vida universitaria

¿Se puede sobrevivir siendo becario en España?

Hablamos con varios estudiantes en prácticas sobre los problemas de ser becario en nuestro país. Y además en plena crisis.
11.1.17

Yo entré en la universidad en 2010. Esto significa que cuando yo entré en la universidad la crisis estaba en pleno apogeo, eran los años duros. Ahora no es que sean mucho más blandos, pero en 2010 la sensación era realmente opresiva y asfixiante y, a diferencia de ahora, no estábamos acostumbrados a esa situación.

El caso es que la conexión entre la crisis y el mundo universitario fue bastante traumática para los que vivimos ese momento ya que fuimos los que, por primera vez en décadas, empezamos a ver los estudios superiores como algo prohibitivo a nivel económico y sufrimos (o, en la mayoría de casos, sufrieron nuestros padres) la subida de las tasas universitarias. Unas tasas que hasta 2008 se habían mantenido en precios que si bien estaban muy por encima que los de muchos países del resto de la Unión Europea, eran asequibles. Sin embargo, a partir de ese momento se situaron en cifras que excluían cada vez a más estudiantes.

Publicidad

Así, por ejemplo, entre 2011 y 2016, el precio medio de las tasas universitarias en Cataluña se ha duplicado prácticamente, pasando de 1.206 euros a 2.011 por año, algo muy importante a tener en cuenta sobre todo si consideramos que entre 2008 y 2013 ya habían subido un 158,4%.

A partir de ese momento las becas pasaron de ser algo deseable para todos y realmente necesario para unos pocos a ser algo necesario por casi todo el mundo. Algo que, como todo lo que es necesario para todos o casi todos, se convirtió en un bien cada vez más escaso. Las premisas supuestamente meritocráticas, que a priori estaban en consonancia con la necesidad de convertir los estudios universitarios en la enseñanza de calidad que se suponía que era, solo sirvieron para burocratizar aún más y restringir el acceso a las mismas. En el fondo, el problema era estructural, y tiene que ver más con la marginación de la Formación Profesional, el tapón en el mundo universitario y muchas otras cosas que no caben aquí.

El resumen es que cada vez había menos becas y de menor cantidad y todo el mundo quería una. Desde el 2011 hasta anteayer el dinero de becas que recibieron los universitarios españoles cayó un 7%, hay más becarios, pero reciben mucho menos dinero del que recibían.

De hecho, con las últimas reformas en los trabajos doctorales —enfocadas teóricamente a reducir tiempos y aumentar la calidad—, ahora no solo hace falta presentar trabajos impecables, relativamente innovadores, llenos de citas, pies de página, infografías y demás, sino que además hay que asistir a revisiones periódicas, seminarios obligatorios, ponencias, conferencias y demás actividades que convierten las prácticas (sin serlo formalmente) en una actividad a tiempo completo.

Publicidad

Un trabajo full-time en toda regla, algo que para una persona que cuando llega allí tiene como mínimo 23 años se hace imposible sin beca. Y es que no quedan muchos jóvenes que puedan o quieran estar hasta los 27 (como mínimo) viviendo con sus padres o, en su defecto, a base de trabajos precarios que no llegan a veinte horas semanales para poder acabar la maldita tesis sobre "El Siglo de Oro español y Heidegger" o algo por el estilo.

En fin, el becariado (sí, me acabo de inventar esta palabra) se ha convertido en una rara avis del mundo académico del que tiene que surgir la élite intelectual del futuro, pero desgraciadamente vive un presente bastante jodido. Hemos hablado con algunos becarios para que nos cuenten cómo es su vida bajo la espada de Damocles de las notas.

ROMINA REGALÓ, ESTUDIANTE DE PSICOLOGÍA (23)

VICE: ¿Cuánto tiempo has estado becada?
Romina: Tres años, ya que uno de los años de carrera no recibí ninguna ayuda.

¿Qué beca era y por qué te la dieron?
Eran la beca general y la beca de matrícula. Las obtuve por movilidad (la distancia de mi lugar de residencia con el sitio donde estudiaba) y por renta familiar.

¿Cuánto dinero te daban? ¿Te daba para cubrir tus necesidades básicas? ¿Y para algo más? 
Más o menos me cubrían la matrícula, unos 2000 €, y aparte me daban unos 4000 € por el tema de la distancia. Era básicamente una ayuda, porque no me alcanzaba para mantenerme totalmente. De no ser por mis ahorros no hubiera podido hacerlo.

Publicidad

¿Has tenido que trabajar para llegar a donde no llegaba el dinero de la beca?
Sí, sobre todo los veranos.

Siempre se oyen historias de gente que utiliza el dinero de la beca para otras cosas, ¿lo has hecho alguna vez (irte de fiesta, comprar cosas innecesarias, pagar un viaje…)?
La mayoría de veces no, aunque tengo que admitir que la primera vez que me la dieron usé algo de dinero para darme algún capricho.

¿Conoces a alguien que lo haya hecho de forma habitual? 
Sí, conozco mucha gente que lo hace. No me parece bien, más que nada porque hay personas que no pueden permitirse estudiar por no tener los medios suficientes, pero tampoco veo mal del todo usar una pequeña parte para ello. Después de todo, te lo mereces.

¿Crees que es ajustado lo que te pagaban respecto a lo que te exigían? 
No. Esto de las becas está mal estructurado. Hubo un año que por suspender una asignatura más de la cuenta, no me dieron NADA, y mi situación económica seguía siendo la misma. No digo que esté bien que suspendas y te bequen igual, pero una pequeña ayudita no vendría mal. Puedes suspender por ser un vago o por otros factores.

¿Pagaban a tiempo? ¿Qué hacías si no te ingresaban el dinero cuando tocaba? 
Pagaban tarde, cuando ya estás acabando el curso. Eso supone que o tienes el dinero cuando empiezas las clases o no estudias.

¿Terminabas el mes con 0 en la cuenta? 
Sí, y de hecho muchas veces en negativo ¡pero no he hecho nada ilegal para remediarlo!

Publicidad

¿Qué hacías cuando tus colegas querían ir a un bar con cervezas a 3 € y tú preferías quedarte en la calle comprando latas de 1 €? 
Iba con ellos pero solo me pedía una birra, ¡o iba con el arsenal de latas en la mochila!

¿Podrías haberte permitido estudiar sin la beca? 
No. De hecho, ahora mismo yo trabajo para mantenerme. Me pago la matrícula (las asignaturas que me han quedado), el alquiler… Eso sí, ya me he despedido de la idea de ser becada este año, ya que como he repetido asignaturas, puedo olvidarme de recibir siquiera un poquito de dinero.

ÁLEX URREGO, DOCTORANDO EN HISTORIA ECONÓMICA (30)

VICE: Tú tienes una carrera universitaria bastante larga, ¿cuánto tiempo en total has estado becado a lo largo de tu vida?
Álex: Uno en Colombia y aquí de 2011 a 2016. Seis años en total. Allí tenía una beca de colaboración en un puesto de soporte de una Unidad de Relaciones Internacionales de la universidad, haciendo tareas de auxiliar administrativo. Aquí en España he tenido la típica general y de movilidad, que hasta hace dos años era una sola; te pagan la matrícula y te dan un poco de dinero para fotocopias, libros, autobuses… Luego la cambiaron y si no venías de fuera de Barcelona la de movilidad no te la daban.

¿Por qué te dieron estas becas?
Te las dan por renta y las mantienes por nota. Tú aplicas, piden un mínimo de nota muy bajo y si un año bajas de esa nota te la quitan.

¿Te daba para cubrir algo más que no sea la matrícula?
Como mucho 300 o 400 € que se iban en fotocopias y libros.

Publicidad

Entonces has tenido que trabajar. Ser becario no te ha dado para vivir.
Con esta no, es una beca muy básica.

¿Has tenido alguna beca de las que te permiten no trabajar mientras estudiabas?
Para hacer carrera o master prácticamente no existen. Hay fundaciones que tienen becas para máster, y hay préstamos, pero yo nunca he entrado en eso.

Pero hay gente que si que vive con lo que se lleva de la beca, ¿no?
Bueno, la gente que tiene la beca de movilidad, que va en función de los kilómetros que hay entre la universidad y donde tú estés empadronado puede que viva de eso. Por ejemplo, si vienes de Tortosa a Barcelona te toca un montón de pasta por kilometraje, así que quizás puede llegar para pagar el alquiler de una habitación. Pero claro, yo no podía decir que venía de Colombia (risas).

¿Nunca te planteaste empadronarte fuera de Barcelona para rascar algo más? ¿Nunca quisiste timar al sistema?
No, porque puede llegar incluso a ser más caro. Por el papeleo y el tiempo. Todo lo que tienes que hacer para empadronarte en otro sitio, pasar papeles, etc., al final no sale a cuenta.

¿Conoces a alguien que usase el dinero de la beca en cosas que no se tendrían que gastar?
Bueno, lo típico es lo de la gente que viene de fuera con una beca de movilidad y a los que los padres les ponen el piso y los gastos, la beca es para ellos una pasta extra, porque se la ingresan directamente en su cuenta. Así que no se si lo habrán gastado todo en libros… (risas).

Publicidad

¿Has tenido otras becas?
Sí, después empecé a tener becas de colaboración dentro de la uni, que consisten en currar por muy poco dinero básicamente. Trabajaba en un archivo histórico gestionando y creando bases de datos en un proyecto bastante chulo sobre las Brigadas Internacionales. Luego vas ganando puntos y ya es más fácil pedir otras becas de colaboración, de manera que ahora he pasado a apoyo a la docencia, en la UB.

Con la anterior, por 15 horas me pagaban algo más de 300 €, pero lo hacía porque me gustaba y era una primera entrada en el mercado laboral, pero seguí currando igual. Con esta sí que me da, aunque ahora también estoy buscando otra beca que me dé más dinero y esté enfocada a la investigación.

Parece que las becas sigan la edad que teóricamente tienen que tener los universitarios si han seguido año a año los cursos que tocaban: lo justo en las becas generales y después un poquito más conforme el becario va teniendo necesidades vitales de adulto.

Sí, exacto. Con las primeras, como se supone que tienes apoyo familiar, con que te paguen lo justo tiene que llegar. El tema de que las becas se vinculen con el rendimiento académico te hace estar siempre alerta, exigirte siempre más. Cuando ves que la nota baja, empiezas a estresarte. Cuando hablaba con gente que estudiaba sin esta presión me di cuenta de que ellos hacían los trabajos por placer, decían la suya y si sonaba la flauta tenían un 9, pero si no, no pasaba nada. Sin embargo, yo me esforzaba siempre por hacer lo políticamente correcto para obtener una nota dentro de la media. Evitaba la creatividad para evitar, con ella el riesgo, y eso, no nos engañemos, es negativo cuando hablamos de generar conocimiento.

Publicidad

Bien, pasemos a lo divertido: ¿ser becario significa comprar en Lidl? ¿Te puedes permitir lujos alimenticios?
A ver, yo voy a Lidl porque me gusta el pan y algunos otros de sus productos, no porque sea becario. Respecto a los otros lujos, depende de la beca que tengas. Las becas de colaboración te dan para ir muy justo: compartir piso y comprar marca blanca. Las becas de doctorado ya te dan para más. Si me han llevado a algún sitio caro, me lo he gastado, pero luego me he quejado (risas).

¿Una vida de pocos placeres materiales ha potenciado tu lado espiritual?
Ya lo tenía bastante despierto, por eso decidí elegir una carrera de poca compensación material.

¿Cómo te sentías respecto a tus compañeros que no tenían que ser becarios para pagarse la carrera?
Nada malo, simplemente que eran unos señoritos y ya está (risas).

ANNA MAYNAU, ESTUDIÓ PSICOLOGÍA (22)

VICE: Hola Anna, ¿cuánto tiempo has estado becada y qué tipo de beca tuviste? 
Los cuatro años que ha durado la carrera. Me concedieron tanto la beca general como la Equitat. Sin embargo, al tener la general la Equitat quedaba anulada, puesto que la general me pagaba toda la matrícula de la universidad. El dinero me lo dieron básicamente porque en casa con los facturas y gastos varios no nos quedaba mucho dinero para pagar la carrera. Además, somos dos estudiando (mi hermano y yo) y eso exige el doble de dinero.

¿Cuánto dinero te daban? ¿Cubría tus necesidades básicas? ¿Te llegaba para algo más? 
Los dos primeros años, aunque viviera fuera del domicilio familiar, sólo me pagaron la matrícula de la universidad, unos 2400 €. Los dos últimos años (al empezar mi hermano a estudiar), aparte de pagarme la matrícula también me daban alrededor de 1000 € anuales para pagar el alquiler del piso, las facturas, el transporte…

Publicidad

La verdad es que para cubrir los gastos que supone vivir en un piso de estudiantes no me daba. Por suerte, mis padres me pagaban el alquiler y los 1000 € que me daban de la beca los utilizaba para pagar las facturas, la comida, transporte y demás, pero no me daba para más. Los caprichitos los sacaba del dinero que conseguía trabajando cuando podía.

Entonces, aparte de estudiar, ¿tenías que trabajar para llegar donde no llegaba el dinero de la beca?
¡Por supuesto! Porque con 1000 € no sobrevives un año, aunque seas muy muy tacaño y no gastes.

Siempre se oyen historias de gente que utiliza el dinero de la beca para otras cosas, ¿conoces a alguien que lo haya hecho?
Por desgracia sí conozco a más de uno y de una que utilizó el dinero para irse de viaje, a comprar ropa, etc. ¡Y encima no era poco dinero! ¡Mucho más del que me dieron a mí! Cuando me enteré me supo muy mal porque mientras yo tenía que trabajar y estudiar a la vez, esta gente se pasaba el día gastando su dinero de la beca en fiestas, viajes, ropa… sin tener que trabajar. Alguien tendría que controlar, aunque sólo fuera un poco, en qué se gasta la gente el dinero para las becas porqué es muy triste conocer a gente que no tiene dinero para estudiar y ver a otros que lo van derrochando porque les sobra.

¿Pagaban a tiempo?
Si tú pagabas la matrícula antes de que te dieran el dinero luego te lo ingresaban en marzo o abril, pero también tienes la opción de solicitar la beca antes de hacer la matrícula, así no la tienes que pagar. La verdad que siempre me han ingresado el dinero más o menos en las mismas fechas así que yo ya me organizaba un poco para llegar con dinero a estas fechas. Y claro, el dinero que ganaba trabajando, si pagaba la beca y luego me lo devolvían, es lo que guardaba para la matrícula del año siguiente.

¿Ser becario significa tener que comprar siempre lo más barato? ¿Cuál es el plato de comida típico del becario?
Sí, normalmente vas a por lo más barato porque así tienes más para otras cosas. A mí me encantan la pasta y la carne, también porque son platos fáciles de cocinar, además de baratos.

¿Qué hacías cuando tus colegas querían ir a un bar con cervezas a 3 € y tú preferías quedarte en la calle comprando latas de 1 €?
Con esto no he tenido nunca problemas porqué siempre he sido más de fiesta en casa, en este caso, fiesta en el piso. Igualmente, siempre vamos a lo más barato todos, cuando seamos más mayores y ganemos más dinero ya compraremos cervezas a 3 €.

¿Podrías haberte permitido estudiar sin la beca?
Quizás sí, pero no lo podría haber hecho en cuatro años.