Sexo

Lo que el tipo de tías que te gustan dice de ti

Acercaos, hombres heteros: os estamos viendo.
Hannah Ewens
London, GB
Nana Baah
London, GB
EB
fotografías de Emily Bowler
MA
traducido por Mario Abad
24.3.20
Lo que el tipo de tías que te gustan dice de ti hombre hetero

Casi todo el mundo tiene un “tipo”. Son pocas las personas que salen con alguien por motivos abstractos como “me gusta cómo es por dentro” o “le quiero”. No: la gran mayoría de nosotros seguiremos saliendo exactamente con la misma persona, una y otra vez, hasta que la muerte o el matrimonio nos separe.

Según los psicólogos, esto se debe a que intentamos ocupar ese vacío que dejaron uno o ambos progenitores; según los científicos, es cosa de las hormonas. Pero todos sabemos que es porque somos individuos tristísimos y carentes de imaginación. Si de adolescente te gustaban las típicas rockeras que pasaban de todo, a los 50 seguirás saliendo con chicas que todavía visten todo de negro y llevan rímel. ¿Que te liaste en el instituto con un montón de tías que se iban todos los veranos a estudiar inglés a Nueva York? Pues te van a ir las jefas mayores que tú. ¿Salivas cuando ves a las clásicas gamers con grandes pechos naturales? Has acertado: tu perfil será el de la señora mayor gamer.

Publicidad

El otro día ya os dijimos qué decía de vuestra personalidad el tipo de hombre que os gustaba. Ahora, tíos heteros, es vuestro turno de que ser víctimas de los estereotipos buscando cuál es vuestro “tipo”.

La jefa

La mujer maniática y adicta al trabajo que solo sale con tíos que han estudiado Derecho o algún máster en una universidad de pasta, lo cual es genial para ti, hombre que lee, escucha música difícil y solo duerme seis horas cada noche entre tanta expansión mental (y vas sobrado, que a ti con cinco horas ya te basta).

Sin embargo, vuestra existencia es etérea y fluida: a pesar de llevar cinco años juntos, ella solo ha hablado de ti cinco veces en sus redes sociales. Pero no te importa, ¡ja, ja! Sabes que es malo para la marca personal.

Pero un día, toda esa burbuja de resentimiento explotará como el Vesubio y te tirarás a alguien del banco en el que trabajas o lanzarás su portátil contra la pared.

what your taste in women says about you

La tía buena de Instagram

Aunque está claro que ella tiene otros intereses, su cuenta de Instagram se centra en el hecho innegable de que está buena. Cada vez que sube algo a sus historias, es o bien un meme sobre su menguante salud mental o bien un primer plano muy artístico de sus tetas que miras al menos 13 veces para después enviárselo a tus amigos.

Su sexualidad sigue siendo ambigua, lo que significa que puedes proyectar lo que quieras en ella. Pese a que piensas que es la chica perfecta para ti, te aterroriza el compromiso. Si alguna vez ella abriera tu reacción efusiva de la cara con ojos de corazón a su publicación con el filtro de elfo, su única respuesta sería un like a tu mensaje.

Publicidad

En cuanto te presta un mínimo de atención, tú pasas a la siguiente tía buena de tu lista.

La mujer bougie lit

Ella era la chica que vestía de & Other Stories y por las tardes publicaba colecciones de imágenes sutilmente retocadas con VSCO. Tú no eras más que alguien feliz de acompañarla a Milán y el sur de Francia. ¿Y en verano? Al parque, para disfrutar de una hogaza de pan horneado en casa y de un poco de lectura ligera sobre una manta hecha con lana escocesa al cien por cien.

Tú trabajas en [insertar sector de arte, humanidades o medios], como ella. Claro, tus padres te pasan una asignación mensual. ¿Cuánto? Nunca lo dices. Ahora eres un softboi respetable.

Gran parte de tu personalidad se basa en tu acomodada infancia y en el hecho de que en el colegio se metieran contigo por ser un “mariquita”. Las aspiraciones de autor se las dejas a tu novia, pero llegará un día en que mandes a la mierda a tu madre y hagas un agujero en la puerta de un puñetazo, a modo de amenazante memoria sobre la masculinidad moderna.

La 'influencer' con pocos seguidores

Has estado ahí por ella desde el instituto, siempre leal y dependiente. Vale, sí, una vez la engañaste, pero aquellofue antes de que te convirtieras en un hombre.

La 'influencer' de nivel medio-alto

Ah, ser la media naranja de una bloguera… Las ventajas son numerosas: comidas, habitaciones de hotel y cenas ostentosas gratis en el centro. Y es que eres un tipo al que le gusta aparentar. Además, hace cosa de un año te enganchaste a esto del cuidado de la piel.

Por eso quieres llevar del brazo a una mujer que sepa diferenciar una Pentax K-70 de una SK-II, a Mario Testino de Mario Badescu. Una mujer con una buena colección de Diptyque Baies. Tú haces que ella luzca bien (sí, porque eres su director creativo y de fotografía, pero sin el sueldo), pero, sobre todo, ella hace que tú luzcas bien. Estar con una influencer significa estar expuesto: que te miren, te observen. El resto de chicas no llegan a esto.

La chica que podría ser tu hermana

Tu avatar en todas las redes sociales es una foto tuya “por ahí” con una chica cuya relación contigo resulta cuestionable. Ahí estáis los dos: en el parque, la playa, en la cima de una montaña, con vaqueros azules, chalecos acolchados y gorros con pompón. Miraos, sonriendo, con exactamente la misma curvatura en la comisura de los labios. Ahí estáis ambos, mirando a cámara con determinación como si fuerais modelos en una sesión de fotos para una app de banca online. Ahí estáis, vestidos como si fuerais putos gemelos.

Cada vez que alguien comenta esto, os miráis el uno al otro, prolongando esa mirada cómplice más de lo necesario, y decís: “Sí, la gente siempre nos lo dice”. Y a continuación tú le pasas la mano por la espalda

Publicidad

Si la chica es realmente tu hermana, tenéis una de esas relaciones muy “cercanas” en la que os enviáis selfis, habláis de vuestra vida sexual con todo lujo de detalles y compartís cama de adultos. Si es tu novia, tienes una hermana a la que odias.

alt girls are your type straight men

La alternativa

Pensarías que este tío tiene cicatrices de mordeduras de serpiente y todo un brazo tatuado con temática de Pesadilla antes de Navidad. Sin embargo, quienes tienen amigos alternativos saben que sus novias suelen ser chicas normales que trabajan de comerciales, escuchan música house y son demasiado buenas para ellos.

La chica alterativa-vegana con aros en la nariz, pantalones cortos de running de American Apparel y rímel que proclama a los cuatro vientos “Voy a hacerte la vida imposible”⎯ suele tener como pretendientes una combinación de tíos que habrían sido unos capullos con ella en el instituto, gamers que pagan para ver vídeos porno y humoristas venidos a menos.

Si no perteneces a ninguna de esas categorías, probablemente coincidisteis en Happn porque estuvisteis en el mismo festival de música europeo.

@hannahrosewens / @emmaggarland / @nanasbaah

Este artículo se publicó originalmente en VICE Reino Unido.