FYI.

This story is over 5 years old.

Nortec Panoptica Orchestra: el futuro de la música está en la fusión

Platicamos con Roberto Mendoza, mente maestra detrás del proyecto.

Sigue a THUMP México en Facebook


Roberto Mendoza es una de las piezas clave de la música electrónica mexicana, con una larga trayectoria que inicia a mediados de los años 80 en la turbulenta y seductora Tijuana. Fue miembro de Artefakto y del Nortec Collective, dos de los proyectos más relevantes a nivel nacional e internacional. A partir de 2007 inicia su carrera en solitario, publicando a la fecha dos álbumes, el homónimo Panoptica Orchestra (2010) y el más reciente, Bajos Tiempos (2016). Ha colaborado, producido y remezclado a artistas de la talla del mítico David Jay, ex bajista de Bauhaus y Love & Rockets, a Maldita Vecindad, Alma Velasco, Kinky, Trans X, Leonardo de Lozanne, entre otros.

Publicidad

Platicamos con Roberto acerca del disco Bajos Tiempos, de sus múltiples colaboraciones, del futuro de la música electrónica, de la escena artística de Tijuana y del sonido Nortec.

Fotografía: Cortesía del Artista

THUMP: Han pasado ya casi 3 meses de que salió Bajos Tiempos ¿cómo ha sido recibido el disco?

Panoptica Orchestra: Bien, por lo que me he dado cuenta, sobre todo en internet, pero sí creo que le cambié un poquito el giro a lo que había hecho antes. También no he tenido mucho tiempo de tratar de impulsar el disco ahorita porque ando en otro proyecto, en cuanto acabe este proyecto, a darle con todo al disco.

¿Es el proyecto relacionado con danza contemporánea?

Exactamente, tenemos que empezar a hacer ensayos en febrero, voy un poco atrasado, pero si Dios quiere todo va a salir bien. Haz de cuenta que eso fue lo que me mató con el disco pasado, que me salen proyectos y lo iba dejando, lo iba dejando. Si este disco no lo hubiera sacado en octubre del año pasado, hubiera tenido que ser hasta este año. Tú sabes que para sobrevivir en esta industria tienes que hacer varias cosas, son pocos los proyectos que realmente sobreviven de esto.

¿En qué consiste el proyecto?

Se va a llamar La Línea, es una colaboración multidisciplinaria, sobre todo tiene que ver con danza contemporánea. Es mi proyecto, Panóptica Orchestra, mi visualista Gerardo Audiffred, y vamos a interactuar con la compañía de danza. En cada presentación vamos a tener a los tres elementos: el performance de la danza, los visuales y la música en vivo. Trata sobre la línea, sobre el bordo, sobre la vida en la región fronteriza. En otras partes quizá no lo ven pero nosotros lo vivimos a diario, no necesariamente tiene que ver con la cuestión de la inmigración indocumentada.

Publicidad

Recién leía en una entrevista que el track Sola que hiciste con Cineplexx, fue el que más trabajo te costó concluir.

Era un poco abstracto el track porque cuando lo empecé, de repente haces muchas canciones y de algunas rescatas cosas, otras sencillamente no las sacas, pero ésta sentí que tenía algo, y que tenía como la maqueta principal de lo que podía ser, pero sabía que necesitaba tener una voz. Yo había escuchado canciones de Cineplexx desde hace años y me gustaban mucho, la verdad es que no es por otra cosa, pero es muy difícil que yo escuche música en español. No es por malinchista ni nada, nada más es por cuestión de gustos. Cineplexx es de los pocos proyectos que me gustan en español, a la par de otros proyectos españoles. Entonces creí que se adaptaba muy bien a lo que yo tenía en mente, cuando se lo mandé, le gustó, pero empezó a trabajarlo con una idea muy abstracta, cuando me lo mandó, todo era compuesto como en pedazos, fue nada más sentarme y armar un especie como de rompecabezas, de cómo podría quedar la canción, no fue como algunas canciones que fluyen muy fácil, por ejemplo el primer track del disco que se llama Hasta Que Amanezca, que hice con Zalama Crew, esa canción fluyó desde el principio y hasta el final, ellos cantan y rapean encima, no le tuve que hacer nada, porque fluye. Al final cuando escuchamos Sola nos gustó bastante, y tiene que ver con que las cosas que cuestan más trabajo, te dejan más a gusto.

Publicidad

Bajos Tiempos fusiona una buena cantidad de sonidos, ¿qué tanta presencia tiene la electrónica a diferencia de tu primer álbum?

La producción es completamente electrónica, este disco creo que tiene más electrónica que el disco pasado de Panoptica Orquestra, siento que me fui más hacia la parte electrónica, que a final de cuentas fue como la vez pasada, reemplazar ciertas partes melódicas con instrumentos acústicos, pero las bases de todo son 100% electrónicas. Como tú dices, es un disco muy ecléctico. Tenía muchas cosas que quería sacar, muchas veces te pones metas y te preguntas, "¿puedo hacer este tipo de música o no la puedo hacer?", pero lo intentas.

¿Qué tan satisfecho estas con los resultados?

Fíjate que estoy muy contento, pensé que iba a ser difícil superar el disco pasado, este disco es completamente diferente, aunque tiene ciertas cosas que hacen que se entrelacen los dos. Para empezar, como productor crecí más, el sonido creo que es mucho mejor que el disco pasado, suena mucho mejor que cualquier otro trabajo que haya hecho, las estructuras de algunas canciones son mucho más complejas que cosas que había hecho antes, por ese lado me quedé muy satisfecho.

Hablando del sonido Nortec, ¿consideras que ya dio lo que tuvo que dar?, ¿por qué no continuar con este sonido?, en Bajos Tiempos aún es posible identificar algunos elementos del sonido Nortec, pero es menor su presencia

No sé si ya dio lo que tenía que dar, pero hasta qué punto podemos hacer el mismo estilo, si tú escuchas una canción de banda, va a ser la misma canción, no importa quien la haga, Los Recoditos, Banda R15. Nortec se inició como un experimento, y era empujar hasta dónde se pudiera llevar. Mi idea como productor del disco sí fue utilizar elementos de los que usábamos en Nortec como el acordeón, la tuba y algunas secciones de metal, pero no con la estructura de una canción de música norteña o de banda, sino llevarlo por otras partes, de lo contrario caemos en lo mismo, repitiéndonos.

Publicidad

Hace tres años comentaste en el programa de televisión de Alejandro Franco, que el futuro de la música estaba en la fusión, ¿sigues pensando igual?

Sí, lo ha dicho Carlos Santana, lo ha dicho David Byrne, y cada vez lo compruebo más. Si te fijas, en la música electrónica lo que ya tiene unos años acá bien grueso es la onda del bass, a final de cuentas es una mezcla de cosas tropicales con música electrónica. Estamos hablando ya de un movimiento a nivel mundial, que si no hubiera sido por la fusión, no hubiera sido posible. Incluso el mismo reggaeton, sale del reggae, de la onda del dancehall. Varios iconos del pop comercial como Shakira o Ricky Martin hacen reggaeton, todo esto viene de la fusión. Yo lo que sí tengo muy claro e incluso lo he platicado con gente más joven que yo, es que el siguiente gran movimiento musical, va a ser una fusión de electrónica con otra cosa, todavía no sabemos qué es, ya depende de las nuevas generaciones decirnos qué es lo que va a ser.

Retomando el proyecto multidisciplinario en el que estás trabajando actualmente, me recordó la colaboración que tuviste con David Jay (Bauhaus), ¿tienen contemplado en algún momento publicar ese material?

Trabajamos en varias canciones que ahí están, han de ser unas siete rolas y no san salido porque no nos hemos dado a la tarea de ponernos las pilas y sacarlas, y seguramente en algún momento las vamos a sacar, cuando ni él ni yo tengamos tanto trabajo, porque tanto él como yo andamos a las carreras. Si sacas un disco y no lo apoyas, es como si no lo hubieras sacado, como si se hubiera quedado en el limbo.

Publicidad

Fotografía: Panoptica Orchestra. Vía Kross Scott

Para concluir, Tijuana sigue siendo considerada una ciudad de avanzada en las artes en general, ¿cómo se encuentra en este momento la escena musical de la ciudad?

Es difícil saber, porque de alguna manera estoy en una especie de aislamiento de lo que pasa alrededor de la ciudad, de repente pasan dos semanas sin salir del estudio, no sé realmente qué está pasando en la escena, lo que sí puedo ver por ejemplo es que la parte cultural sí va creciendo, desde la cultura gastronómica, la artística, sobre todo porque empiezan a aparecer pequeñas galerías en lugares que nunca te imaginabas, como por ejemplo El Pasaje Rodríguez, tenía mucho tiempo que no iba, el año pasado fui y me di cuenta que había todo un movimiento de cosas nada más en ese callejón, y que es uno de tantos sitios. Hay librerías, tiendas de discos, hacen performance en uno de los locales, en otro hacen tocadas, en otro venden cerveza artesanal local. Sí hay un boom en cuanto a cultura local, en cuanto a la escena musical no tengo idea que esté pasando, estoy completamente perdido (risas).

Conéctate con Panoptica Orchestra en: Facebook

Alejandro Arámburo está en Twitter.