Cultură

'Game of Thrones' es la orgía sangrienta que merece nuestra generación

Cuando el programa se acabe, sus escenas más impactantes van a seguir en el imaginario popular.
2.5.16

Foto por Macall B. Polay/cortesía de HBO.

Advertencia: Este artículo contiene spoilers del segundo episodio de la sexta temporada.

El gobernante se paró sobre una plataforma elevada e inspeccionó una reunión de enemigos políticos, rivales vencidos y malhechores profesionales. Les frunció el ceño, nombró a sus enemigos presentes en la habitación y ordenó que los guardias bloquearan la puerta. Como advertencia, el gobernante invocó una noche legendaria cuando la reunión festiva, llena de comida y alcohol, se convirtió en una matanza.

Publicidad

En otras palabras, el fin de semana, el presidente Obama dijo durante la Cena de Corresponsales de la Casa Blanca:

Saben a quién me refiero, republicanos. De hecho, creo que tenemos a los senadores republicanos Tim Scott y Cory Gardner. Están en la casa, lo cual me recuerda: guardias, bloqueen las puertas. ¿Juez Merrick Garland? ¡Salga! ¡Vamos a hacerlo aquí y ahora! Como en 'La Boda Roja'.

¿Acaso la sexta temporada culminará en una escena igual de impactante que la gran traición nupcial? Empezó bien con la sorprendente aparición de Melisandre como un personaje simpático, complejo e interesante. Sólo se necesitaba el colapso de su fiador y la revelación de su verdadera naturaleza para el florecimiento de su personaje. Convertir una figura odiada (recordemos que exigió la quema de Shireen) en alguien que apreciamos es un truco de bienvenida del programa. Por ejemplo, cuando el matarreyes Jamie Lannister se volvió uno de los favoritos del público tras perder su mano. Sin embargo, falta mucho para que la trama tenga un giro tan inesperado como el de La Boda Roja.

Es significativo cuando las líneas o escenas de la televisión saltan más allá de los confines de una serie y entran a la cultura popular. Desde "la verdad está allá afuera" de Los expedientes secretos X hasta "Yo soy el peligro" de Breaking Bad, las frases resuenan incluso si nunca viste el programa de donde salieron. Las comedias también generan ese tipo de frases, como "¿De qué hablas, Willis?" de Blanco y negro o "No estoy gordo, estoy fuertecito" de South Park.


Relacionados: El feminismo ambiguo de 'Game of Thrones'


No obstante, en esta, la mejor época de la televisión, donde proliferan tantos programas en múltiples plataformas, es todavía más impresionante cuando una escena pasa de ser famosa entre los fans a formar parte de la cultura general. Esto hace que el logro de La Boda Roja como punto de referencia (que significa traición y matanza sorpresa) sea todavía más impresionante. No creo que todos los corresponsales de la Casa Blanca vean Game of Thrones pero, al parecer, todos sabían a qué se refería el presidente porque no paraban de reír.

La reputación de La Boda Roja es bien merecida. La escena fue ejecutada de una manera brillante. La tercera temporada fue elevando nuestras expectativas de un evento importante y aun así, nadie (más que los que leyeron los libros) podría haber predicho el resultado. Lo mejor de todo es que los lectores en general no revelaron lo que sabían para observar las reacciones de los no adeptos.

La escena no es solo sangrienta sino que sabotea las expectativas al tomar a Robb Stark, que parece seguir la típica narrativa de venganza, y matarlo abruptamente. La desaparición instantánea de una franja tan grande de personajes centrales es una hazaña sin precedentes en la televisión (y sobre todo en la ficción). Los autores no descartan tantos personajes importantes a la vez. Por eso mismo, La Boda Roja es un fragmento tan importante de la mitología del programa.

La Boda Roja no es la única. Los mejores momentos de Game of Thrones son cuando los creadores dedican grandes porciones de un episodio a un solo escenario, y la expectativa de este tipo de escenas hace que sigamos viendo a pesar de lo agitado de los primeros episodios en cada temporada. Necesitamos sentir que toda esa tensión es porque algo va a pasar y tenemos que poner atención. Las buenas temporadas son el resultado de escenas dramáticas sorprendentes con títulos fácilmente reconocibles. La Boda Roja y la muerte de los Stark es una de las mejores pero la Boda Púrpura y la muerte de Joffrey es un buen rival por el nivel de sorpresa. La muerte súbita del niño rubio tirano causó celebración en lugar de gritos de consternación. La batalla de Blackwater, con la victoria de Tyrion; Hardhome y la aparición del Rey de la Noche; y la batalla en El Muro brindan un enfrentamiento militar para entrelazar los hilos de la trama y nos transportan de una temporada a otra, igual que paseo de la vergüenza de Cersei. Los nombres de estas escenas destacan no sólo por la fuerza dramática de los acontecimientos en el mundo ficticio de Game of Thrones, sino por la experiencia de verlos. Cuando el programa se acabe, estas escenas van a permanecer en el imaginario popular.

¿Qué escena nos va a dar la sexta temporada? La teoría principal que surgió después del episodio del domingo pasado es que va ser La batalla de los Seis Ejércitos, filmada el año pasado en Irlanda del Norte, donde se decidirá quién va a tener control sobre el Norte. También parece que habrá conflictos entre los Lannister y el Gorrión Supremo en King's Landing, y después entre quien sea que gane el Norte y los Lannister. Y quizá entre los Tyrell y los Lannister. Y no olvidemos a Braavos, Daenaerys y probablemente otros Lannister (los Lannister no son muy buenos para eso de hacer amigos y conservarlos). Es probable que se produzca una batalla importante ya sea en King's Landing o en El Muro pero, ¿acaso nos espera otra sorpresa? ¿Tendrá algo que ver con zombies? ¿Será posible que una futura presidente, quien quiera que sea, diga a un grupo de periodistas y celebridades que deben tener cuidado, no sea que el Rey de la Noche los sorprenda en La Batalla de los Seis Ejércitos?

No estoy seguro. Podría pasar. Aunque las grandes muertes sorpresa de Game of Thrones son cosa del pasado. La Boda Roja y la Boda Púrpura nos enseñaron que cualquier personaje puede morir en cualquier momento. Si los escritores quieren captar nuestra atención, tienen que cambiar de trayectoria. En vez de quien muere, deben sorprendernos con quien vive.

Lo cual, lógicamente, nos lleva al tema de Jon Snow. Me sorprende que haya resucitado tan rápido. Casi me hubiera gustado que el episodio terminara con su cuerpo aun inerte. No obstante, hay otros caídos que podrían regresar. Los rumores de la muerte de El Perro son algo exagerados y siempre está Lady Corazón de Piedra. Cuando la muerte no es permanente, las posibilidades son infinitas.

Sigue a David en Twitter.