Cultură

La nueva oleada de superpastillas de éxtasis

Pronto podríamos estar comiendo pastillas tres veces más potentes que las de los ravers noventeros.
6.5.16

Varios tipos de pastillas de éxtasis que pueden obtenerse actualmente en Escocia. Todas las fotos cortesía de Scott.

Todo el mundo sabe que Europa tiene una larga tradición en el consumo de éxtasis, en especial los Países Bajos, uno de los epicentros de la cultura dance y centro neurálgico de la producción de éxtasis. Sin embargo, la llegada del nuevo milenio vio un importante descenso de la cantidad de MDMA contenida en las pastillas prensadas de esta droga recreativa.

Al parecer, según un informe recién publicado por el Observatorio Europeo de la Droga y la Toxicomanía (OEDT), el grado de pureza de la MDMA empezó a incrementar nuevamente en Europa a partir de 2010.

Publicidad

El estudio señala que, actualmente, la dosis de esta sustancia en cada pastilla prensada de éxtasis es de 125 mg, mientras que en la época gloriosa de las raves, durante las décadas de 1990 y 2000, la cantidad de MDMA por pastilla era solo de entre 50 y 80 mg, aproximadamente la mitad.


Relacionado: Así es el sexo con ciertas drogas


Las "superpastillas" parecen estar proliferando por toda Europa, algunas de las cuales contienen nada menos que hasta 270-340 mg de MDMA. "Algunos lotes de tabletas de MDMA producidos recientemente contenían cristales detectables a simple vista, lo que al parecer responde a una estrategia con la que se pretende inspirar confianza a los consumidores", añade el informe. A veces las pastillas contienen muescas con las que se sugiere que media dosis podría ser suficiente para notar los efectos.

Scott, escocés y coleccionista de pastillas de éxtasis, ha sido testigo de primera mano de la aparición de las superpastillas.

"Durante los últimos cinco años, se ha aumentado drásticamente el contenido de MDMA en las pastillas de éxtasis, en comparación con la mierda que ponían entre 2005 y 2010", nos contó Scott. "Hoy día se ha disparado. La última pastilla que conseguí, por ejemplo, la Burger King naranja, tiene un contenido de 250 mg. Todas las que tengo en la colección tienen como mínimo 180 mg".

Scott nos cuenta que entre las superpastillas que ha encontrado también había bloques de Lego y pastillas con el logo de WiFi de color naranja, y afirma que suele pagar unos 13 euros por cada una.

Las variaciones en la pureza de la MDMA se deben, en parte, a quién esté al mando del negocio. Nick* formó parte de una red ya desaparecida de tráfico de éxtasis procedente de Europa en la década de 1990. "Cuando llegó el nuevo milenio, empezaron a aparecer químicos chinos que encontraron la forma de burlar la ley y se abrió un flujo constante de sustancias de diseño [parecidas a la MDMA]", explicó. "Creo que cuando los chinos se apoderaron del enorme mercado del éxtasis, bajaron mucho las ventas de las bandas de narcotraficantes europeas, lo que con el tiempo se tradujo en la pérdida de millones y millones de dólares".

Nick cree que el aumento brusco de la potencia de las pastillas se debe a un intento por desmarcarse de otras sustancias más adulteradas y con menor contenido de MDMA. "Los que controlan la droga en Europa han tomado la decisión de poner una especie de marca registrada a su producto, y lo han hecho sacando al mercado pastillas con dosis más altas que nunca".

Aunque es sabido que Europa es el principal centro de producción de éxtasis desde hace décadas, el informe también apunta que "en lo referente al tráfico, la inmensa mayoría de la producción va destinada a los mercados internos".

Publicidad

El incremento de la seguridad en los aeropuertos tras los atentados del 11S dificultaron el tráfico de drogas en gran medida. Por otro lado, la aparición de la deep web ha facilitado el acceso a cientos de sustancias ilegales, matizando así el mercado de la droga en general.

Según un estudio de 2015 al que se hace referencia en el informe del OEDT, un análisis de 16 mercados de la deep web reveló que el éxtasis constituye el 25 por ciento de la demanda. Otro estudio mencionado sitúa la MDMA en el tercer puesto de la lista de drogas más vendidas en la deep web.

Nick nos contó que recientemente había conseguido en la deep web varios tipos de superpastillas de éxtasis procedentes de Europa, entre las que había algunas con los logos de Instagram, Tesla y Warner Brothers. El precio que pagó por las Tesla fue de 3 euros por unidad.

Nick cree que las superpastillas de éxtasis que se producen en Europa posiblemente lleguen al mercado norteamericano y a mayor escala en un futuro no muy lejano.

"Como traficante a pie de calle, lo que te interesa es tener el mejor producto… El que tenga la mejor mierda siempre va a vender más", afirma.

Aunque el precio de la pastilla de MDMA en Norteamérica actualmente ronda los 10-15 dólares, el cambio de pureza puede provocar que el precio de venta se incremente debido a la demanda. Nick también ve otras consecuencias graves en este inesperado aumento de la potencia de las pastillas: "Algunas de esas pastillas equivalen a tres dosis, por lo que si no tienes experiencia y alguna vez te tomaste cuatro de golpe, es peligroso intentar hacer lo mismo con estas pensando que son iguales". explica. "Lo único que consigues es que haya más chavos que acaban con una sobredosis de MDMA".


Relacionado: Historias de malviajes con drogas


El informe del OEDT señala que los problemas de salud derivados del consumo de la MDMA son "relativamente poco frecuentes", si bien puntualiza que no existen suficientes datos para corroborarlo.

*Se cambiaron los nombres para proteger el anonimato de las personas mencionadas.

Sigue a Allison Elkin en Twitter.