langston

Anteriormente:

Charlamos con las Pussy Riot