Internet

Disfruta las cuentas 'Qué ____ eres' en Instagram mientras puedas

Tenemos algunos días hasta que todo internet empiece a odiar esta tendencia con intensidad.
21 Julio 2020, 3:13pm
What Dog Are You Instagram
Ilustración por Dessie Jackson

Artículo publicado originalmente por VICE Estados Unidos.

Hace dos semanas, alguien abrió una cuenta de Instagram llamada "What Dog You Are" (Qué perro eres), que combina imágenes de... ¿a quién quiero engañar? Probablemente ya sabes todo sobre "What Dog You Are" y ya obtuviste una decena de mensajes de una foto de un Schnauzer de aspecto tonto con tu nombre en letras de neón. Tal vez has visto la misma cuenta, solo que en lugar de perros, es para gatos.

Las páginas "¿Que _____eres?" han explotado en las últimas dos semanas. Hay cuentas para animales (perros, ranas, erizos, vacas, ratas, peces, cabras, osos, caballos, babosas marinas, hurones y pájaros); celebridades (Dolly Parton , Timothée Chalamet, Guy Fieri, Lady Gaga y Danny DeVito); cosas aleatorias (muñecas, sándwiches, montones de basura, inodoros, memes, imágenes malditas, objetos aleatorios literales), la lista continúa. El chiste se explica por sí mismo: las fotos contienen nombres aleatorios que presuntamente capturan la personalidad de las personas con ese nombre. Un nueva cuenta "¿Qué ___ eres?" surge cada cinco minutos, y en unos pocos días logran obtener decenas de miles de seguidores.

La prensa, como era de esperar, ha enloquecido con estas páginas de memes. Insider las llamó "gratificantes" y "divertidas"; Mashable las elogió como "hilarantes"; Esquire declaró que eran "imposibles de odiar". Sin embargo, me gustaría plantear una visión diferente del fenómeno: tenemos unos cuantos días hasta que todos en internet comiencen a odiar estas cuentas.

Es posible que te hayas reído la primera vez que viste un chihuahua de aspecto trastornado con tu nombre pegado sobre él; tal vez incluso te reíste del jerbo que siguió, y el contenedor de basura que vino después de eso. Pero ahora tu cuenta está atiborrada de estas malditas cosas, y estás empezando a hartarte de ellas. ¿Por qué? Porque una vez que has visto tres, las has visto todas.

Como señaló mi colega Ashwin Rodrigues, es solo la última instancia donde "internet confunde la especificidad con el humor". No nos gustan estas imágenes porque son divertidas; nos gustan porque nos sentimos vistos. Pero el efecto de especificidad disminuye cada vez que aparece un nuevo meme con tu nombre, y se deprecia aún más con cada nuevo nombre que recibe el tratamiento "¿Qué ____ eres?". Una vez que nos damos cuenta de que estos memes no se adaptan realmente a nosotros de una manera significativa, se sienten baratos, vacíos y sin gracia.

No es la única razón por la que estas cuentas están destinadas a desaparecer. Si observas los nombres que tienden a aparecer en estas páginas, encontrarás varios Todd, Amy, Chuck, Elizabeth, Eric y Emily. Sin embargo, faltan nombres que no sean caucásicos. Estas páginas enfrentan el mismo problema que su predecesor espiritual, el collar con tu nombre: los nombres "convencionales" son generalmente nombres de personas blancas, y si no tienes uno... mala suerte. (Una versión alternativa de este blog, propuesta por mi colega Bettina Makalintal: "Soy demasiado étnica para los memes").

Algunas páginas "¿Qué ____ eres?" han evitado este problema haciendo que la gente envíe sus nombres a través de mensajes directos y seleccionando manualmente las imágenes que "encajan". Aquí tenemos otro campo minado: para garantizar un lugar en la parte superior de su lista, muchas cuentas te invitan a donarles dinero a través de una aplicación como Venmo. Si quieres darle dinero a alguien para que busque en Google una foto de una ardilla y le ponga tu nombre en Photoshop y la publique en internet, por supuesto, adelante. Pero un puñado de cuentas afirman que están dando las ganancias de estas donaciones a organizaciones benéficas, lo que plantea la pregunta: ¿qué demonios está pasando?

El joven de 16 años que dirige "What Dog You Are", cuyo nombre no publicaré, escribió en su sitio web que "una donación de CashApp coloca tu nombre en la parte superior de la lista". Los únicos detalles disponibles sobre lo que realmente significa una "donación" son los siguientes: "Donamos las ganancias de CashApp a un increíble refugio de rescate animal. ¡Por favor échale un vistazo!". Vamos a analizarlo: ¿Qué constituye "ganancias"? ¿Dónde marca este adolescente la línea divisoria entre los gastos, que aparentemente no divulga, y el dinero de sobra, que presuntamente dona? Un punto a favor de esta persona es que publicó un recibo por una donación de 1.000 dólares al Royal Animal Refuge, lo cual es genial. Pero, ¿cuánto dinero ganan realmente los dueños de las cuentas a través de las "donaciones"? ¿Cómo saben sus seguidores si el dinero que donan se destina al cuidado de animales vulnerables, o al pago de una nueva consola de videojuegos?

No estoy aquí para iniciar una investigación sobre un joven de 16 años con una cuenta de memes, o para intentar cerrar este tipo de páginas por falta de inclusión, o incluso para estropear la diversión de cualquiera que las disfrute. Al igual que los cuestionarios de BuzzFeed con temas idénticos y los filtros de Instagram que los precedieron, realmente no me importa para nada. Lo único que digo es que para la próxima semana todos estaremos gritando sobre cómo una de estas páginas de Instagram está dirigida por un supremacista blanco, otra básicamente malversó dinero de una organización benéfica, y otras seis están controladas en secreto por el Kremlin.

Tal vez te encanta enviar fotos tontas a tus amigos con sus nombres y eso está bien. Sólo ten en cuenta que el final está cerca, y a menos que bloquees "qué perro eres" en Twitter en este momento, esta tendencia te va a hacer perder aun más tiempo de lo que ya ha hecho. ¡Considérate advertido!

Sigue a Drew Schwartz en Twitter.