FYI.

This story is over 5 years old.

Música

Kaskade puede finalmente hacer lo que quiera

El sol se acaba de acostar tras las verdes colinas de Bethel Woods, Nueva York, alguna vez el sitio de Woodstock 1969, y ahora el hogar de la primera edición de Mysteryland USA.

Kaskade se sube a un helicóptero que lo llevará a su set en Mysteryland.

El sol se acaba de acostar tras las verdes colinas de Bethel Woods, Nueva York, alguna vez el sitio de Woodstock 1969, y ahora el hogar de la primera edición de Mysteryland USA. Como mandadas a hacer, unos arcoiris de luces neón empiezan a dispararse en medio de la oscuridad, como remolinos de neblina alrededor de luciérnagas psicodélicas.

Publicidad

Es ese punto en cualquier festival cuando puedes sentir un cambio en el aire—conforme cae la noche, el aire empieza a vibrar, los químicos empiezan a pegar y la gente empieza a dirigirse hacia el escenario principal que parece un castillo, en anticipación al acto culminante de la noche: el rey de la música dance conocido como Kaskade, un innegable favorito de las multitudes cuyos éxitos más grandes son brillantes ejemplos del EDM en su mejor punto—suaves y dulces voces femeninas cantando acerca del amor eterno y luces de la mañana sobre groovy beats de progressive house tan cálidos que te envuelven el cuerpo como una cobija.

Menos de una hora antes de subirse al escenario central debajo del enorme corazón rosa de LED para dirigir al festival de dos días hacia su dramático clímax lleno de fuegos artificiales, Kaskade llega al centro de prensa cual rebanada de pie norteamericano—una gorra de béisbol al revés (que luego se quita para su set), jeans, y una muy usada hoodie color azul. Me ofrece su mano. "Ah, ¿eres de VICE?" pregunta, los ojos centelleando. "No voy a hablar de panochas… ¿aún así me van a entrevistar?"

La autora soplando burbujas con Kaskade, quien recibió la orden de parte de su publicista de volver a tomar la foto porque estaba haciendo una cara loca."

Esa puntada, casualmente entregada, quizás encapsula mejor esa división en el corazón de lo que realmente se trata Kaskade. Presuntamente, no hablará sobre panochas por la misma razón por la que no toma alcohol ni aprueba el uso de drogas, pero sí incluye al coro de la iglesia como una de sus influencias musicales—Kaskade (o bien, Ryan Raddon) es el primero—y el único—DJ superestrella del mundo que es un mormón activo. Hasta su nombre de DJ es una referencia a una cascada—un símbolo común del Espíritu Santo cristiano.

Publicidad

Y mientras que no lleva su cruz en la mano, Raddon tampoco pretende ser ignorante acerca del mar de hedonistas sin remordimiento, vampiros llenos de anfetaminas y amantes lujuriosos que mueven sus cuerpos en ensimismamiento extático durante sus sets. Él cree—y también lo ha dicho en entrevistas pasadas y en sus posts obstinados en su blog—que el EDM, y particularmente la suya impulsadamente melódica, mejor ejemplificado por sus éxitos como "Angel On My Shoulder," "I Remember," y "Atmosphere" (una canción que ha dicho es la más personal que ha hecho)—no requiere que estés mandibuleando para perderte en un ensueño animadamente inspirador.

Al preguntarle si cree el reciente rumor de que el sonido house big room de escenario principal del EDM va de salida, Kaskade dice, "Creo que es la cosa más tonta que he escuchado. Las únicas personas que están diciendo eso son los de deep house… y Seth Troxler." Se ríe. "Mira, siempre habrá una necesidad para sonidos más grandes. Trabajos de música más energéticos frente a un público. Yo hago música que es muy profunda, emocional y lenta, que se puede tocar en la carpa de puro vinilo" —en referencia al escenario de solo vinilo en Mysteryland en donde Dimitri, Soul Clap y Lee Foss estuvieron tocando para encantados puristas—"pero no estoy seguro de que eso encajaría bien. Mi carrera abarca casi dos décadas, y para la primera mitad, estuve tocando en pequeñas habitaciones para quizá quinientas, tal vez mil personas."

Publicidad

De hecho, Raddon recientemente también terminó un íntimo tour de nueve fechas llamado It's You, It's Me Redux, conmemorando el décimo aniversario de su primer largo en OM Records—el sello de San Francisco que lanzó su carrera. En lugar de los enormes estadios que puede fácilmente llenar, optó por tocar en pequeños y sucios clubs con un límite de 300 personas.

Esto era, por supuesto, el tour en donde un revendedor notoriamente intentó vender un boleto por cinco veces la cantidad del precio en listas. Kaskade fingió ser un comprador interesado, y confrontó al confundido revendedor en el lobby de su hotel. "Pobre chavo. Estaba temblando. Se asustó." dice Kaskade, presumiendo un poco. "No creo que vaya a estar revendiendo boletos ya. Se espantó durísimo."

Cuando anunció su tour en su Tumblr, Raddon había escrito que este era un concepto que se le había ocurrido a él—impulsado por una necesidad de regresar a "donde estaba, en donde estaba la escena, hace 10 años." Continuó, "amo la sensación de enormes públicos, himnos y caos. Pero a veces está chido regresar a tocar base. Esto es mío. Espero verlos ahí."

Cuando terminó el tour, Raddon estaba radiante, diciendo que fue "completamente increíble." "Es importante para mi hacer cosas como esto en ocasiones," explica. "Conforme los elementos y producción que rodean a la música electrónica se hacen cada vez más grandes, regresar a mi zona de confort se siente como ponerse un viejo par de jeans. Es divertido. Es natural."

Publicidad

Este tipo de tours de volver a las raíces reflejan una dirección cambiante en la larga carrera de Kaskade. Habiéndose terminado su contrato con Ultra Records, es un agente libre por la primera vez y ha estado celebrando su nueva liberación posteando su catálogo completo en línea gratis. "Todo mundo va a iTunes a ver qué música hay ahorita," dice. "Yo he estado subiendo [mi música] a YouTube y haciéndolo más accesible."

Evitar los modos tradicionales de distribución parece un acto de rebelión al control que Ultra Records había ejercido sobre su carrera desde que había firmado con ellos en el 2006. En retrospectiva, Raddon revela una cierta incertidumbre hacia los aspectos comerciales de trabajo que él se sentía presionado por producir. "Es difícil ser controlado por un sello ya que hay expectativas de lo que es la música electrónica que son algo tontas."

¿Tontas?

"Se inclina mucho hacia el pop," aclara. "Cuando firmé con Ultra Records, la música dance no había estado en la radio desde Madonna. Luego llegaron personas como David Guetta y Calvin Harris, y [el sello] dijo, '¿Por qué no haces discos como estos?'"

Mira hacia abajo, y su voz se vuelve un murmuro suave. "Pero no hago discos como esos. No sé. Es lo que ellos hacen. Ellos hacen lo suyo, y yo lo mío."

Vuelve a levantar la mirada y rápidamente regresa a su usual tono alegre y seguro. "Lo más importante para mi es encontrar una salida que me dejará hacer lo que mejor hago. He estado armando mi gran plan durante algunos años ya, [desde] que vi que se iba a terminar mi contrato. Pero… no estoy listo para hablar sobre eso aún."

Publicidad

Decido adivinar. "Entonces… ¿empezarás tu propio sello?"

Regresa a la timidez anterior. "Sí," dice, ruidosamente aclarándose la garganta. "Sí. Alguna variación de eso."

Resulta que Raddon se refiere a sus planes de construir un amplio sitio web en donde vivirá su música, independiente del largo alcance tanto de sellos como de servicios como SoundCloud.

De hecho, SoundCloud eventualmente quitó una gran porción de los tracks que Raddon había subido a su cuenta, citando violaciones de derechos de autor. Eso lo incentivó a confirmar vía Twitter que "seguirá adelante con la construcción de mi propio portal en donde puedo compartir lo que quiero cuando quiero."

También en obra: un nuevo álbum con el que él "empezó a juguetear" en las últimas semanas, al igual que un lanzamiento digital de su "Redux" EP, que incluirá un nuevo track que no estaba en la versión de vinilo. "Al principio dije como, no—¡[el álbum] sólo será en vinilo!" dice, pegando en su rodilla con cada palabra para dar énfasis. Las tendencias del DJ para complacer al público al final pudieron más. "Tantas personas estaban enojadas. Entonces dije, ok, eso es tonto porque nadie lo puede escuchar."

Sus plazas como headliner en principales festivales de este verano como Bonnaroo, TomorrowWorld, Electric Zoo y Tomorrowland también complacerán las necesidades de sus masivos seguidores—eso es, para escuchar un set non-stop de sus éxitos. "He producido ocho álbums, entonces cuando la gente viene a un show de Kaskade, es más un concierto." Hasta dibuja ciertos parecidos entre él mismo y la reina de pop actual. "Beyoncé gasta millones de dólares produciendo sus conciertos. La música electrónica igual."

Al preguntarle qué experiencia prefiere—los pequeños y sucios toquines o los masivos festivales—Kaskade se rehusa a tomar lados. "Es como comparar manzanas y naranjas. Amo ambas." Su cara hace erupción en una enorme sonrisa. "Amo la fruta."

Michelle Lhooq ama la fruta de rave también. - @MichelleLhooq