Las ventajas de que cierren los cines

Para algunas personas discapacitadas, ver películas a través del streaming en internet ha sido una experiencia positiva.
SL
ilustración de Seth Laupus
ÁG
traducido por Álvaro García
ilustración de una persona en silla de ruedas viendo una película

Artículo publicado originalmente por VICE en inglés.

Como una persona que necesita usar una silla de ruedas, a menudo me resultan difíciles los viajes espontáneos al cine. Mi cine independiente local tiene solo un espacio para sillas, escondido en la última fila. Si otra persona en silla de ruedas hizo una reservación con anticipación, mis planes para ver una película quedarán arruinados con rapidez. En las cadenas de cine más grandes, los espacios para sillas de ruedas están muy cerca de la pantalla. Cuando fui a ver Wonder Woman, tuve que verla con el cuello estirado hacia arriba. No fue la experiencia cinematográfica que esperaba.

Publicidad

Desde el inicio de la pandemia, es comprensible que mucha gente haya lamentado el cierre de los cines. Pero para algunas personas discapacitadas, el cambio al streaming en internet ha sido una experiencia positiva.

Después de que la industria cinematográfica se apresurara a reflexionar cómo distribuir los nuevos estrenos cuando los cines cerraron por primera vez en marzo, muchas películas llegan ahora a las plataformas de streaming el día en que debían estrenarse en las salas de cine. Trolls World Tour se convirtió en un éxito poco probable durante la primera cuarentena, cuando Universal Studios lanzó la cinta en Apple TV. Generó más ganancias para el estudio en tres semanas de su lanzamiento digital que la película original de Trolls durante cinco meses en los cines, lo que llevó a algunos a cuestionar el futuro del modelo tradicional, donde la película pasa del estudio a los cines.

Otros grandes lanzamientos se estrenaron en las plataformas de streaming el año pasado. En julio, Netflix pagó 56 millones de dólares para distribuir The Trial Of The Chicago 7 después de que el COVID detuviera su estreno en el cine, y How to Build a Girl, protagonizada por Beanie Feldstein, fue lanzada en Amazon Prime el mismo mes. Disney usó su nueva plataforma de streaming Disney+ para estrenar el remake de Mulan.

Por lo general, el costo de ver las películas en streaming es significativamente menor que el costo de ir al cine. Disney cobró a los espectadores 27 dólares por un pase “Premier Access” para ver Mulan cuando se estrenó, junto con la tarifa de suscripción mensual de Disney+ de 8 dólares, lo cual es mucho dinero, pero no tanto en comparación con las entradas de cine para toda una familia. Otras plataformas cobran un pago único más pequeño o incluyen nuevos lanzamientos en el precio de una suscripción.

Publicidad

Pero para los espectadores discapacitados, el costo de ver las películas en casa en las plataformas de streaming no es el principal atractivo. Si bien las proyecciones accesibles han aumentado en los últimos años en los cines, no son tan comunes; generalmente son matinés entre semana y solo están disponibles en los cines más grandes. Pero ahora las personas discapacitadas pueden pagar para ver los filmes más recientes en casa, con una descripción de audio y un asiento que les es más adecuado. 

“Sin duda, el streaming es más accesible para mí por varias razones, principalmente porque necesito subtítulos debido a problemas de neurodivergencia y procesamiento auditivo, que obviamente están mucho más disponibles en las plataformas”, cuenta Charli Clement, activista en favor de los derechos de los discapacitados. “Con frecuencia necesito tomar descansos durante las películas debido a mis problemas sensoriales y a mi dolor crónico y fatiga. Por lo tanto, ver las películas en casa significa que no me pierdo nada”.

Como yo, Clement no echa de menos los asientos incómodos de su cine local. “Las sillas de los cines también son muy duras para mi cuerpo, como alguien que padece dolor crónico, así que por lo general las evito siempre que puedo”, señala. “Como entorno, los cines no son realmente accesibles para mí en absoluto”.

Publicidad

El periodista y activista sordo Liam O'Dell también disfruta de la posibilidad de ver nuevos estrenos en casa. Antes tenía que esperar meses para ver una cinta nueva cuando llegaba por fin a una plataforma de streaming, pero para entonces el discurso cultural había seguido adelante.

“Había proyecciones subtituladas cerca de mí antes de que comenzara la pandemia, pero eran muy limitadas y solo estaban disponibles en ciertos días”, dice. “Los espectadores con discapacidad auditiva tenían la libertad de elegir el día que quisieran para ver los últimos lanzamientos”. Sin embargo, las plataformas de streaming le dan a O'Dell “más flexibilidad, libertad y comodidad como espectador sordo”.

La organización benéfica para la igualdad de las personas con discapacidad, Scope, cree que mejorar la accesibilidad en los cines beneficiaría no solo a los espectadores discapacitados, sino a la industria cinematográfica en su conjunto. “Al hablar con sus clientes discapacitados, los operadores de cine podrán asegurarse de incluir equipo, capacitación y procedimientos que les permitirán ganar una base de clientes leales”, señala Alison Kerry, directora de comunicación de Scope. Agrega que el poder adquisitivo de las personas con discapacidad es de aproximadamente 341.000 millones de dólares por año. “Los operadores podrían quedarse con una parte de eso”, dice, “garantizando que una ida al cine sea una experiencia positiva y accesible para sus clientes discapacitados”.

Publicidad

Los cines han sufrido enormemente debido a las clausuras por la cuarentena. La empresa británica Cineworld perdió aproximadamente 1.780 millones de dólares durante la primera mitad de 2020 y ya ha recortado 45.000 puestos de trabajo. Si los cines pueden reabrir, hacer que las proyecciones sean más accesibles podría ser una forma de recuperar las pérdidas, al atraer una nueva audiencia de espectadores discapacitados.

Los cines pueden mejorar la accesibilidad para los espectadores discapacitados de varias formas. Antes de la pandemia, el cine BFI Southbank de Londres ofrecía proyecciones con subtítulos y descripción de audio, y ahora está realizando mejoras en su plataforma de streaming en línea. “Trabajamos para asegurarnos de que el BFI Player, nuestro servicio de streaming, sea lo más accesible posible”, dice Jen Smith, directora de inclusión en BFI. “Este año, el festival de cine BFI Flare London LGBTIQ+ será virtual y todos los largometrajes y cortometrajes en inglés tendrán subtítulos y descripción de audio”.

Otras organizaciones cinematográficas están trabajando para que los cines sean más inclusivos. Shape Arts creó una guía de accesibilidad para cines en asociación con Independent Cinema Office, mientras que la organización de apoyo para discapacitados Dimensions ha realizado proyecciones “relajadas” en los cines Odeon, Cineworld y Vue en todo Reino Unido desde 2011. Principalmente dirigidas a espectadores autistas, estas proyecciones tienen poca luz y sonido, y permiten que las personas neurodiversas hablen y se muevan con libertad.

Publicidad

Un portavoz de Dimensions está de acuerdo en que mejorar la accesibilidad podría brindar beneficios económicos a los cines. “Dado que se estima que el 1 por ciento de las personas en Reino Unido están diagnosticadas con autismo, la oportunidad comercial para los cines y un sinnúmero de empresas diferentes debería ser enorme”, advierte.

Sin una fecha confirmada para el final de la cuarentena en Reino Unido, los cines podrían permanecer cerrados durante muchas semanas más. La industria cinematográfica se enfrenta a muchos desafíos este año, pero los espectadores discapacitados esperan que sus necesidades sean escuchadas a medida que la situación regrese a la normalidad.

“Sé que ha habido cierta aprensión por parte de la industria cinematográfica en torno al streaming y cómo afecta los estrenos de películas y los cines, pero realmente espero que haya más filmes disponibles de esta manera”, dice O'Dell. “Las plataformas de streaming son más accesibles para las personas con discapacidad”.

Clement está de acuerdo: “El COVID definitivamente ha hecho que actividades como el cine y el teatro sean más accesibles, y espero que continúe el streaming de nuevos lanzamientos”.

Es posible que el acto de ver películas en casa nunca iguale la emoción de verlas en el cine, en silencio, con una bolsa de palomitas de maíz recién cocinadas. Pero quizás la pandemia pueda ser el impulso necesario para expandir esta experiencia cinematográfica a todas las personas.