Publicidad
Tech by VICE

Siri salva otra vida: Andrew Cho, profesional del mountain bike

Un vaso sanguíneo roto lo dejó paralizado, pero Cho fue capaz de arrastrar su cuerpo hasta el iPhone utilizando su mentón.

por Michael Byrne
18 Enero 2017, 8:58pm

Imagen: Shutterstock/Chinnapong

Andrew Cho se hizo un nombre en el mundo del mountain bike al hacer cosas que se supone que no puedas hacer en una mountain bike, como andar en un circuito BMX, saltar de los techos y hacer backflips. Pero cuando realmente se metió en problemas fue cuando estaba solo en casa tras una comida con amigos y luego de sentirse mareado durante toda la reunión, se levantó y tuvo un colapso. Estaba paralizado desde el cuello hacia abajo.

De acuerdo a la página en GoFundMe que se creó para ayudar con las cuentas médicas de Cho, el deportista (que ahora se desempeña como administrador de marketing para GT, la compañía de bicicletas) logró acercarse un centímetro al iPhone utilizando sólo su mentón. Utilizó su lengua para activar Siri y pudo llamar al 911. Al poco tiempo fue llevado a una cirugía de emergencia. Cho había roto sus vasos sanguíneos en las vértebras C3 y C4, lo que había causado la parálisis.

Actualmente, Siri tiene la reputación de salvar vidas. La primavera pasada, una mujer en Australia utilizó Siri para llamar al 911 luego que su bebé dejara de respirar. El 2015, un tipo en Tennessee la utilizó para pedir ayuda luego de quedar atrapado debajo de una camioneta. Durante otro incidente, un niño pudo llamar al 911 utilizando Siri, luego que su mamá golpeó su cabeza contra una mesa tras un desmayo. Da la impresión que esto es una tendencia.

En cierto sentido, ha sido una tendencia por mucho tiempo. Los sistemas de alarmas médicas han existido desde 1970, cortesía Wilhelm Hormann y su idea de hausnotruf, o "alerta hogareña". La teoría conceptual de Hormann fue llevada al mundo real en 1975 por una compañía llamada American International Telephone Company. El "marcador de emergencia" de la compañía consistía en un botón que se ponía por sobre la ropa y que cuando se activaba, te comunicaba con una estación base, quienes marcaban un teléfono y entregaban un mensaje previamente grabado. El aparato costaba 795 dólares en ese tiempo.

El reconocimiento de voz en los dispositivos portátiles han democratizado el hausnotruf. Ninguno de los acontecimientos descritos anteriormente le ocurrieron a personas ancianas, el grupo objetivo de estos sistemas de alarma médica. Lo hechos le ocurrieron a personas sanas que poseen teléfonos inteligentes, porque los jóvenes y sanos con teléfonos inteligentes también quedan atrapados en espacios pequeños.

Sin embargo, esto es signo que los mercados se están fusionando. Si bien todavía existe un enorme mercado para los sistemas de alerta médica que utilizan un botón y una estación base, las apps están interviniendo. Por tan sólo 6.99 dólares al mes, OnCall Defender Panic Alarm equipará tu teléfono inteligente con un botón de pánico con sistema GPS. En vez de marcar el 911, la información llega directamente a un centro de comando en "conexión directa con las policías locales". Es casi como un sistema de seguridad que puedes llevar contigo. OnCall Defender se publicista como el primero en su tipo.

Los teléfonos inteligentes vienen con algo que puede ayudar en emergencias médicas, incluso si las personas no pueden hablar: un acelerómetro. Sin embargo existen apps, como Emergency Fall Detector en Android, que supuestamente pueden detectar las caídas y contactar ayuda, de acuerdo a las instrucciones predefinidas por el usuario.

Por supuesto que la idea que nuestros teléfonos se transformen en enfermeras y que nos sigan, escaneando nuestros problemas, es una especie de distopía —probablemente una que un ciclista de montaña aborrecería en cualquier otro escenario.