FYI.

This story is over 5 years old.

Low to High Records: vinilos de exportación

Andrés Cáceres nos contó su experiencia con Low to High Records, de la importancia de que la música cuente alguna historia y de la mediocridad.
Foto por Camilo Villegas, archivo del colectivo Low to High.

Con esta serie quisimos dibujar el mapa sonoro de nuestro país a punta de colectivos de personas activas, que están uniendo talentos para agrandar la escena local.

Cuando en 2011 Andrés Cáceres le puso nombre a su proyecto personal, la única intención que tenía era recrear, de una manera sencilla, el tipo de música que quería poner: "Simplemente me gustaba la música deep a techno, y pensé en Low to High como la definición literal del concepto musical". Hoy por hoy el nombre, como la vida misma, le sirvió de metáfora a Cáceres, pues ahora se encuentra en la cabeza no de un proyecto personal, sino de uno de los colectivos y sellos discográficos más activos de la escena nacional, poniéndose incluso en el radar internacional.

Publicidad

La motivación inicial de mostrar su música y la de artistas que le gustaban fue mutando al igual que el gusto que le tenía Cáceres al minimal, del que se fue cansando paulatinamente. Asimismo, se dio cuenta del potencial que tenía entre manos, y fue aterrizando su proyecto en forma de sello discográfico. El proyecto dejó de ser personal desde hace dos años, época en la que, aparte de sacar su primer vinilo, conoció a Juan David Ramos en una juerga decembrina, un 24 de diciembre en Baum. "Mi vinilo estaba en el #1 del top de decks.de encima de dos vinilos de Ricardo Villalobos, y Juan David se acercó a felicitarme con sus hermanos. Son una tripleta de hermanos muy particular, pero Juan David y yo siempre nos entendimos para unas y otras, siempre".

Aparte de Juan David, Andre y Nils le dan una manito al colectivo en Berlín, distribuyendo los vinilos del colectivo y encargándose de que Low to High esté presente en tiendas de todo el mundo, desde Tokyo a Nueva York. Y este es quizá el mayor orgullo de Cáceres, que desde el inicio de este cuento ya llevan en su cuenta 16 Eps digitales y 6 vinilos, los cuales se han trepado a los tops de tiendas como Juno y Beatport. Sus tracks han sonado en los sets de artistas como TiNi, Bill Patrick, Matthew Dekay y Apollonia, quien puso a sonar un temón de Pablo Marco (el artista internacional que ha estado presente en el sello desde el inicio) en el ENTER, el festival de Richie Hawtin.

Publicidad

Su más reciente adquisición es Santiago Ayerbe, un artista encargado de diseñar el cover del último EP y el flyer de su primera fiesta, el triunfo más reciente de Low to High: "Este takeover tuvo tres fechas en Medellín, Cali y Bogota, y ¡fue la bomba! Tuvimos un público maravilloso que bailó nuestra música de principio a fin en las tres ciudades". Esta es la nueva dirección del colectivo, que aparte de sello, pueda desarrollar un nuevo concepto de fiesta que pegue en la escena bogotana. Todo un reto.

Hablamos con Cáceres acerca de su experiencia con este colectivo, de la importancia que la música cuente alguna historia, de sus inspiraciones, de la escena nacional, y de la mediocridad: "Yo no sé si todavía soy un mediocre. Por eso hago música 24/7, para dejar de serlo pronto".

Han tenido unos cuatro años bien movidos. ¿Cómo ha sido tu experiencia con este colectivo hasta el momento? ¿Lo mejor, lo peor?

La experiencia no es más que gratificante en todos los sentidos. De lo mejor: conocer a tantas nuevas personas, muchas de ellas de lugares que ni siquiera he visitado. La música realmente conecta o desconecta a la gente y este colectivo es prueba de eso, aunque son más los que se conectan. No estoy hablando solo de una relación entre DJs y productores, sino también de personas que solo buscan bailar y llenar sus vidas cotidianas con música.

Es muy gratificante cuando llegas a un bar y tus amigos te preguntan cuándo sale tu próximo vinilo, o qué tienes en mente para después, o cuándo es la próxima fiesta; incluso gente que todavía no conoces te dice que te ha escuchado. Eso significa que a la gente le importa, que quieren saber de la película. Otra delicia que he vivido es que Low to High me ha abierto todas las puertas por las que he pasado, y eso que todavía me faltan muchas. Si en este momento tenemos un lugar para sonar en discotecas como Billares Londres, que es nuestra casa, y que la gente nos conozca, es porque nos hemos ganado el cariño y el respeto de mucha gente gracias a lo que hacemos.

Publicidad

Y lo peor… No creo que sea tan relevante en este momento de mi vida porque es una etapa que ya quemé, pero ha sido decepcionante haberme encontrado personas en el camino que por pura envidia prefieren no apoyar el progreso de la gente que si tiene el potencial para sobresalir aquí y en el exterior, incluso cuando has trabajado para ellos. En este momento me encuentro en un lugar muy privilegiado y siempre doy gracias por las oportunidades, pero es un hecho innegable que a algunos de los que mejor lo hacen en Bogotá les han cerrado las puertas sin ninguna razón de peso.

Pareciera a ratos que la escena electrónica nacional está saturada por todo lado. ¿Cuál es el ingrediente novedoso de tu colectivo?

Creo que con todo el trabajo que hemos hecho en los últimos cuatro años, nos llevamos el puesto a uno de los sellos electrónicos más grandes del país actualmente. Al menos con vinilo somos el que más lejos ha llegado: del 001 ya vendimos 800 copias y del 003 van 600. Ahora vamos por el 007 que es una colaboración entre Shaun Reeves, del sello Visionquest, y Pablo Marco; 4 temas que hicieron en Ibiza hace unos meses. Hemos sabido mantener una línea, y algunos de los artistas y tiendas más grandes ya nos reconocen y apoyan por eso.

En Low to High hemos demostrado que con las uñas se pueden hacer cosas con la suficiente calidad para exportar, y al mismo tiempo obtener el reconocimiento de los artistas que uno más admira. Ojalá muchos sellos se nos peguen por el mismo camino, para que la escena colombiana se vea en el exterior como algo con potencial artístico y no solo como un país donde las agencias vienen a vender sus DJs extranjeros a precios inflados. Colombia necesita exportar propuestas de calidad, pero calidad de verdad, no solo palancas.

Publicidad

Ya que mencionas a la escena colombiana, ¿Cómo definirías en una palabra el momento actual que estamos viviendo en ella?

Punto de giro.

Esas son tres palabras, pero te lo valgo. ¿Qué es lo que los ha inspirado como colectivo durante estos años? ¿Qué referentes se te vienen a la cabeza?

A mí me influenciaron mucho los cineastas. Yo estaba estudiando cine y me fijaba en cómo cada director se preocupa por toda una propuesta estética y narrativa, eso se vuelve su firma. En la música no es común ver eso, está más ligada a la tendencia de géneros, a la moda. A mí no me gusta eso.

Un sello que nos influenció mucho fue FUSE London, son amigos míos y en muchas ocasiones les pedí consejos. También otros grandes como Cocoon, Perlon, [a:rpia:r], y Apollonia se volvieron referentes nuestros.

Desde la posición en la que están, ¿Cómo ven el desarrollo que ha tenido la audiencia acá en los últimos años, si lo comparamos por ejemplo con el público europeo?

En Europa hay de todo para todos, pero igual créeme, nos llevan 15 años de ventaja. Allá se vive y se siente la música a otro nivel. En Colombia el gran problema actual es que, para la mayoría, la música ahora es sólo un pretexto social para ir de fiesta.

Acá algunos se han encargado de vender la imagen de la fiesta pero no tanto de promover la cultura. La mayoría de gente que toca ni siquiera hace música, y el público no busca nuevas propuestas, sólo va a ver lo que le ponen en frente, que según mi opinión, la mayoría de veces es malísimo.

No creo que haya mucho de dónde escoger actualmente en Colombia. Por eso queremos dar un paso al lado, con personas que comparten ideales y generar nuestros propios escenarios donde la música sí es lo más importante. Queremos hacerlo para todas las personas que están en busca de algo más, que sabemos, es mucha gente. Estamos seguros que al final, por un lado u otro, habrá recompensa en todo esto.

***

Pilla otros colectivos de la geografía nacional acá.

Puedes seguir todo lo que hace Low to High acá, y soplarle colectivos de la tierrita a Nathalia por Twitter.