FYI.

This story is over 5 years old.

Cultură

Cómo hacer que la poligamia funcione

Cuando hablamos de una "relación abierta", las relaciones dejan de ser sistemas y se convierten en espacios que debemos diseñar y orientar.
1.5.16

Foto collage por Zoe Ligon.

La monogamia no está muerta; está más viva que nunca. Este año, OkCupid creó una función para parejas unidas que buscan una relación; Mo'Nique empezó un nuevo podcast para hacer una crónica de su matrimonio abierto y Showtime transmitió un reality titulado Polyamory: Married & Dating (Poliamoroso: casado y con parejas). Cuando hablamos de una "relación abierta", las relaciones dejan de ser sistemas y se convierten en espacios que debemos diseñar y orientar.

Para la primera entrega de The Talk, una nueva columna en donde junto a un pequeño grupo para interrogarlos sobre su situación actual en el sexo y en sus relaciones, discutimos modelos de compromiso; aquellos que seguimos y aquellos que queremos destruir.

Publicidad

Me reuní con tres amigos para explicar cómo y por qué la gente que tiene relaciones con estructuras diferentes las hace funcionar. El escritor y editor de arte David Velasco, la ensayista Charlotte Shane y la poeta y trabajadora social Jasmine Gibson están explorando y evolucionando en sus relaciones abiertas o monógamas. Para nuestra conversación, utilizamos un modelo ya comprobado: nos sentamos a comer juntos y hablamos abiertamente sobre nuestras relaciones abiertas.

David Velasco: El vocabulario para esto siempre es muy difícil para mí. Incluso el término "relación" me parece inadecuado, como si mi relación fuera la única que tengo o como si las otras relaciones que tengo en mi vida fueran menos importantes. Desde el principio era algo abierto; no nos gustaba decir que éramos "novios". Pensamos que somos dos personas que se aman y disfrutan de la compañía del otro. Tenemos otra pareja que con la que hemos estado saliendo juntos por varios años. Averiguar cómo definirlo ha sido un proceso interesante. En cuanto a esta idea de "modelos de relación", yo personalmente no quiero establecer ninguno.

Ana Cecilia Alvarez: "Modelo" es una palabra muy juguetona en ese sentido; sugiere un sistema y también algo que la gente puede emular, algo que los demás pueden seguir.

Velasco: Hay un libro que es muy útil para esto. Yo crecí en Portland, Oregon, en los 90 (el cielo para un joven queer que se está definiendo). Allí encontré un libro excepcional titulado The Ethical Slut (La puta ética). Una de mis parejas descargó el audiolibro hace poco. Todo es narrado por sus autores Dossie Easton y Janet W. Hardy. Sus voces son tan suaves y terapéuticas. Describen cualquier posibilidad sin juzgar y te dan reglas excelentes para manejar conflictos. Una de mis favoritas es practicar discusiones acostumbradas con tus parejas. Simplemente se gritan sandeces entre ustedes para que todo salga de su sistema.

Publicidad

Charlotte Shane: Eso también funciona muy bien cuando tiene conversaciones sucias. En este momento, me encuentro en una relación monógama que, según yo, es completa. Y eso es algo nuevo para mí porque recuerdo que cuando era más joven no entendía ninguna de las ideas sobre la castidad. ¿Acaso no te gustaría que tu pareja sea buena en el sexo?, eso requiere experiencia ¿no? Desearía que en nuestra cultura la primera opción fueran la poligamia y la monogamia la excepción (aunque ya está ocurriendo esa transición).

Pienso que la mayoría de las relaciones consisten en una monogamia profesa con varios affairs. En la mayoría de las relaciones abiertas, los participantes no cargan tanto el sexo con comentarios sobre la calidad de su vínculo como piensan las pareja monógamas. Pero la cuestión con los affairs es la deshonestidad y el elemento de la independencia. Creo que eso lastima más.

Jasmine Gibson: Tuve una relación monógama durante la universidad, y no funcionó. Cuando hablo con la gente sobre cómo funciona el poliamor, ellos me dicen "qué dificil", o lo contrario "seguro nadie se molesta". La gente también te puede engañar en una relación abierta.

Alvarez: La gente cree que en las relaciones abiertas o hay más conflictos o nadie se pelea.

Gibson: Una relación abierta no es más fácil o difícil que cualquier otro tipo de relación. Siguen habiendo reglas que rigen tu vida y que debes respetar.

Publicidad

Alvarez: Estoy en una relación abierta, pero no estoy seguro de hasta qué punto mi pareja y yo hemos descartado la posibilidad de no serlo. No nos cerramos a probar la monogamia algún día.

Gibson: Veo a las relaciones como algo fluido y temporal. Puede disolverse o apaciguarse y mutar en algo diferente. Ha habido periodos en que mi pareja y yo sólo queríamos vernos y otros en que hemos estado con otras personas. Cuando empezamos a crear límites nos metemos en problemas. "Nosotros" es una palabra extraña, fluida, que se puede amoldar. Eso me da mucha paz.

Velasco: He tenido conversaciones sobre monogamia y sobre si sería interesante probarla por un rato. Ese tipo de acuerdo tienen algo erótico.

Gibson: Pienso que el carácter erótico de la monogamia tiene una connotación excepcionalista. La idea de que existe una sola persona para satisfacer todas tus necesidades, una persona que es lo suficientemente fuerte para cumplir todos tus deseos, sin importar cuales sean. Es tan erótico porque es oscuro. La monogamia muestra cómo pensamos sobre la productividad. Piensa que sólo podemos ser productivos con una sola persona. Ha habido gente que me pregunta cómo me da tiempo de hacer todo —escribir e ir a la escuela— si me la paso cogiendo. A la gente le sorprende que pueda ser productivo y que cualquier cosa de valor pueda salir de una relación como la mía.

Velasco: ¿Qué hay del placer de los celos?

Publicidad

Alvarez: Aunque odio admitirlo, me motiva que otras personas se fijen en mi pareja.

Velasco: ¿Por qué te incomoda admitirlo?

Alvarez: Tengo que ser honesta y aceptar mi verdadero yo en comparación con mi yo ideal. Mi yo ideal es alivianada, cool, firme, curiosa —no de una forma controladora, más bien empática—, alentadora, muy decidida y satisfecha. Mi verdadera yo es insegura, miedosa y malcriada.

Shane: Sé a qué te refieres con tu ideal, tu yo intelectualmente maduro y tu yo emocional real. Existe una mezcla potente de miedo e inseguridad que puede ser muy excitante. Aunque soy monógama, todavía me lastimo a mí misma de la misma manera que cuando era polígama. Todavía obligo a mi novio a decirme todo sobre su relación pasada y luego me siento fatal.

Gibson: Mi ex era casado y le dije "necesito que me cuentes sobre esa mujer".

Alvarez: Para mí son extraños íntimos. En todo caso tenemos algunas similitudes porque la misma persona se enamoró de nosotros. Mi único concepto de arte dramático es invitar a toda la gente que se ha acostado conmigo a una habitación y simplemente dejarlos allí.

Velasco: Siento que ya he estado en esa habitación. Unas de mis parejas, —odio la palabra "pareja"—, mejor digámosle amante. Una vez, fuimos a Argentina los tres juntos. En el avión, había una familia —un hombre, una mujer y su hijo— querían sentarse juntos. Para convencernos de cambiarnos de lugar, uno de ellos dijo "somos una familia". El ex amante de mi amante respondió "también somos una familia".

Publicidad

Todos: Awwww.

Velasco: Jamás me he acostado con él; nuestra relación no es así. Pero tengo una idea del mundo en el que me gustaría vivir, e incluye un idea lo más amplia posible de lo que es la familia.

Alvarez: Esto me hace tener fantasías de copaternidad, de parejas viviendo con espacios comunales donde todos cogen con todos.

Gibson: Mi pareja y nuestros dos amante han bromeado sobre vivir juntos en un casa y co-criar a un bebé. Esa es la mejor manera en que un niño puede crecer; tener relaciones sanas con adultos, en donde no importa quien sea su papá o su mamá; importa más el amor que el niño reciba.

Velasco: Uno de mis amantes vive en el mismo edificio que yo, pero en otro piso, y el otro vive a pocos metros de distancia. Me encanta la idea de la vida comunal; la idea de estar cerca de la gente que amo, amigos, amantes o algo intermedio. Ahora que estoy envejeciendo, el tema de los hijos sale más. No me puedo imaginar una negociación más complicada. Yo ya pienso que las relaciones son complicadas. Pero el asunto de los niños tiene otro nivel de complejidad.

Alvarez: Es divertido. No fantaseo con procrear, pero si me interesara imaginar nueva formas en que personas que ven por otras se pueden relacionar ¿por qué habría de descartar ser padre? Aunque, estoy de acuerdo, este tipo de relación se queda corta en comparación con tener hijos.