Nootrópicos y Biohacking: Los mitos y realidades de las drogas para incrementar la inteligencia

¿Alguna vez has escuchado de los Nootrópicos? Aquí todo lo que tienes que saber de ellos.
15.11.16

Sigue a THUMP México en Facebook


Desde que la película "Limitless" (Sin Límite) apareció en los cines en el 2011 o Lucy en 2014, miles de personas comenzaron a imaginar que tal vez sus problemas de concentración, de memoria, de capacidad deductiva e inductiva y de inteligencia emocional podrían resolverse con alguna píldora mágica capaz de potenciar su inteligencia y de iluminar su vida con filtros dorados con alto contraste. Limitless narra el despertar de Edward Morra, un escritor frustrado que al consumir una píldora ficticia (NZT-48) es capaz de acceder a todo su potencial cerebral, convirtiéndose en un genio de Wall Street. Además de posicionarse como un éxito taquillero, la película también incentivó a la búsqueda de sustancias que pudieran acercarnos a la generación de un estado parecido al experimentado por el protagonista, dirigiendo la atención hacia las sustancias Nootrópicas.

La historia de los Nootrópicos comienza en 1960, cuando el laboratorio belga Union Chimique Belge asignó al neurofarmacólogo rumano Corneliu Giurgea la síntesis de compuestos químicos inductores del sueño. Al igual que otros grandes descubrimientos de compuestos químicos psicoactivos, el descubrimiento del primer Nootrópico fue accidental. En 1964 el Dr. Giurgea comenzó a experimentar con derivados cíclicos del neurotransmisor GABA, responsable de reducir la excitabilidad neuronal. La premisa era que, de lograr encontrar un compuesto químico capaz de actuar de un modo parecido a GABA, este sería capaz de reducir la actividad cerebral y actuar como un inductor del sueño. Tras muchos infructuosos intentos, en 1965 el equipo del Dr. Giurgea descubrió un derivado GABA de nula toxicidad que parecía generar mayor tranquilidad en los animales de experimentación, aunque de hecho no mejoraba ni alteraba en sus condiciones de sueño.

Fotografía: Lucy (2014)

La molécula era el Piracetam, el primer Nootrópico sintético en la historia. Para conocer sus efectos específicos, era necesario comenzar las pruebas en seres humanos. Fue así como las primeras pruebas en humanos revelaron que esta sustancia, lejos de reducir la excitabilidad neuronal, era capaz de mejorar ciertas funciones cognitivas como la memoria y la concentración a través de la modulación de neurotransmisores centrales como la acetilcolina y el glutamato, sin causar efectos adversos o daños a largo plazo por el uso prolongado. A partir de la invención del Piracetam, la familia de los Racetam comenzó a expandirse con rapidez. Tras el Piracetam surgió el Oxiracetam, el cual demostraba un pequeño aumento en la potencia, y después de este el Aniracetam, el Pramiracetam y el Fenylpiracetam.

La familia de los Racetam demostraba un aumento claro de la memoria y la retención de datos, así como mayor capacidad de concentración y mejor desempeño durante la vigilia. El problema de los Racetam es que, para lograr el efecto deseado, estos deben de ser consumidos diariamente durante varias semanas hasta comenzar a notar los efectos. Además, muchos usuarios han reportado sensaciones de cosquilleo, dolores de cabeza, dificultad para dormir, malestar estomacal y otros efectos no deseados.

Relacionados: ¿Qué es Reducción de Daños y el Universo de las Drogas?

Unos años después de que comenzara a comercializarse el Piracetam, el laboratorio francés Lafon, mientras conducía una investigación en búsqueda de analgésicos, descubrió el agente conocido como Adrafinil, una potente sustancia eugeróica (promotores del estado de alerta) que ayuda a mantenerse despierto y enfocado por una larga cantidad de tiempo. Tras unos años, el Adrafinil fue sustituido por el Modafinilo, debido a que este presentaba mayor especificidad en sus efectos. Actualmente el Modafinilo es uno de los Nootrópicos más consumidos en el mundo, incentivando el estado de alerta y la vigilia, reduciendo el cansancio y mejorando la concentración por largos periodos de tiempo. Por otro lado, el Modafinilo puede ser consumido una sola vez y se puede disfrutar de sus efectos casi de manera inmediata por hasta 10 horas. El problema es que el consumo consuetudinario de Modafinilo puede generar efectos contrarios a lo buscado, reduciendo la capacidad de concentración, aumentando el cansancio y generando agudos dolores de cabeza.

Tras la aparición de los Racetam y del Modafinilo en el mercado, la invención de nuevos Nootrópicos comenzó a acelerarse, y especialmente en los últimos 15 años ha habido un enorme crecimiento en la búsqueda por nuevos compuestos capaces de mejorar las funciones cerebrales. La mayor investigación ha sido realizada por laboratorios de Rusia, habiendo estos logrado la creación de una nuevas familias de Nootrópicos, tales como los péptidos Nootrópicos como el Noopept, el Semax (derivado de la corticotropina, o la hormona del estrés) o la Cerebrolisina (este último es un Nootrópico derivado de las proteínas encontradas en el cerebro de los cerdos); y los agonistas de los receptores GABA como el Phenibut, el Tolibut, el Picamilón y el Validol. sustancias cuyos efectos Nootrópicos están ligados a sus características ansiolíticas, reductoras del estrés y mejoradoras del estado de ánimo. Sin embargo, todas estas sustancias han demostrado también tener algunos efectos secundarios no deseados, así como ciertos potenciales para generar dependencia y síndrome de abstinencia al intentar abandonar la sustancia.

Relacionados: Platicamos con Lugo, el peluche que te explica todo sobre las drogas

Así es. Los Nootrópicos no son una panacea y tienen claros efectos secundarios que pueden convertirse en una verdadera molestia. Entre los consumidores asiduos de Nootrópicos incluso existe ya un término conocido como la niebla nootrópica, refiriéndose a una extraña y molesta sensación de opacidad en el cerebro, dificultad para pensar y sensación de abatimiento mental que puede generarse al consumir Nootrópicos por largas cantidades de tiempo o al consumir algún Nootrópico que simplemente no va bien con la persona. En este sentido, es importante recalcar que uno de los problemas más importantes con las sustancias Nootrópicas es que, a pesar de que supuestamente no tienen efectos secundarios sustanciales en el cuerpo y en la mente, esto no está del todo comprobado. La mayoría de los estudios clínicos realizados con Nootrópicos son poco contundentes y no contemplan los efectos a largo plazo, ya que para ello es necesario que los estudios dejen pasar importantes cantidades de tiempo. De este modo, hasta ahora los Nootrópicos siguen siendo sustancias débilmente reguladas, con pocos estudios clínicos y con mínimas guías para la reducción de daños durante su uso. Sin embargo, también es importante mencionar que los Nootrópicos al menos han demostrado ser mucho más seguros que otras sustancias populares utilizadas para estudiar largas horas como el Adderall o el Ritalin, las cuales han demostrado ser mucho más perjudiciales tanto para el organismo como para la mente a largo plazo.

Imagen: phys.org

Por esta razón la industria de los Nootrópicos se encuentra en un crecimiento sin precedentes. El CEO de la empresa Nootrobox, Geoffrey Woo, afirma que los trabajadores de Silicon Valley han incrementado el uso de los Nootrópicos a partir de la práctica denominada biohacking, es decir, hackear las funciones cerebrales a través de ciertas combinaciones capaces de modificar y potenciar las funciones del pensamiento. De acuerdo con algunos biohackers, algunos Nootrópicos incluso pueden lograr incrementar las posibilidades de los sueños lúcidos y mejorar la capacidad de meditación y relajación óptima.

En este sentido, los expertos en el tema se han dado cuenta de que para lograr una función óptima de los Nootrópicos en el cerebro es necesario seguir algunas reglas básicas, las cuales son resumidas a continuación:

  • Busca el Nootrópico que mejor te sienta.
    Cada persona tiene una neuroquímica distinta, por lo que cada persona encaja con un Nootrópico distinto. Hay quienes tienen una excelente respuesta al Piracetam, y hay quienes desde el primer día sienten náusea y dolores de cabeza cuando lo toman. Es necesario tener paciencia y buscar el Nootrópico que mejor nos sienta, utilizando dosis bajas y percibiendo la respuesta de nuestro cuerpo a dicha sustancia.
  • Los Nootrópicos responden mejor frente a una nutrición bien balanceada.
    Es por eso que muchos de los expertos de Silicon Valley han relacionado el uso de Nootrópicos con la terapia Ortomolecular, es decir, terapia de biohacking nutrimental, por medio de la cual es posible modular la química cerebral a través de alimentos que aportan vitaminas y minerales esenciales para la manufactura de los neurotransmisores que serán liberados a través del consumo de Nootrópicos.

Relacionados: Estas son las drogas que nacen y crecen en Latinoamérica

  • Es esencial realizar actividad física durante el consumo de Nootrópicos.
    Al parecer la falta de ejercicio y el sedentarismo pueden afectar negativamente el procesamiento hepático de estas sustancias. No hacer ejercicio significa mantener un metabolismo menos eficiente, lo cual puede obstruir la capacidad del cuerpo de digerir y procesar adecuadamente los Nootrópicos. Así mismo, es importante respetar de manera contundente los ciclos de sueño.
  • Realizar pausas largas en el consumo de Nootrópicos.
    Esto es especialmente importante por dos factores. El primero es que la mayor parte de los Nootrópicos parecen ser capaces de generar tolerancia tras un largo uso, necesitando cada vez más para lograr los efectos deseados. El segundo es que los Nootrópicos, al generar tolerancia, también parecen ser capaces de producir distintos grados de dependencia al ser consumidos por largos periodos, por lo que abandonar su consumo puede ser particularmente difícil después del uso prolongado.
  • Solo aquellos con conocimientos avanzados sobre el tema pueden combinar Nootrópicos sintéticos y naturales.
    Los diferentes Nootrópicos sintéticos parecen tener una relación particular con los "Nootrópicos" naturales, o los suplementos alimenticios inteligentes. Por esta razón, los biohackers más experimentados han generado cocteles capaces de incrementar la funcionalidad y la eficiencia de los Nootrópicos a partir de su combinación con agentes naturales.

Relacionados: ¿Cuáles son las 5 sustancias más adictivas y qué le hacen a tu cerebro?

Finalmente, vale la pena mencionar que el autor de este artículo, después de una exploración de Nootrópicos sintéticos, llegó a la conclusión de que tal vez vale la pena explorar en mayor medida las capacidades de los agentes naturales, tanto por su mucho mayor índice de seguridad, como por los efectos suaves y duraderos ocasionados por ellos. Los potenciadores cognitivos naturales, actualmente conocidos como suplementos alimenticios Nootrópicos, han sido usados por miles de años en diferentes culturas. La hierba Bacopa (Bacopa Monnieri) o Hisopo de Agua forma parte de la medicina Ayurveda desde hace miles de años, utilizada como un neurotónico y neuroprotector.

Otro famoso potenciador cognitivo natural es la raíz de Rhodiola (Rhodiola rosea), una hierba de climas fríos que crece en el Ártico y en Asia con excelentes cualidades ansiolíticas y adaptogénicas. Como estas plantas, existen muchas otras hierbas y agentes aminoácidos con cualidades neuroregenerativas, neurotónicas, neuroprotectoras, neuromoduladoras, ansiolíticas, adaptógenas y relajantes, tales como la cafeína, el té verde, la Ginkgo Biloba, el 5-HTP, L-Triptofano, la Creatina, etc.

Fotografía: ahlinyaobatherbal.com

De este modo, es importante preguntarnos si realmente queremos embarcarnos en la búsqueda del Übermensch (el Superhombre) a través de sustancias sintéticas con escasas pruebas clínicas y con importantes potenciales de dependencia, cuando tenemos a nuestra disposición potenciadores cognitivos de alta fiabilidad que han sido brindados a nosotros por la madre naturaleza y que generan escasos o nulos daños a nuestro organismo.

Habiendo dicho esto, será interesante observar el crecimiento de la industria de los Nootrópicos, ya que no podemos dejar de lado la posibilidad de que en unos años las estrategias de biohacking se tornen tan efectivas que logremos literalmente aumentar nuestro coeficiente intelectual, nuestra memoria, nuestra capacidad operativa y de concentración, estando cada vez más cerca de la ya no tan utópica fantasía del súper hombre, diseñado a partir de la manipulación de la química cerebral.

Continúa leyendo:

¿Qué le pasa a tu cuerpo y a tu mente cuando te drogas para follar?

Todo lo que te dirá tu dealer cuando le compres drogas

¿Cómo detenemos las muertes por drogas en los festivales?