videojuegos

Soy la primera (y quizás última) entrenadora profesional de 'Pokémon GO'

La historia de su anuncio viral demuestra los límites de la realidad aumentada.
14.7.16
El anuncio original de entrenadora a 18 euros la hora. Todas las imágenes cortesía de la autora

Soy Ivy St. Ive, la nueva sensación viral que ha petado internet tras publicar un anuncio vendiéndome como experta de "Pokemon Go" nivel 15 y ofreciendo mis servicios para andar por ahí, cazar unos bichos y mejorar tus habilidades en el nuevo juego de realidad virtual, todo ello por el módico precio de 18 euros la hora.

cafe hopping all day as an excuse to go buckwild on #pokemonGO wish me & my lil golbat tattoo luck

A photo posted by @ivystive on Jul 8, 2016 at 7:27am PDT

Mi idea era simple: hacer que la gente me diera la contraseña de sus cuentas de Gmail para que pudiera hacer de canguro de sus juegos mientras tienen que cumplir con sus obligaciones en el trabajo o en clase, o simplemente andan demasiado ocupados para dedicar su tiempo y energía al nostálgico juego. Soy una periodista autónoma de 24 años y una nerd confesa de Pokémon, así que decidí comprobar si podía llevar la idea de los canguros del juego de Pokémon de Nintendo a la vida real.

Publiqué el crédito que había conseguido caminando más de 18 km en un fin de semana, entrenando durante un mínimo de cinco horas al día y utilizando lo que había aprendido gracias a mi pasión por Pokémon durante mi infancia para mejorar mis estrategias de juego. Al parecer, lo hice bastante bien, porque pronto conseguí tomar gimnasios por todas partes. Después de romper la pantalla de mi iPhone el domingo por la noche (mientras intentaba cazar a un Ghastly en el cementerio de mi barrio), lo primero que pensé fue: “¿Y si consiguiera que la gente me pagara por hacer esto?"

Por desgracia, en el mundo real tenemos leyes reales y por mucho que queramos cazarlo todo lo más rápidamente posible, está prohibido jugar a Pokémon GO mientras conducimos, entrar en la propiedad de alguien sin permiso, o, al parecer, conseguir que gente de todo el mundo te envíe dinero a tu cuenta de Paypal.

Pero por suerte hace un par de noches algunos amigos adictos al juego tuvieron la amabilidad de enviarme las condiciones de servicio de Niantic para Pokémon GO, y eso me bastó para saber que tenía que ponerme manos a la obra antes de que fuera demasiado tarde.

Para que quede claro os diré que ser una chica gamer que se ha convertido en una sensación viral las 24 horas del día también es una pesadilla. Lo cierto es que esperaba echarme unas risas y sacar provecho de los freaks que estuvieran dispuestos a soltar algo de pasta, pero después de más de 300 mensajes decidí que ya había visto suficiente al comprobar que la mitad de ellos intentaban regatearme y un cuarto eran de periodistas desesperados en conseguir una exclusiva con la próxima estrella viral de internet.

Mi renuncia oficial a mis servicios como primera entrenadora oficial de Pokémon.

Gracias a Pokémon GO, el mundo de los juegos digitales y el mundo real se están encontrando de forma inevitable. Pero mi historia (y la que muchos otros podrán contar seguramente a partir de ahora) es la prueba de que cuando estos dos mundos se juntan no podemos esperar nada bueno. Si crees que convertirte en un entrenador profesional de Pokémon GO puede ser una carrera viable, te deseo lo mejor, yo de momento he decidido no mezclar mis habilidades del mundo digital con las del mundo real.

Traducción de Rosa Gregori.

Artículos relacionados:

10 eventos desafortunados consecuencia de 'Pokémon Go'

‘Pokémon GO’ llega a los dispositivos móviles

Así suena la sinfonía oficial de Pokémon