Publicidad
rituales

La guía Broadly para el solsticio de invierno

Esta noche es el solsticio de invierno, el día más corto del año y un acontecimiento muy especial para los paganos. Os explicamos cómo celebrarlo adecuadamente, ya sea bebiendo vino y practicando la matanza anual de vacas, con las cartas del Tarot, o...

por Gabriela Herstik
21 Diciembre 2016, 10:55am

El solsticio de invierno, también conocido como Yule o Júl, es el día más corto del año para las personas que vivimos en el hemisferio norte. El solsticio de invierno nos trae la noche más larga del año y el día en que el sol está en su punto más meridional, visto desde la tierra. Es el momento perfecto para reflexionar y centrarte en qué quieres cultivar y ponerlo de manifiesto a medida que los días se van volviendo más largos.

Un poco de historia

Aunque el solsticio de invierno lleva miles de años celebrándose de diferentes maneras, la forma en que los celtas eligieron celebrarlo es excepcionalmente destacable: Stonehenge era el lugar donde los buenos de los celtas se reunían cuando llegaba el solsticio. Stonehenge está estratégicamente alineado para enmarcar la puesta de sol del solsticio de invierno. En la cultura celta, el solsticio de invierno también marcaba el momento en el que las vacas estaban listas para la matanza y el vino y la cerveza estaban listos para su consumo (brindo por eso).

Hoy en día, diferentes grupos neopaganos honran el solsticio junto con el cambio de estación, o la "rueda del año". En la Wicca, que se basa parcialmente en las prácticas de los celtas antiguos, el Yule marca el comienzo del reinado del Rey del Roble, que arrebata su puesto al Rey del Acebo. El Rey del Roble y el Rey del Acebo son arquetipos —o diferentes caras— de Dios. Este solsticio marca un cambio, un retorno a la luz y un cambio en la energía de la madre tierra. Una vez comience su reinado, el Rey del Roble gobernará hasta el solsticio de verano, o Litha.

¿Y ahora qué?

Como el solsticio de invierno cae tan cerca de Año Nuevo, es el momento perfecto para la autorreflexión. El viejo dicho "adiós a lo viejo y bienvenido lo nuevo" parece muy apropiado para este momento. Aunque algunos autores clásicos sobre la Brujería y la Wicca piensan que las celebraciones como el solsticio deben ser observadas y no celebradas —lo que significa que ahora no es el momento de hacer hechizos—, el solsticio parece la puerta de acceso perfecta para practicar algún tipo de magia mística y radical.

Crea un altar

Si estás preparada para conjurar algo de energía y aprovechar al máximo el solsticio, no temas. A medida que cada día sea más largo y haya más luz, es importante centrarse en lo que queremos cultivar en la estación que llega.

Una buena manera de usar la energía de esta noche es crear un altar, que es el término políticamente correcto para denominar a una colección de cosas bonitas que hagan aflorar tus sentimientos. Crear un altar es como un carrito de compras cósmico por el cual no tienes que pagar. Los altares decorados con elementos de temporada son siempre un plus: coloca un poco de muérdago para el amor, algunas agujas de pino para la abundancia y la longevidad y algunos copos de nieve si te sientes invadida por el espíritu invernal. Reúne objetos que representen lo que más deseas de este próximo año y ordénalo todo de una manera estéticamente agradable en un lugar que vayas a ver a menudo. Meditar frente a tu altar reforzará todavía más el poder de tus deseos.

Escribe tu verdad y préndele fuego

Si nunca has escrito tus sentimientos en un papel y después lo has quemado, te has perdido lo mejor. Una buena manera de centrarse en la energía del solsticio es escribir una lista con todo aquello de lo que quieres deshacerte y luego quemarla. Después, haz lo mismo con lo que más desees y quema esa lista también (si te interesa, en The Numinous encontrarás un fantástico ritual). También es muy divertido hacer esto en Año Nuevo.

Tarot, claro que sí

Si lo que te interesa es escuchar al universo, utilizar una baraja de cartas de tarot para trabajar con el solsticio es probablemente tu mejor apuesta. Puedes extraer una sola carta si lo que deseas es saber qué tienen que decirte las fuerzas que actúan en esta época del año, o puedes realizar una lectura completa para establecer tu objetivo para el año que viene. Tómate el tiempo necesario para sentarte con tus cartas, pide consejos para el invierno que llega y escucha: a menudo se necesita quietud para encontrar las semillas que necesitan ser sembradas.

Se supone que la magia tiene que ser divertida, así que no te avergüences de ello. Haz una clase de yoga con tus propósitos en mente, trabaja con la magia de la velas, o haz un sigilo. Incluso puedes hacer algo de magia sexual, sola o en compañía, y pensar en lo que deseas cuando llegues al orgasmo. (No temas: la magia sexual no tiene por qué ser traumática, es simplemente otra forma de liberar la energía creada para servir a un propósito, en este caso a través de un orgasmo).

No olvides que el solsticio de invierno es el día más oscuro del año. Y, contrariamente a la creencia popular, ¡la oscuridad no significa maldad! Yule es el momento perfecto para sentarte y convertirte en dueña de la parte más oscura de tu ser. Aunque a menudo se nos dice que vivamos en nuestra luz, no podremos hacerlo hasta que hayamos dominado nuestras partes más oscuras. Este solsticio, invita a tus demonios a tomar café. Aprende de tu oscuridad y céntrate en lo que quieres que te traiga la luz el próximo invierno.