FYI.

This story is over 5 years old.

navidad en agosto

De cómo el fichaje de Pedro por el Chelsea solucionó la vida a un pequeño club canario

El modesto Raqui San Isidro canario, club de formación de Pedro, recibirá una brutal inyección de dinero gracias al fichaje del antiguo extremo azulgrana por el Chelsea inglés.
24.8.15
Imagen vía Reuters

La larga saga de la salida de Pedro Rodríguez del FC Barcelona ha llegado a su fin… y ha tenido una especie de múltiple final feliz. A menos que seas oriundo de Tenerife o hayas visitado las Islas Canarias recientemente (y seas muy fan del fútbol), es muy probable que nunca hayas oído el nombre del club CD Raqui San Isidro. No te juzgamos si no les conoces: juegan en el Grupo XII de la Tercera División tras ascender de la liga Interinsular Preferente de Tenerife.

Más fútbol: La inflación exponencial de la Premier League

El Raqui, como la mayoría de los equipos de divisiones inferiores, padece problemas económicos crónicos. La solvencia siempre resulta complicada, especialmente dado lo complicado que es que se llene su estadio, La Palmera, con una capacidad cercana a los 2.700 aficionados.

Su suerte, sin embargo, cambió la semana pasada cuando se hizo oficial el fichaje de Pedro Rodríguez por el Chelsea FC inglés. Debido a una cláusula del contrato que unía a Pedro con el Barça, el modesto Raqui recibirá un total de 420.000 euros por derechos de formación del jugador canario: esto viene a ser algo así como cuatro veces su presupuesto anual.

La celebración es grande en Tenerife. Foto vía Facebook CD Raqui San Isidro.

Jaime Lorenzo, presidente del Raqui, lleva tres años al frente de la institución. En este periodo ha peleado por salir de los problemas económicos y convertir el club en una organización rentable: la inyección de dinero procedente de las arcas del equipo 'blue' representa un espectacular empujón que ayudará a sanear las finanzas y convertir esas deudas en inversiones. Lorenzo declaró lo siguiente al medio local Diario de Avisos:

A lo largo de los tres años que llevo de mandato como presidente, he quitado unos cuantos embargos. Cuando cogí el club tenía 300.000 euros de deuda y ahora mismo solo se debe 22.000 euros a la Seguridad Social, más un préstamo que hay con Cajasiete. Con este dinero que nos va a llegar saldaremos estas deudas que tenemos pendientes.

La ambición del presidente va más allá: el mandatario considera que este ingreso les abrirá la puerta a nuevos fichajes y convencerá a más jugadores a formar parte del Raqui para subir de Tercera a Segunda B, seguir creciendo como institución… y quién sabe, quizás abrirse paso en el complejo sistema de divisiones de ascenso en el fútbol profesional español.

Para evitar quedar como los típicos hijos malcriados que reciben inesperadamente una herencia y se lo gastan en lo primero que se les cruza, Lorenzo tiene un ambicioso plan de inversión que aseguraría ingresos fijos mensuales. Así, el presidente pretente "comprar un bloque de viviendas para que sean alquiladas" con el objetivo de "garantizar un dinero para el club" y "no depender de subvenciones del Ayuntamiento y Gobierno de Canarias".

Celebraremos una asamblea de socios para intentar aplicar en los estatutos que estos pisos no se puedan vender ni hipotecar. Nos aseguraríamos unos ingresos de entre 5.000 y 6.000 euros al mes.

Aunque invertir en el ladrillo no viene siendo la idea más original de la galaxia, lo que queda claro es que jamás es mala idea apostar por la formación de jugadores. Después de todo, siempre podría caerte una retribución por haber ayudado a formar a un supercrack.

[Mirror] [MD]