F1

Por qué la clasificación por tiempos agregados sería un desastre para la F1

6.4.16
Photo by EPA

Este artículo se publicó originalmente en Motorsport.com

Los lunáticos dirigen el manicomio. Esta fue la única explicación que uno pudo imaginarse el fin de semana del Gran Premio de Bahréin, cuando la locura de la F1 sobre cómo actuar sobre las clasificaciones alcanzó niveles nunca antes vistos.

A pesar de que las escuderías, los mandamases de este deporte, los fans, y los pilotos están de acuerdo que el nuevo formato de clasificación eliminatorio no funciona, la F1 está considerando implementar otro sistema que podría ser peor.

Publicidad

Las alternativas del sistema de eliminación han sido tan malas, y algunas posturas políticas están tan afianzadas a la creencia de que regresar al formato del 2015 es inaceptable, que la F1está considerando un sistema por tiempos agregados que generará incluso más críticas de las que tenemos hasta el momento.

Tiempo agregado de nuevo

Después de 11 años de que la F1 desechara el previo formato de agregado en dos sesiones que tenía que ver con los niveles de combustible en la carrera, el concepto de sumar los dos mejores tiempos ha ganado algo de popularidad por dos argumentos clave.

El primero es que asegurará que los coches estarán en la pista por más tiempo, y el segundo es que podría incrementar las posibilidades de mezclar el orden porque en lugar de necesitar tres vueltas perfectas para tomar la posición de pole, el piloto necesitaría seis vueltas buenas.

Aquellos que respaldan la idea aseguran que la evidencia en Bahréin —donde Lewis Hamilton tuvo una primera vuelta mala en la Q3— demuestra que mezclaría el orden porque sus dos mejores vueltas habrían sido lo suficientemente buenas para la cuarta posición en la parrilla de salida.

Pero este argumento es erróneo porque Hamilton no manejó con la exigencia de tener que completar dos vueltas. Si hubiese necesitado completar una breve vuelta adicional —a juzgar por su brillo al final de la sesión— entonces hay poca lógica para pensar que no lo habría hecho hasta el final.

Publicidad

De hecho, aunque la clasificación de tiempos agregados tiene seguidores que creen que podría servir para generar más cosas inesperadas, lo que no toma en cuenta es que la naturaleza ultra competitiva de la F1 —aliada con la dirección técnica que ha tomado— significa que lo que esperamos y lo que se nos entrega son mundos muy diferentes.

Economía en las vueltas

Pedirle a los pilotos dar dos vueltas podría poner en evidencia la perspectiva idealista de que están constantemente dándolo todo, al intentar ser tan perfectos como puedan.

Pero la realidad es que las escuderías y los pilotos pondrán manos a la obra rápidamente para maximizar de la mejor forma la vida de las llantas y los sistemas de recuperación de energía para cualquier distancia que sea requerida. Esto generará, posiblemente, que los pilotos tengan que frenar un poco sus actuaciones para que ambas vueltas operen dentro de los límites de las llantas y el coche.

En lugar de ir a toda máquina durante una vuelta y la siguiente tratar de mantener vivas la llantas, posiblemente será más rápido realizar dos vueltas al 95 por ciento. Lo mismo para la recuperación de energía —los pilotos tendrían que economizar el poder de la batería para alargar su rendimiento para dos vueltas—.

Romain Grosjean dejó en claro la noche del domingo que ya no contaremos con pilotos y máquinas en el límite absoluto.

"No soy muy fan", dijo cuando le pregunté sobre su postura de la clasificación eliminatoria. "Hablé con Jenson [Button] y dijo que no tenía problema. La clasificación es el lugar donde en la Q3 tienes dos sets de llantas nuevas para poder tener el mejor tiempo. Con esta adición realmente se puede lograrlo."

Publicidad

"Si tienes que sumar dos tiempos, entonces no es lo mismo. Tienes que ser constante. El tiempo más rápido puede que no sea el piloto que arranque en la posición de pole. ¿Entonces quién es el poseedor del récord en vueltas? Creo que todos los pilotos están a gusto con la clasificación del año pasado. Eso es lo que queremos."

Deshacerse de estas vueltas extremas también implica que habría menos errores, en realidad menos oportunidad de la ansiada la mezcla de posiciones en la parrilla de salida.

Un espectáculo complicado

Desde la perspectiva de manejo no es algo bueno, y para los fans en las gradas y en la televisión tampoco será algo positivo; esto va más allá de ver a los coches yendo a toda máquina.

Intentar seguir lo que los pilotos hacen durante dos vueltas será una tarea complicada para los directores de televisión y comentaristas. Por más que el formato de tiempo agregado funcione en la Indianapolis 500 —una vuelta corta y los coches corren solos sobre la pista, así que es fácil seguir las gráficas y las pantallas con los tiempos—, todos los coches juntos son garantía de una complicación.

Con tantos coches en la pista, no habrá mucho qué contar en la sesión. Como pasó en 2005, no quedará claro quién es el más rápido o cómo es que la batalla por la posición de pole se está desarrollando, y al final lo único que veremos serán los resultados en lugar de lo que están haciendo los coches.

Publicidad

La otra gran preocupación es que la F1 se metió tanto en el tema de la clasificación que no puede darse el lujo de volverse a equivocar: lo que sea que implemente estará bajo tremenda presión para producir emoción inmediatamente.

Ataque máximo

La F1 ha estado trabajando más de un año trabajando en coches que pueden hacer de los pilotos uno héroes, así que nos parece totalmente contraproducente querer quitar la posibilidad de permitirles llegar el sábado hasta el máximo nivel.

Lewis Hamilton habló maravillosamente de cara al Gran Premio de Bahréin sobre la forma en que la F1 ha perdido uno de sus elementos clave: la necesidad de los pilotos para jugársela cada vez que se suben a un coche.

En algún punto dio una explicación perfecta de por qué no poder llegar a los límites era algo malo para el automovilismo.

Reflexionando sobre el porqué de haber podido superar al Toro Rosso de Max Verstappen en Melbourne, declaró: "Sigo pensando que es como tener 100 dólares que tienes que gastarte en 40 vueltas. Así que si tratas de pasar a un coche y te cuesta 90 dólares, entonces no voy a poder terminar la carrera."

"Pero a la gente no le importa: la gente quiere verme correr hasta el final de la carrera. Quieren verme sudar hasta la última gota y lograr una maniobra fantástica."

Para los fans, y por el bien del deporte, necesitamos que los pilotos sean desafiados. Además, la historia de la F1 ha demostrado que lo que sucede los sábados cuando están bajo presión sí importa.

Publicidad

Obligar a los pilotos a gastar sus 100 dólares en dos vueltas con un sistema de tiempo agregado, en lugar de apostarlo al todo o nada, no es la respuesta.

**

¿Cuál es la solución? Si sentimos que hay realmente una necesidad para cambiar las cosas todos los sábados (estoy convencido que no la hay, y que estaríamos mejor si se regresara al sistema de 2015), entonces una carrera de clasificación de 22 vueltas sería lo mejor.

Revertir la posición en la parrilla de salida basándose en la posición de campeonato (el líder siendo el último), arrancar detrás del auto de seguridad, y ahí lo tienen. El último hombre al final de cada vuelta es eliminado para formarse hasta atrás en la parrilla.

Encuentra más noticias y análisis de F1 en motorsport.com