comida enlatada

Asistí al festival de Spam más grande del mundo

Así como el durio, el queso amarillo o la hueva de salmón en pasta, el Spam divide opiniones. Pero en Hawái lo aman, por lo cual es la sede ideal para este festival dedicado a la carne enlatada: Spam.

por Natalie B. Compton; traducido por Elvira Rosales
09 Mayo 2017, 2:00pm

La temporada de festivales está en pleno auge, o eso dicen mis redes sociales. Si bien normalmente no me encontrarás sudando entre ropajes dignos de Coachella acostada en el pasto en medio de la nada, es cierto que puedo hacer una excepción por el motivo correcto. El motivo es carne enlatada.

El Waikiki Spam Jam es la celebración más grande del mundo en honor a las lajas de cerdo procesado Hormel. Así como el durio, el queso amarillo o el Smörgåskaviarla (hueva de salmón en pasta), el Spam es amado u odiado. Pero en Hawái es lo máximo, por lo cual es la sede perfecta del festival de Spam más grande del mundo.

La mañana del Spam Jam 2017, el cielo se cubrió de nubes sobre Honolulu. Un poco de melancolía no iba a detenerme a mí y a los otros carnívoros de ir corriendo al festival callejero. Desde mi balcón en el Outrigger Waikiki, pude observar a los vendedores preparando sus puestos bajo carpas blancas a lo largo de la Avenida Kalakaua. En el lobby, los huéspedes corrían hacia las mesas para comprar recuerdos del Spam Jam como playeras, bolsas y peluches en forma de Spam musubi.

Recuerdos del Spam Jam. Todas las fotos son de la autora.

El Spam Jam atrae a miles de fanáticos cada año.

Spam musubi envuelto.

El año pasado, Spam Jam atrajo alrededor de 25,000 asistentes. Y no todos son locales. Los Spam Jammers recorren largas distancias para asistir al evento, como los británicos Mark y Anne "Amo el Spam" Benson. En 2016, Mark hizo oficial su amor por el producto enlatado al cambiar legalmente su segundo nombre a "Amo el Spam".

"Tengo el permiso de la Reina, la Reina dijo que sí", me contó Mark. "Ahora todos mis documentos, mi pasaporte, todo lo dice".

La pasión de Mark por el Spam se remonta a su infancia.

"Cuando era niño, mi abuelo solía mandar cartas desde la guerra diciendo que había intercambiado raciones con los estadounidenses y a menudo traía Spam", dijo Mark. "Cuando regresó de la guerra, consiguió trabajo en un fábrica y una de las cosas que hacían era Spam. Desde entonces está en casa, desde que era niño".

Mark y Anne "Amo el Spam" Benson con sus dos hijas.

Cuando él y Anne comenzaron a salir, Mark la introdujo en este mundo y desde entonces la pareja come carne de cerdo procesada de tres a cuatro veces a la semana. Su variante favorita es Spam carbonara.

Anne sabía que el sueño de Mark era visitar el museo Spam en Estados Unidos, pero volar desde Liverpool hasta Minnesota era costoso. En secreto, contactó a Hormel y en San Valentín reveló que iban a casarse en el museo, cortesía de la compañía. Una semana más tarde, Hormel los envió a Waikiki para disfrutar de una luna de miel Spam Jam.

"Hormel hizo todo por nosotros, es un sueño hecho realidad", dijo Mark.

Spam bañado en chocolate.

El Spam pho del chef Shoji Namatame.

Spam pizza.

Con el Spam Jam en pleno apogeo, caminé entre la fila de tiendas y comí Spam. Me sentía bien al saber que era una comelona humanitaria. Todas las ganancias recaudadas en el festival serán donadas al Banco de Alimentos de Hawái y las caridades locales.

El festival ofrecía las variantes típicas, como el Spam musubi y el Spam con arroz frito; y variantes inesperadas como pizza horneada y bocadillos de macarrones con queso. Un chef incorporó el Spam a su receta de pho. Otro más preparó Spam takoyaki.

"Hicimos nuestro Spam hoy, seguimos el mismo procedimiento que con la carne en granos", dijo el chef de Eating House 1849, Michael Leslie. Él preparó una versión alternativa del sándwich Reuben con Spam, servido en un rollo taro infusionado con semillas de alcaravea y, como guarnición, ensalada de papas con Spam.

Eating House 1849 preparó su propio Spam casero.

Reuben con Spam casero.

"Lo que me gusta hacer en casa es prepararlo muy crujiente, hasta que parezca tocino", me dijo.

Los asistentes estaban entretenidos mirando bailarines de hula-hula y escuchando la música del ukulele. Las reinas de la belleza locales posaban frente a las cámaras. Miré a Bobbi Helga detenerse para sacarse una foto en un barco falso navegando sobre un mar de latas de Spam. Ella es originaria de Laguna Beach, California, y ahora considera Oahu su hogar.

Las reinas de la belleza posan para las fotos con el público.

Honoka Katayama del dúo de ukulele Honoka & Azita.

"Crecí comiendo Spam", me dijo. "Lo amo. A dos de mis hermanas no les gusta".

Sus amistades surgen alrededor del fanatismo por el Spam también. Son justo esas personas que van a Waikiki cada año para el festival.

"La gente viene a la ciudad solo para esto", dijo Bobbi. "Vienen cada año solo por el Spam Jam. Los conocí hace 12 años".

Bobbi Helma asiste al Spam Jam cada año y vive en Oahu desde hace 16 años.

Spam katsu.

Una toalla de Spam a la venta en la tienda de Spam.

La lluvia comenzó entrada la tarde, pero para la noche se detuvo. Las antorchas tiki brillaban alineadas a lo largo del camino mientras los fanáticos del Spam comían hamburguesas Spam, katsu Spam y manapua Spam. Para las 9 PM, había comido más Spam del que una persona debería comer en toda su vida. Compré un paquete de Spam bañado en chocolate y lo puse en mi nueva bolsa Spam para llevarlo a casa. Mis amigos lo amarán o lo odiarán.