el diego

Casa junto al mar y fichajes bomba, Maradona pide "nada" para dirigir en los Emiratos

Diego Armando Maradona sacó a relucir su estatus de divo y pidió varias comodidades para aceptar dirigir al Al-Fujairah SC de la segunda división de los Emiratos Árabes Unidos.
8.5.17
PA Images

Si hay alguien que puede ponerse sus moños para aceptar un contrato como director técnico de un equipo de segunda división en los Emiratos Árabes Unidos, ese es Diego Armando Maradona. La ventaja de ser uno de los mejores ex futbolistas de todos los tiempos tiene muchísimas ventajas en la vida de retirado, desde cenas gratis en la ciudad de tu amores -como lo es Nápoles para Diego- hasta exigencias de otro mundo para convertirte en técnico de un equipo de futbol prácticamente desconocido.

Publicidad

De acuerdo al diario Clarín, el contrato recién firmado por el máximo ídolo de la Argentina (no, Messi, tú no, al menos hasta que hayas ganado algún torneo mayor con la Albiceleste) no tiene nada que envidiarle al contrato de Zidane, Mourinho, Guardiola o Conte. "El Diego" pidió nada más que una casa de dos pisos en una de las zonas más exclusivas de Fuyaira -clima que también le pareció propicio, ya que suele hacer mucho menos calor que en Dubai- con vista y salida al mar, además de la libertad para poder comprar a jugadores de su preferencia.

El Al-Fujairah volteó a ver al astro argentino para encabezar su proyecto que pretende ascender a primera división y consolidarse, en teoría, bajo las órdenes de Maradona. El problema es que por más estrella que haya sido como jugador, el creador de la "Mano de Dios" no presume las mismas credenciales cuando se trata de tomar el control de un equipo; basta recordar el desastre que dejó en Argentina (y eso que contaba con una plantilla tan talentosa como para jugar sin un orquestador).

Maradona recorrió las instalaciones de "su" nuevo estadio este fin de semana y no tardará en sumarse al equipo, pues el arranque de la temporada se tiene previsto para el 1 de julio.

A quién no le gustaría ser Diego de grande.