Drogas

De los 50 años de la "guerra contra las drogas" al #DromoFest

Hoy arranca un festival digital de dos días con música, humor, historia, ciencia y gastronomía para entender de qué hablamos cuando hablamos de drogas.
16.6.21
dromofest de qué hablamos cuando hablamos de droga
Ilustraciones dromofest

Artículo hecho en partnership con Los Dromómanos

Crecí en una casa donde las drogas suponían problemas. Durante toda mi infancia y adolescencia tuve la idea de que cualquier sustancia psicoactiva era mala. No había mucho más detrás de ese razonamiento. Sin explicación alguna, reproduje en mi cabeza y en mis decisiones un prejuicio, un estigma y un discurso impuesto por otros sin preguntarme por qué. 

Publicidad

Hasta mis 25 años dije no a las drogas sin saber que Nancy Reagan había implantado ese eslogan en la cabeza de millones de personas como parte de la guerra contra los narcóticos que su marido, el entonces presidente de Estados Unidos, llevó a la máxima expresión en la década de los 80.

Pensaba que las drogas significaban adicción, problemas psicológicos, muerte. Nunca nadie me explicó que existe un consumo responsable, que hay reducción de daños, que las drogas no son necesariamente malas. 

 Como casi toda mi generación, crecí bajo un discurso que mañana cumple 50 años. El 17 de junio de 1971, Richard Nixon declaró a las drogas como “el enemigo público número 1 de Estados Unidos”, en medio de la Guerra Fría. Dos años después se fundó la DEA y en las últimas décadas hemos visto como Colombia, México o Filipilinas iniciaron sus propias guerras contra el narcotráfico.

Pero la guerra contra las drogas no tiene que ver con las drogas. Es uno de los temas que quizá más prejuicios, ignorancia y desinformación ha provocado. Me ha costado recorrer el continente dos veces y ver que la violencia y el crimen organizado tienen mucho más que ver con el control de territorio que con las sustancias per sé. 

Las invenciones de la cocaína

Durante el siglo XIX, cuando se descubrió la morfina y la cocaína, las drogas no estaban prohibidas. Los médicos recetaban opiáceos —y también cocaína— como medicamento milagro para el asma, el delirium tremens, los cólicos menstruales, enfermedades gastrointestinales, cefaleas y dolor en general. La consumidora promedio era una mujer de clase media-alta y en el catálogo de Sears & Roebuck de 1890 se ofrecía una jeringa y una pequeña dosis de cocaína por $1.50 dólares. 

Entre finales del siglo XIX y principios del XX, las drogas se mezclaron con el racismo: la cocaína se utilizó para criminalizar a los negros, sobre todo del Sur, la marihuana a los mexicanos y el opio a los chinos, que décadas atrás habían sido fundamentales en el trabajo de las minas y la construcción del ferrocarril en la costa Oeste. Desde entonces hasta hoy hay una larga historia de la prohibición, que como resultado solo ha dejado millones de muertes y más consumos problemáticos. 

Publicidad

 Hace unos meses en Dromómanos decidimos lanzar el #DromoFest: De qué hablamos cuándo hablamos de drogas para cambiar la narrativa. Para hablar de música, humor, televisión, historia, ciencia y gastronomía, no solo de muertos y narcotráfico.

Si crees saber lo que pasa en tu país por ver series y películas de narcos, crees que coca y cocaína son lo mismo, que las drogas pueden destruir tu vida o quieres saber como hablar con tus hijos del tema, entonces tienes que ser parte de esto. Estará Señorita Bimbo hablando de su relación con la marihuana, Jis y Trino harán un show sobre su manual de golosinas, Alejandra Márquez Abella y Alfonso Dosal nos contarán por qué nos gustan los narcos de las series, Pedro Schiaffino, Marsia Taja y Jaime Rodríguez nos contarán sobre el uso de hoja de coca en la cocina, Jaime Monsalve explicará la relación de la música y el narcotráfico, Paul Gootenberg nos contará la historia de las drogas en América Latina y hablaremos de qué pasaría  si las drogas fueran legales o por qué la región sigue apostando por la militarización. Habrá clases sobre consumo responsable y cómo hablar de drogas con tus hijos.  De todo esto hablaremos cuando hablemos de drogas.

En dromofest.org habrá una visita guiada la exposición DPV: La Guerra Fallida,  pero si estás en Ciudad de México, debes ir el Centro de la Imagen,  para acertarte a la mirada más completa al universo de las drogas, las políticas y las violencias en América Latina. La muestra, producida por VIST PROJECTS y curada por Claudi Carreras es una experiencia única e innovadora que incluye música, cómic, juegos interactivos y el trabajo fotográfico de más de 20 autores.

Hasta hace unos días, una presentadora de radio en México me insistía que regular las drogas pondría en peligro a los menores de edad, a pesar de que un mercado regulado como el del alcohol, justo sería más seguro para cualquier consumidor. Como periodistas, padres, maestros, tenemos que informarnos y ayudar a informar mejor. Reproducir prejuicios causa más años. Los tiempos han cambiado. Es hora de un consumo responsable y de entender que se puede vivir en paz con las plantas y sustancias psicoactivas.