A dios rezando y con el mazo dando: Una oda a La Montra*

FYI.

This story is over 5 years old.

A dios rezando y con el mazo dando: Una oda a La Montra*

OPINIÓN// Silvie Ojeda trae una reflexión alrededor de la figura y carrera de la artista Rita Indiana Hernández.

Como salida de una película futurista de los años sesenta, me encontré hace años con "La montra" quisqueyana: dos metros de altura, un cuerpo lineal casi como figurín de alta costura, el pelo corto pegadito a la cabeza y una mirada penetrante, resultado (creo yo) de sobrevivir el asesinato de su padre en el Bronx a los 12 años. Amante de la lectura desde muy corta edad, aprendió a expresarse en universos complejos y muy locales, de ahí tal vez lo alucinante de sus producciones artísticas. Empezó escribiendo un libro de cuentos (Rumiantes, 1998) en el cual deja ver su sediento interés por las tradiciones mágico-religiosas caribeñas insertas en las ciudades latinoamericanas donde se untan de narcotráfico, delincuencia y desorden constituyendo así ese universo único en el que habita la gran Rita Indiana Hernández.

Publicidad

Novelista, poeta, compositora, productora, actriz, directora, columnista y firme activista de sus causas, es sobretodo una creadora de formas culturales que sirven como binóculos para observar de lejos la realidad que termina en un relato sincopado atravezado de poesía beat y slang dominicano. Con sus siguientes producciones literarias La estrategia de Chochueca (2000) y Ciencia Succión (2001), Rita Indiana devela su amor por la cultura pop latinoamericana y norteamericana en ese juego, a veces inofensivo y otras veces macabro, de emulación con aquello que aparece en televisión, sobretodo en el momento aquel en que los jóvenes o adolescentes están buscando su identidad. La estrategia de Chochueca se agotó muy pronto en las librerías locales debido al siempre restrictivo tiraje pequeño que tienen los nuevos talentos, lo que la convirtió en un culto literario fundado en la fotocopia furtiva. Una pieza de literatura sociológica que nos aleja de las imágenes paradisiacas y publicitarias de una Dominicana con palmeras, cielos azules y mar, mientras nos encierra en las andanzas de una mujer joven quien, entre la clase media y el lumpen, busca hacer una ruptura radical con aquella sociedad religiosa, moralista y censuradora que existe en la mayoría de las ciudades latinoamericanas, mientras se deja llevar por la música, las drogas, la fiesta y el sexo.

Esta novela se comunica de manera especial con Qué viva la música de Andrés Caicedo, sugiriendo un submundo melómano, desaforado, afrolatino y urbano el cual le obliga a La Montra a entregarse con talento y sin mayores conocimientos musicales a la aventura de hacer real la banda sonora de dicho magma social. Así nacen Miti Miti y CasiFull, dos proyectos en los que Rita Indiana explora las músicas tradicionales dominicanas que mezcla con sintes y beats electrónicos. Altar Espandex es el único álbum de Miti Miti, la dupla constituida por la artista multimedial puertorriqueña Raina Mast y Rita Indiana, que nació en un mágico encuentro en Brooklin, NY, de estas dos mujeres contestatarias y críticas del rol que heredaron del mundo, y que mediante su música, denotan la necesidad de liberar el arte de los estigmas patriarcales y de género tan presentes en nuestra cultura latina. Con espontaneidad y valiéndose del dub, el punk y el electro nos lanza de cabeza en un abismo psicodélico tropical del que es difícil regresar. CasiFull por su lado nos encierra en el garaje de una casa en los suburbios de Santo Domingo y da cuenta del cotidiano dominicano con sus dificultades, sus cortes de luz, su música caribeña sonando en la radio.

Publicidad

El repentino éxito underground de estas dos iniciativas musicales sentó las bases para el proyecto musical centroamericano más original e interesante que haya escuchado: Rita Indiana y Los Misterios. Este rompió el escenario musical con una propuesta construida con filigrana que incluye todos los elementos del universo que La montra venía trazando en su literatura con su aguda forma de percibir y plasmar su realidad. Su único álbum, El Juidero, abarcó varias temáticas que después encontraríamos en las columnas de opinión que escribe Hernández desde el año 2014 en el diario El País y que le ha dado un lugar entre las 100 personalidad latinas más influyentes. La migración y el retorno se vuelven un himno en su single "La hora de volvé", su tirria por la fama y la popularidad infundada se evidencia en "Maldito feisbú" y su postura frente a la soberanía alimentaria vs la selva de concreto se vuelve oda a la semilla en "Jardinera".

Cuando leemos a Rita sentimos que hasta podemos escuchar la música, cuando escuchamos su música leemos sus entrelíneas políticas y activistas sin ninguna dificultad y cuando vemos sus videoclips se mezclan todos los ingredientes para una experiencia única, rica y muy completa.

Después del álbum El juidero, la artista lanza su segunda novela Papi, una novela versátil que pone en evidencia la fenomenología del consumo: un papi latinoamericano, narcotraficante que aparece intermitentemente en la vida de su hija, una niña solitaria que le espera en un Santo Domingo decadente en medio de la bonanza del narco de los años ochenta y noventa. Un obra magistral de literatura pop latinoamericana que se vale de todos los lenguajes posibles de un Caribe que no deja de ser contado, narrado, odiado y admirado y que se deslinda de la etiqueta de "realismo mágico", que impuso como condena pero sin intención García Marquez sobre todos los novelistas caribeños que dejan entrever en sus letras el indeterminado límite entra la realidad y la ficción.

Tras el rotundo éxito de su novelística, La montra se retiró de los escenarios musicales harta de la popularidad y del "music business" al cual en varias ocasiones le profirió su asco y desaprobación. Dedicada a lo suyo, ha escrito durante años su columna de opinión en El País y ha logrado terminar nuevas novelas que presentó en años anteriores en la Feria del Libro de Bogotá.

La buena noticia es que el mes pasado regresó con su single y video "El Castigador", una nueva crítica a los políticos corruptos que denuncia los abusos de poder que se dan en cualquier país del mundo. Con esta nueva obra, en la que aparece como Rita Indiana (sin Los misterios) confirma que tiene creatividad y contenidos para rato y que ese submundo caribeño, urbano y encubierto que relata tiene todavía mucho para decir y para denunciar. Mis más profundos respetos a esta mujer valiente, creadora, firme y talentosa que no se guarda nada para si y que con sus obras va cambiando las reglas del mundo grotesto, opresor y moralista en el que ninguna de nosotras desea vivir. Y qué viva la libertad!

*Su apodo, en un castellano muy dominicano, hace referencia a la expresión coloquial "es un monstruo" cuando nos referimos a alguien muy bueno o talentoso.