FIGHTLAND

Guía técnica para el Conor McGregor vs. Eddie Álvarez

El Madison Square Garden ha esperado mucho la llegada de la UFC, pero este fin de semana jugará un papel importante en la historia de las MMA. Analizamos el plato principal del evento, el combate entre Conor McGregor y Eddie Álvarez.

por Jack Slack
11 Noviembre 2016, 7:29am

Photo by Joshua Dahl-USA TODAY Sports

Sigue a VICE Sports en Facebook para descubrir qué hay más allá del juego:

Cuando nos enteramos de que José Aldo se había retirado de la pelea por el título del UFC 189 y que Chad Mendes tomaría su lugar, Conor McGregor pronunció la ahora célebre frase "todos son iguales". En términos de cuánto cabrón se puede ser, eso está al nivel de Schwarzenegger en sus mejores tiempos.

Hacer estas declaraciones es algo peligroso. Nate Díaz le demostró al irlandés que no todos los luchadores son iguales cuando reemplazó a Rafael dos Anjos. Conor McGregor, que demostró ser bastante bueno para ajustar su plan a última hora, pronto abandonó la estrategia básica de cualquiera que se enfrenta a los Díaz y se lanzó a por la cabeza de su oponente, no sin comerse varios puñetazos por el camino.

Más lucha: ¿Es Conor McGregor el nuevo gran deportista pop?

El largo alcance de Díaz y su confort en situaciones de mucha presión hicieron que McGregor sobreextendiera sus golpes y recibiera mucho castigo durante el segundo asalto.

Anoten los ganchos al contraataque

En la segunda pelea contra Díaz, en la que el irlandés se llevó la victoria por decisión tras cinco asaltos, vimos a un McGregor muy distinto que había trabajado en una estrategia y se había planteado diferentes escenarios. Un McGregor en una nueva división, en el uno contra uno ante los mejores pesos ligeros, un tipo que ya no es intocable. Aunque pensemos que McGregor no tiene motivos para saltarse la cola en la división más rebosante de talento de la promotora, es difícil no sentirse emocionado por la oportunidad que tiene el irlandés de conseguir el título de peso ligero en el UFC 205.

Eddie Álvarez, el actual campeón, quizás no esté demasiado emocionado. Él se ha enfrentado a más luchadores de primer nivel que nadie. Entró al escenario de las MMA siendo un luchador con manos pesadas, pero el hábito de recibir castigo sin quebrarse pronto le convirtió en un golpeador técnico y talentoso. Después de un duro inicio en el UFC cuando cayó ante Donald Cerrone, Álvarez recuperó el momento para ganarse un tiro al título ante Rafael dos Anjos; ganó el combate en menos de cuatro minutos.

En peso pluma, McGregor se habituó a adelantarse; cortaba la distancia en la jaula y conectaba con sus oponentes gracias a patadas frontales al cuerpo y derechas que les hacían avanzar su posición: entonces les daba espacio y buscaba conectar su contra de izquierda. Ese fue el golpe con el que mandó a Aldo al suelo, pero también fue el principio del fin para muchos de sus oponentes, incluyendo a Chad Mendes.

La preocupación para Álvarez es que uno de sus métodos siempre ha sido lanzar la derecha mientras cambia de nivel. Ya sea un gancho o recto al cuerpo, Álvarez se adelanta un poco agachado. Contra Donald Cerrone recibió muchas rodillas y patadas mientras lo intentaba, pero contra McGregor el peligro será la contra de izquierda.

Si lo comparamos con alguien, el gran Gene Fullmer era famoso por sus golpes amplios al cuerpo. Cuando Sugar Ray Robinson entrenaba para enfrentar a Fullmer, se centró en lanzar la derecha al cuerpo y conectar el gancho de izquierda en la mandíbula del rival, expuesta al lado izquierdo. Los ángulos y las distancias son un poco diferentes en una pelea entre un zurdo y un diestro, pero el principio de que la mandíbula del lado derecho siempre está descubierta es el mismo.

La clave para el contragolpe de McGregor es la misma que para cualquier contra de Anderson Silva o el anchor punch de Muhammad Ali. Al hacer que los luchadores se comprometan demasiado y se queden cortos al intentar conectar el golpe, él podrá contraatacar con mayor efectividad. El secreto está en manejar bien las distancias. Muchos luchadores que se han enfrentado a McGregor se alejan de las cuerdas adelantándose directamente hacia él y descuidando el rostro.

Cualquier técnica que dependa mucho en dar espacio no puede ser repetida eternamente porque llegará el momento en el que toparás con una barrera, ya sean las cuerdas o la jaula. Así, la manera de lidiar con un luchador que no te deja espacio y busca el contragolpe es enfocarse en el suelo en lugar de solo intentar conectar un golpe. En el boxeo esto es conocido como jab doble. El luchador lanza el jab, exponiéndose lo menos posible mientras persigue a su oponente hacia las cuerdas o hasta que este deje de retroceder.

Nunca es bueno ver demasiado material de sparring, pero notarán que en la sesiones en las que se enfrentan boxeadores experimentados, McGregor es menos efectivo con la izquierda mientras retrocede, ya que a los boxeadores les enseñan quedarse en guardia y no extenderse; además, también lanzan muchas fintas y a McGregor le es más difícil conocer sus intenciones.

Contra un zurdo, el jab doble funciona, pero puede quedar atrapado con la mano adelantada si el oponente intenta bloquear los golpes con frecuencia. El jab doble es una joya. Julio César Chávez lo usó repetidamente contra Héctor Camacho para llevarlo contra las cuerdas. Chris Weidman, uno de los mejores luchadores a la hora de acortar la distancia en el ring, usó el golpe doble para acercar a Lyoto Machida a la valla y conseguir un par de derribos exitosos gracias a ello.

Álvarez mostró el mismo doble de derecha en varias ocasiones contra Anthony Pettis, a quien pudo llevar a la valla una y otra vez.

Junto a la valla es donde las cosas se pondrán interesantes, sin importar que sea McGregor o Álvarez el que esté de espaldas. McGregor lanza patadas e izquierdas contra la jaula, busca conectar patadas de mula cuando sus oponentes intentan circular para alejarse de ellos.

Pero Álvarez siempre ha sido bueno en alejarse de la jaula antes de que se vuelva un problema. Contra Rafael dos Anjos, uno de los luchadores que son mejores a la hora de presionar, Álvarez fue disciplinado y no paró de moverse para evitar así una buena paliza. Como ya dijimos en aquella ocasión, es mejor recibir un golpe mientras intentas hacer algo que no quedarse en un mismo lugar tentando la suerte.

Aunque especulamos sobre el peligro de los cambios de nivel de Álvarez para conectar derechas, su golpe favorito puede ser más útil para ganar puntos y para escapar. Aunque se diseñó para conectar la derecha y acercarlo a la derecha de un luchador diestro, funciona bien para adelantarse hacia un ángulo muerto.

Eddie adelantándose hacia el ángulo muerto contra un oponente diestro

Además no es tan diferente a un cambio de guardia, el cuerpo gira casi de lado colocándose detrás del hombro derecho, haciendo que el contragolpe de izquierda de McGregor sea más peligroso.

Contra Michael Chandler, Álvarez mostró buena destreza en situaciones contra la jaula, cambiando repetidamente de dirección y haciendo que Chandler se comprometiera en una dirección concreta. Es algo simple que, sin embargo, casi nunca se ve en las artes marciales mixtas.

Cuando hablamos sobre boxeo, es fácil obsesionarnos con las manos de un luchador, pero el boxeo también se basa en la manera de mover los pies. Aquí el compañero de entrenamiento de McGregor circula alejándose de la derecha adelantada —algo difícil para un zurdo que tiene una guardia tan amplia— mientras hace cambios de dirección y usa una finta para colocarse al otro lado sin sufrir daños.

La destreza en el ring complica que los peleadores se sientan presionados. Dominick Cruz es el mejor ejemplo de esto en las MMA, pero Álvarez es uno de los luchadores más destacados en ello.

La mayoría de los derribos en las MMA modernas llegan contra la jaula, y contra la jaula la brillante distancia de McGregor no es una barrera contra los derribos. Nate Díaz pudo hacerle sufrir con su alcance, pero no es el tipo de luchador que hace que el oponente cargue su peso. Díaz no lo hizo bien al intentar superar en fuerza a McGregor ya en la valla, ya que el irlandés pudo empujarlo con la cadera y conectar con él con codos, que le causaron cortes a Díaz.

Sin embargo, el éxito de Díaz llegó cuando usó la jaula para golpear de cerca sin engancharse. Al colocar la cabeza por debajo de la de McGregor para hacer que éste se estirara, Díaz liberó las manos y pudo conectar golpes al cuerpo. Posiblemente es la posición de golpeo menos valorada en las MMA modernas, y es la que Jones usó para lastimar a Glover Teixeira y Daniel Cormier. Esas ráfagas de golpes fueron las que agotaron a McGregor y le hicieron pelear duro en los últimos rounds.

Estrategias hipotéticas para el combate

Aunque no nos queda claro si McGregor aguantará el clinch contra un luchador tan fuerte como Álvarez, debemos recordar que le fue bien contra Díaz. McGregor no parecía confiado usando sus golpes al cuerpo y las patadas altas contra Díaz, pero sería bueno que los volviera a usar contra Álvarez, especialmente porque su próximo rival no tiene la misma ventaja de alcance de Díaz. Donald Cerrone pudo hacer que cambiara la actitud de Álvarez con algunas rodillas y golpes al cuerpo al inicio de la pelea, y a pesar de que la patada de mula puede ser una técnica arriesgada, la manera en la que Álvarez da vueltas por la jaula puede hacer que reciba una de ellas con facilidad.

Puede funcionarle volver a lanzar patadas laterales, que son más difíciles de atrapar y contra las cuales el luchador que quiera agacharse para atraparlas podría quedar expuesto a otros ataques. McGregor utilizó este tipo de patadas para conectar a Max Holloway y a Denis Siver. El segundo también recibió un par de rodillas con salto después de que McGregor fingiera lanzar patadas laterales. Siver respondió con la misma medicina, pero no pudo aguantarle el ritmo al irlandés.

Eddie Álvarez tiene tendencia a cambiar de nivel y adelantarse cuando sus oponentes avanzan. Es un tipo de boxeo inteligente, pero si las lanza muy a menudo puede quedar expuesto a recibir un upper. Dos Anjos le golpeó así, y cabe mencionar que es uno de los golpes favoritos de McGregor.

Para Álvarez, sería bueno verlo intentando explotar las retiradas lineales de McGregor. Lanzar el jab doble o la derecha para hacer que el irlandés retroceda, pero mantenerse presionando y listo para deslizarse o bloquear con la izquierda. Álvarez tiene patadas bajas poderosas —ha noqueado oponentes con ellas— pero no las usa tan a menudo como debería. Fueron útiles para derrotar a dos Anjos y para desequilibrarle, que fue lo mismo que hizo Ferguson el pasado fin de semana.

Pero contra McGregor podría usar otras técnicas de patada. Elevando la rodilla adelantada y lanzando después la patada, le daría espacio a McGregor antes de patearle la pierna adelantada. Es una buena técnica contra luchadores que retroceden o quitan la pierna adelantada en lugar de bloquear las patadas. Lo podría combinar con patadas altas, ya que McGregor pone las manos abajo cuando retrocede.

Un ejemplo de Justin Scoggins. Este método se ve mucho en peleas de muay thai o taekwondo

Nate Díaz aprendió a la mitad del segundo round que al adelantarse contra McGregor estaba recibiendo muchos contragolpes. Cuando Díaz ponía los antebrazos como guardia y avanzaba era cuando McGregor no podía conectar golpes sin estar en peligro. Las contras fueron entonces reemplazadas por intercambios feos que agotaron a McGregor y después le llevaron a quedarse atrapado en el clinch. Tal vez para Álvarez puede ser mejor adelantarse y retroceder, para luego enfocarse en atraparlo en el clinch y golpear desde ahí. Conectar golpes al cuerpo es una técnica que les gusta a ambos, y los dos han demostrado que la estrategia puede ser efectiva contra ellos: Álvarez contra Cerrone y McGregor contra Díaz.

La guardia de McGregor es una gran incógnita, ya que casi no la ha usado desde que se enfrentó a Mendes. Por eso la pelea contra dos Anjos es tan interesante, porque el brasileño avanza, intercambia golpes y corta la distancia en la jaula hasta que puede atrapar las caderas de su oponente entre sus hombros y la jaula, entonces les bloquea las piernas y las sostiene lo que resta de round. El trabajo más efectivo de McGregor desde la guardia contra Mendes fueron los codos que lanzó y el golpeo técnico, que a menudo le hizo recibir golpes. Si Alvarez puede atrapar a McGregor contra la jaula podría conectar golpes cansando y agotando al irlandés.

Dure diez segundos o veinticinco minutos, la pelea promete ser buena. Además, este fin de semana hay dos peleas más por el título y las rondas preliminares son brillantes, así que los afortunados ciudadanos de Nueva York vivirán el mejor evento del año.

Sigue al autor en Twitter: @JackSlackMMA