Cultură

Todas las personas que te vas a encontrar en la fiesta de la oficina

Recuerda, tus compañeros no son tu familia, sólo son personas que tienes que ver todos los días.
25.11.16

Guau, ya no hacen banquetes como estos, ¿o sí? Foto vía el usuario de Flikr Seattle Municipal Archives.

La fiesta de la oficina es un evento muy confuso. Por una parte, es comida y alcohol gratis (si no, en verdad lo sentimos). Por otro lado, es probable que esté repleta de gente horrible y situaciones incómodas. Y si bebes mucho para compensarlo, puedes hacer un oso que te va a atormentar por el resto de tu vida. Recuerda, tus compañeros no son tu familia, sólo son personas que tienes que ver todos los días.

Por eso, familiarízate con estas posibilidades, no vaya a ser que se conviertan en recuerdos vagos del fantasma de tu futuro yo desempleado que te visitó a las 3AM.

El jefe borracho

Aunque nunca se hayan conocido en todos los años que llevas en la empresa, el jefe se vuelve tu amigo cuando está borracho. De pronto, ya están platicando sobre su gusto mutuo por el jazz avant-garde de la década de los 60 y quedan de pasarse videos de presentaciones en vivo de John Coltrane en tu semana libre. El güey hasta te invita unos cocteles innecesariamente caros y te cuenta de la vez que compartió un palco privado en un juego de los Knicks con Louis CK pero no lo reconoció hasta que iba llegando en taxi al hotel.

Cuando regresas a la oficina después de las vacaciones, estás casi seguro de que tu nuevo mejor amigo te va a dar un aumento pero, en realidad, ni se va a acordar de cómo te llamas.

Esa persona de un departamento desconocido que te gusta desde hace un año pero sólo ves como tres veces a la semana, cuando vas a servirte café, que es el peor momento para saludarlo porque en realidad no tienes ninguna razón para hablar con él sobre otra cosa fuera que llevas meses acosándolo

Así pasa, te lo encuentras casi al final de la fiesta, cuando ya estás hasta la madre y tus lentes de contacto se ven borrosos porque llevas como 20 horas con ellos y estás casi segura de que hay alguien afuera que te está esperando en un taxi. Pero hacen contacto visual y el tiempo se detiene. Y luego te presentas y empiezas a platicar con él hasta llegar a un punto en el que los dos se sienten muy cómodos, tan cómodos que él te dice que es una lástima que hoy es la última vez que se van a ver porque aceptó que lo trasladaran a otra oficina de la empresa que está como a 10 horas de la ciudad.


Relacionados: Todas las cosas que te pasarán en tu primer trabajo de oficina


La pareja súper chida y súper guapa de tu peor enemigo

¿Qué es esto? ¿Un nuevo rostro? ¡Una desconocida! ¡Alguien que te puedes coger y no volver a ver! ¡En la posada de la oficina! Te metes a su grupito a media conversación y sientes el amor a primera vista. Inteligente, una risa hermosa y tiene la última opinión interesante de Drake en todo el mundo. Terminas platicando sólo con esta persona y después de cinco minutos de echarle los perros descaradamente haces la pregunta obvia. "¿Qué haces aquí?". Y la respuesta cambia tu forma de ver el mundo para siempre. "Oh, estoy saliendo con [inserta el nombre de tu peor enemigo]". ¿En serio? Esta persona deja que las partes privadas excesivamente perfumadas de Quique, el de ventas, se acerquen a las suyas? ¿Acaso sabe de la recapitulación del fin de semana de Quique, el de ventas, que todos en la oficina tenemos que escuchar queramos o no? ¿Acaso ha visto sus mails con memes de hace dos semanas? Sientes lástima por esta hermosa extraña que acabas de conocer y deseas abrazarla y decirle que todo va a estar bien. Así que lo haces y Quique, el de ventas, te acusa en recursos humanos.

Foto vía el usuario de Flickr HeatherLWilliams.

Sandra de recursos humanos

¡Oh Dios, oh Dios, viene hacia acá! No hables con nadie de recursos humanos si quieres seguir con trabajo al día siguiente. No lo hagas. ¡No!

La directora ejecutiva que tiene descuento en chelas

Antes de las 9 PM: te le acercas con una vibra muy amigable y mencionas algunas de las "iniciativas destacadas" en las que participó la empresa este año para demostrarle que eres bueno para trabajar en equipo y mereces esos pedazos de cartón perforados que te va a regalar. Lo más probable es que ella no tenga idea de quién eres así que lo mejor es no jugarle al vergas. Entras, sales en tres minutos y te vas directo al Oxxo a comprar cervezas.

9 PM – 12 AM: Llevas media hora esperando a que a la directora ejecutiva platique con alguien que conoces para tener una excusa para acercarte. Te carcajeas de sus chistes malos y no tienes idea de qué es ese "proyecto importante" del que está hablando con tu "amigo", aunque finges que te interesa muchísimo hasta que se te va el pedo un segundo y de repente ya estás solo con la directora y te mueres de ganas de hacer pipí pero te esperas porque todavía no te da tus malditos cupones.

Publicidad

Después de las 12AM: Caminas torpemente hacia ella y gritas "¡Saca los cupones!", algo que, extrañamente, la impresiona.

La media naranja del compañero al que te diste

No importa si te diste a tu compañero guapo-pero-apartado después de una noche de convivencia en la oficina o tuvieron un romance completo. De todos modos, sigue fuera del mercado y ahora su media naranja, la personificación de tus pésimas decisiones, está frente a ti. Canaliza toda tu culpa y vergüenza en algo útil y mantén tus genitales dentro de tus pantalones esta noche. Y para siempre.

La persona con la que llevas años trabajando y nunca has platicado

Y ahora sería muy incómodo preguntarle su nombre pero los dos están junto a la mesa de los canapés y ella sí se sabe tu nombre (¿cómo? si nunca han hablado…) y ahora tienes que actuar normal y seguir platicando de tonterías durante los próximos cinco minutos sin que se de cuenta de que no sabes nada de ella, ni siquiera su nombre.

Foto vía el usuario de Flickr windowsau.

El esposo de tu jefa que resultó ser un ligue que no se quiere ir de su casa

¡Qué fiesta tan chingona! Pero espera, hay más. Tu jefa te invitó al after en su departamento y dice que tiene un 'whiskey que no te puedes permitir'. Entonces tú y unos cuantos más se van con ella a su depa (que no está tan chido como creías) y cuando llegan te dice que vayas a la cocina por unas cervezas. En la cocina te encuentras a su esposo y te dice "tienes una boca muy hermosa". Te sacas de pedo, sacas unas cervezas del refri y te sales a la verga. Unos minutos después, te llega un mensaje de tu ligue del trabajo que dice "Haz paro, no puedo escaparme de esta plática en la cocina". Vas y lo rescatas de las garras del esposo de tu jefa que, viéndolo bien, luce como si se hubiera tomado un analgésico muy fuerte. Platican de cosas de viejitos, hacen bromas de los Beatles y de repente alguien dice una broma increíblemente racista sobre Yoko. Como por lo visto es imposible escapar de esta conversación, preguntas ( Pareces nuevo, piensas, salte y ya) cuánto tiempo llevan casados. "Oh", dice el esposo. "De hecho, nos conocimos ayer en un antro".

De repente, esta persona se convierte en la basura más interesante que has conocido. Veinte minutos después, trata de besarte y te das cuenta de que tu jefa es la persona más solitaria del mundo.


Relacionados: Cómo sobrevivir con tu sueldo de mierda


El güey con el que no has hablado desde que se pusieron una pedota juntos en la posada del año pasado

Oh mierda. Ya recuerdas. Sólo habías hablado con él un par de veces en la oficina pero se veía bastante agradable y se acababa de robar una de las botellas de mezcal que había en la barra, entonces te quedaste con él las siguientes tres horas sentados en las escaleras y tomando shots, criticando a sus compañeros y quejándose de lo inútiles que son sus títulos universitarios. Ahora te sientes culpable por no haber ido a verlo tocar con su banda de metal progresivo y estás casi seguro de que nunca aceptaste su solicitud de amistad en Facebook. Pero lo más importante… ¿Cómo que eso fue hace un año? ¿Qué haz hecho de tu vida? Estás casi seguro de que antes de vaciar esa botella de mezcal y aventarla por las escaleras, juraste que te ibas a largar a la verga de este lugar y que te ibas a ir a Berlín a terminar una obra de teatro. Y aun así, aquí sigues, todo emocionado porque ahora sí el próximo año ya te vas.

¿Quién… eres?. Foto vía el usuario de Flickr HeatherLWilliams.

El abogado de la empresa

Seguro va a tratar de hacerse el cool (o sea: rico) pero, por más que tratas, no puedes sacarte de la cabeza que esa persona estuvo a nada de ser policía. Seguro va a hablar de las actividades extracurriculares de sus hijos y te va a entretener con historias de su mansión en Las Lomas. Entre que probablemente gana en un mes lo que tú ganas en seis y que no entiende tus referencias de Drake (¿neta? ¿quién eres?), lo mejor va a ser que apliques la de que vas al baño.

El del catering

Esta persona (que es comediante o actor, dependiendo de su atractivo) está medio puesta y odia a todos los que están en la habitación incluso más que tú. Si te vas con él o ella a fumar al balcón, vas a escuchar una crítica divertidísima de cada uno de tus compañeros y probablemente te vas a casar con esta persona.

El becario

El becario, siempre o muy tímido o muy llevado, está en una posición difícil en la fiesta de la oficina (y, de hecho, todo el tiempo; el empleo precario está culero). Hazlo sentir bienvenido si eres buena persona o, si eres como el 90 por ciento de tus compañeros, evítalo como si fuera la plaga para no tener que pensar en cuánto le está pagando el lugar donde trabajas. Por lo que más quieras: NO TE COJAS AL BECARIO… a menos que tú también seas becario. (Y si los dos son becarios y están en su sano juicio, por favor avísenle a sus papás que van a pasar la noche juntos para que no le marquen al supervisor directo en la mañana preguntando por qué su hija no llegó a la casa anoche después de la fiesta de la oficina.)

La persona de investigación y desarrollo que siempre está trabajando en cosas secretas y seguro trabaja más horas que tú y es el ejemplo perfecto de lo que no quieres ser. Nunca.

Este tipo parece un extranjero borracho con acento extraño pero, en realidad, sólo está muy drogado con diferentes sustancias. Esta persona es de otro mundo, tiene entre 30 y 40 años y probablemente te va a dar el mejor consejo de vida que vas a conseguir en una fiesta pero, al mismo, tiempo también sabe que este tipo de eventos son un purgatorio entre una semana laboral interminable y un sueño inducido químicamente. Es como un descanso para él, o algo así. Con toda su sabiduría e ingenio, parecería que los necesitas pero, en realidad, el que te necesita es él.

Se llama Janet y viene por ti en cuanto se acabe esas dos copas de vino. Foto vía el usuario de Flickr Russell James Smith

La persona de contabilidad que al parecer sabe mucho sobre la vida privada de todos, aunque estás casi seguro de que no tiene amigos en la oficina, lo cual significa que estuvo acosándolos en Facebook antes de la fiesta

¿Cómo sabe que Beach Slang (tu nueva banda favorita) hizo un cover de "Bastards of Young" (tu canción favorita de los Replacements) en el concierto al que fuiste hace casi un mes? Es imposible que ella haya estado ahí. ¿Tendrá una alerta de Google que le avisa cada que publicas en Twitter?


Relacionados: ¿Qué hacer cuándo se te acaba la quincena?


La persona con la que llevabas seis meses saliendo y cortaron hace dos semanas

Lo que deberías hacer: ser cordial cuando esté cerca pero mantenerte lo más alejado posible toda la noche.

Lo que probablemente vas a hacer:

Publicidad

1) Arrinconarla para preguntarle en qué fallaste e insistir en que no te afectó que hayan terminado.

2) Coquetear de forma pasivo agresiva con otros compañeros para darle celos. Nadie entiende por qué te estás portando así y terminas haciendo que los invitados se sientan incómodos, en especial con los que estás coqueteando.

3) Dormir con tu ex porque sigue siendo tu única opción para coger. Arrepiéntete mañana.

La persona que creíste que era STRAIGHT EDGE hasta que te ofrece drogas

Oh, qué grata sorpresa.