FYI.

This story is over 5 years old.

Pato glaseado

Sirve con una salsa de cereza y chutney de piña. Este pato glaseado con miel es dulce en todos los sentidos.
Photo by Farideh Sadeghin

Porciones: 4
Preparación: 20 minutos
Total: 45 minutos

Ingredientes

para el pato:
4 pechugas de pato
sal y pimienta negra recién molida, al gusto
2 ramitas de tomillo fresco
1 ramita de romero fresco
3 dientes de ajo, triturado
6 cucharadas de mantequilla sin sal
1/4 taza de miel

para la salsa de cereza:
1 cucharadita de jengibre triturado
3 dientes de ajo, triturados
454 grs de cerezas sin semilla, picadas
1/4 taza de vino blanco, de preferencia riesling
2 ramitas de tomillo fresco
1 hoja de albahaca
1 ramita de romero fresco
azúcar granulado, al gusto

Publicidad

para el chutney de piña:
230 grs de piña picada en cubos
2 cucharadas de jugo de limón fresco
2 cucharadas de cilantro triturado
1 cucharada de vinagre de sidra
1 cucharadita de jalapeños triturados

Direcciones

1. Prepara el pato: haz cortes en la piel del pato utilizando el patrón de tu preferencia (típicamente se realiza de manera diagonal con 1 cm de distancia entre cada marca) y sazona con sal y pimienta. Usando una sartén de hierro fundido, calienta a fuego medio y coloca el pato dentro, con la piel hacia abajo. Deja que repose hasta que libere la grasa y la piel esté dorada, alrededor de 5 minutos. Con cuidado mueve el pato para asegurarte de que la piel se cueza pareja, cuando haya demasiada grasa en la sartén vierte un poco en una taza para evitar que el resto del pato se cueza. Cuando la piel esté lista y crujiente, retira la pechuga y transfiere a una servilleta absorbente y deja reposar.

2. Haz la salsa de cerezas: añade el jengibre y el ajo a la sartén y permite que combine su sabor con la grasa durante un minuto, luego agrega las cerezas sin semilla y continúa la cocción durante 4 minutos. Aumenta el calor a fuego alto y quédate atento para que no se queme nada. Después de un minuto, vierte el vino, agrega el tomillo, la hoja de albahaca y el romero, cuece durante 2 o 3 minutos, hasta reducir la preparación ligeramente. Baja el calor a fuego medio y añade un ¼ de taza de agua a la sartén. Revuelve y reduce un 25 por ciento del líquido y sazona con azúcar. Retira las ramitas herbales y licúa la mezcla hasta incorporar los ingredientes. Reserva para calentar después.

3. Prepara el chutney de piña: mezcla todo en un bol y deja reposar hasta el momento de servir.

4. ¡Ahora que todo está preparado, puedes empezar a cocinar! En una olla pequeña, calienta la salsa de cereza a fuego lento. Limpia la sartén de hierro fundido y coloca las pechugas de pato una vez más con la piel hacia abajo a fuego medio durante 2 o 3 minutos. Voltéalas y aumenta la temperatura a fuego alto. Añade la mantequilla, la miel, el ajo, el tomillo y el romero. Mientras se calienta y comienza a burbujear, mantén la piel hidratada con el mismo líquido de cocción (la piel debería burbujear también) durante 3 o 5 minutos, o hasta que el pato esté a término medio. Retira las pechugas y permite que repose sobre una rejilla de metal. La miel va a caramelizarse y creará una capa externa crujiente alrededor de toda la piel. Sirve con el chutney de piña y la salsa de cerezas.