FYI.

This story is over 5 years old.

Tu amor por los programas de cocina puede te están haciendo engordar

Los científicos en la Universidad de Cornell han descubierto la correlación entre mirar programas de cocina y un elevado índice de masa corporal.
Photo via Flickr user jpellgen

Mira, a todos nos encanta acomodarnos en sillón y zambullirnos de cabeza en una maratón de MasterChef o Chopped de vez en cuando. (Oh por Dios – ¡¿qué van a hacer con esos riñones de cordero e higos Inca gold?!) Pero la mayoría de nosotros somos un poco demasiado haraganes para ponernos un delantal y cortar en cubitos furiosamente las cebollas Vidalia para imitar los pornográficamente deliciosos platos que vemos en las pantallas. Mirar a Paula Deen preparar pastel de Twinkie es extrañamente placentero, seguro, pero preparar uno tu mismo es una historia completamente diferente.

Publicidad

Pero para esos que si van a la cocina para hacer como Giada, es con mucho dolor que te decimos esto: Los programas de cocina te están poniendo gordo.

Los científicos en la Univrsidad de Cornell – de hecho algunos de esos mismos científicos que dijeron que dejar que tus hijos mastiquen los huesos de pollo pueden estar convirtiéndolo en psicópatas – han descubierto la correlación entre mirar programas de cocina y un elevado índice de masa corporal (BMI).

En un estudio publicado este mes en el periódico Appetite, los investigadores analizaron encuestas hechas a 500 mujeres de una edad de 27 años en promedio. Cuando se concentraron en las personas que cocinan desde cero, encontraron una diferencia significativa entre esos que miran programas de cocina y esos que no lo hacen.

Esto es para decir, que si hacer una bandeja de ziti al horno según la receta de tu abuela, probablemente pesarías un poco menos que si dejas que un presentador de televisión te diga como hacerlo. O tal vez no sólo un poco: El estudio encontró que la gente que cocina frecuentemente y mira programas de cocina pesa 11 libras más en promedio que esos que no lo hacen.

"El mirar a los chefs preparar platos indulgentes en televisión o mirar a un presentador famoso disfrutar comidas exageradas con otras personas por todo el país puede sugerir una norma social de cómo preparar este tipo de comidas," los autores escribieron en el estudio. Estudios previos también han afirmado que los platos creados por chefs celebres son más calóricos y menos saludables que esos que se compran en el supermercado.

Publicidad

Pero, ¿Es realmente tan sorprendente? La razón por la cual la comida de restaurante tiende a saber mejor que hasta la de tu abuela, es porque los chefs generalmente usan más mantequilla, más crema, más sal, y más azúcar que el cocinero hogareño típico. El enfoque está en el sabor y no en alimentar a la familia.

Aunque no esté incluido en el estudio, lo mismo se podría decir de otras plataformas de porno-comida como Pinterest. Hay un cierto regocijo en mirar página tras página de tortas de chocolate y mantequilla de maní y aperitivos de queso y macarrones fritos, pero estas recetas realmente afectarían mucho nuestra línea si lo comieras como desayuno, almuerzo y cena.

Esto puede parecer obvio para algunos, pero los proactivos entre nosotros, que probablemente sean mejores cocineros, aclaremos puede que no se den cuenta que estas recetas vienen con más calorías por una razón.

¿Recuerdan cuando la Cheesecake Factory (fábrica de pastel de queso) tuvo que empezar a incluir todos sus datos nutricionales en sus menús y todo el mundo se enojó? Es porque hordas de gente que iban al CF por una ensalada César con pollo ("oh un almuerzo livianito") de repente se dieron cuenta que su plato de lechuga y parmesano rayado, de alguna forma tenía más de 1500 calorías. ¿Qué tal picotear una "quesadilla de desayuno"? La tendrían que haber llamado "quesadilla con calorías", porque contiene más de 2000 calorías ¿Sorprendente? Seguro. Este tipo de cosas no vienen con la intuición.

Pero eso no quiere decir que las calorías son el enemigo. Diablos, si quieres preparar y comer una tanda entera de scones de durazno y salamiey luego bajarlos con una malteada de salsa blanca (o malteada de baklava ) debes hacer flamear tu bandera YOLO por lo alto. Enserio, ¿Quiénes somos nosotros para juzgar los programas de cocina?

Sólo recuerda que los diez kilos que agrega la cámara – como dice el dicho - pueden que terminen de tu lado de la pantalla.