‘Breath of the Wild’ será una gran aventura de Zelda
videojuegos

‘Breath of the Wild’ será una gran aventura de Zelda

Después de varias horas de jugarlo, siento que podría estar enamorado ya que reconecta la serie con sus inspiradoras raíces de exploración y descubrimiento.
26.2.17

Este post apareció originalmente en Waypoint , nuestra plataforma dedicada a los videojuegos.

De niño, Shigeru Miyamoto exploró los campos, bosques y cuevas alrededor de su casa de Kioto. Me lleva cerca de 30 años, y si bien crecí con pasatiempos llevados a cabo en la comodidad del hogar, como videojuegos y maratones de películas en VHS, hice casi las mismas cosas que él.

Había menos cuevas donde pasé mis años preadolescentes, en una parte casi rural del sur de Inglaterra. Pero había bosques densos muy cerca y también estaban los típicos campos ondulantes. Mis amigos y yo reclamamos una parte del bosque como nuestra, construimos guaridas y pistas para bicis BMX, y en general nos la pasamos haciendo tonterías al aire libre durante las vacaciones escolares. Nuestras bicis eran nuestra vida: cuando salíamos de casa no siempre sabíamos donde íbamos a parar, pero eso estaba bien siempre y cuando pudiéramos recordar nuestro camino de vuelta a tiempo para tomar el té. No es de extrañar que los juegos de aventura sean de mis favoritos, y estoy seguro de que muchos lectores tuvieron experiencias similares en su infancia.

Publicidad

Miyamoto tomó sus experiencias infantiles de exploración y descubrimiento, y las convirtió en el juego original de The Legend of Zelda de 1986, un título que le presenta el héroe al jugador y, en lugar de exigirle que siga un camino predeterminado, lo invita a ir a donde él quiera. Para iniciar una aventura como Miyamoto lo hizo, sin mapa ni brújula al inicio; ver qué había detrás de esa colina, porque cuando eras niño, realmente podría haber cualquier cosa.

Hubo algunas restricciones en The Legend of Zelda, pero no eran tan marcadas, sino más bien selectivas, y gran parte del mapa estaba abierto a la exploración desde el inicio. Las áreas a las que no podías acceder permanecían cerradas hasta que desbloqueabas ciertos ítems o habilidades, lo que le daba al jugador el tiempo necesario para aumentar la fuerza física del protagonista del juego, Link, y practicar su habilidad ofensiva contra los muchos oponentes de Hyrule. Tomar un ruta particular en el juego probablemente era muy diferente que tomar la siguiente, pero todas terminaban en el mismo lugar: Death Mountain, donde tiene lugar la confrontación final con la encarnación más famosa del mal de la serie, Ganon.

Todas las capturas de pantalla 'The Legend of Zelda: Breath of the Wild' son cortesía de Nintendo.

La serie de Zelda se ha ramificado en varias direcciones desde entonces, siguiendo en última instancia tres cronologías distintas unidas vagamente cuando examinas la historia. La última versión para consola doméstica, Skyward Sword de 2011, exclusivo para Wii, fue criticado porque nunca dejó que el jugador fuera libre para pasearse a sus anchas. Y es algo que el productor de la serie, Eiji Aonuma, reconoció cuando llegó el momento de desarrollar la próxima entrega de este año: Breath of the Wild, para Wii U y Switch.

"Desde el comienzo del desarrollo, [de Breath of the Wild] queríamos crear un mundo amplio y expansivo", dijo Aonuma a Waypoint a principios de 2017. "Eso viene de la crítica que recibimos después de Skyward Sword. Mucha gente quería explorar las zonas entre las fortalezas del juego. Teniendo eso en cuenta, queríamos un mundo que no sólo fuera vasto, sino que todo estuviera conectado, para que pudieras explorar libremente, sin obstáculos".

Publicidad

Y de qué manera. Las primeras dos horas de Breath of the Wild las pasarás en un llano, y cualquier intento de salir de éste antes de completar las misiones introductorias resultarán en tu muerte: la caída a los campos de Hyrule es simplemente demasiado para las piernas de Link. Pero incluso en su etapa más temprana, este juego de Zelda —tal y como lo hizo el primer juego— te extiende la invitación para que vayas a donde quieras.

Se trata de una aventura de descubrimiento que los juegos de Zelda no habían podido entregar desde hace un tiempo, y en una escala que sólo es posible gracias a la modernización del hardware.

El primer personaje que encuentras te pedirá que localices algunos ítems —una disculpa por la ambigüedad, pero ya saben, embargo de información—, pero no hay un límite de tiempo impuesto ni ningún orden establecido para completar estas tareas . Y el llano, aunque diminuto en comparación con el mapa completo de Breath of the Wild, es un lugar maravillosamente variado en su ambiente, con bosques y espacios abiertos que descansan a la sombra de unas montañas imponentes. Las ruinas de la sociedad que alguna vez gobernó están esparcidas por todo el territorio, un constante recordatorio de que algo realmente devastador ocurrió aquí. Algo, sin duda, provocado por ese mismo (pero a la vez no el mismo) Ganon.

Y todo está conectado y se extiende más allá de la consistencia de los lugares que puedes visitar y de cómo trabajan en conjunto y dentro de cada uno. La causa y efecto es brillante, las acciones y reacciones son asombrosas. No estoy totalmente seguro de lo que puedo y no puedo decir sobre los sistemas que operan detrás de este juego visualmente magnífico, así que voy a ser tan reservado como sea posible antes de que aparezcan las primeras reseñas del Switch.

Publicidad

Si haces algo aquí, puede tener repercusiones inmediatas del tipo que no he visto en un juego antes, al menos, no que pueda recordar fácilmente. Un accidente en combate puede exagerar un encuentro de por sí alarmante en formas que te sorprenderán, mientras hacen que la situación sea aún más mortal. Te echarás a reír, sólo para tener que apretar el paso, mientras un enemigo de por sí peligroso encuentra una nueva manera de atacarte. (Nota al pie: prepárate para morir algunas veces, ya que en Breath of the Wild puedes pelear contra algunos enemigos formidables, aunque opcionales, desde el principio.) Me gustaría poder decir más, ahora mismo, porque hay mucho de qué hablar. No puedo esperar para poder hacerlo; este es el tipo de juego que lo amerita.

Encima de la aventura instantánea, de la libertad otorgada a los jugadores para ir a donde quieran, hay un guiño a los juegos anteriores de Zelda: la manera en que Link se despierta de su sueño para comenzar su viaje. Pasarán horas antes que él, y a su vez el jugador, se dé cuenta realmente de lo que está en juego aquí; y mucho más tiempo antes de que realmente te conviertas en el héroe que ese mundo necesita. Y, a lo largo del juego, oirás una voz que te llama: la voz de la princesa Zelda, que necesita tu ayuda. Puede que no sea algo deliberado por parte de Nintendo (aunque probablemente lo sea), pero proviene directamente del título de SNES de 1991, A Link to the Past.

Ya sea que lo tengan presente o no desde el punto de vista del diseño, estas conexiones con el primer juego de Zelda, y con la que es probablemente la mayor entrega de la serie hasta la fecha, le dan a Breath of the Wild un sentimiento similar a esas grandes excursiones a lo desconocido y a las experiencias surgidas de éstas.

Breath of the Wild es Miyamoto explorando los extremos de su vecindario, viendo lo que había más allá de su puerta, la calle y las restricciones que sus padres le imponían. Soy yo atravesando un pequeño claro que no había encontrado antes y sentándome allí un rato, la bicicleta tirada casualmente sobre la tierra, viendo la luz del sol filtrarse a través de las hojas y pensando: "Tengo hambre, probablemente debería marcharme".

Se trata de una aventura de descubrimiento que los juegos de Zelda no habían podido entregar desde hace un tiempo, y en una escala que sólo es posible gracias a la modernización del hardware. Y eso tal vez convierte a este juego en la perfecta visión fundamental de Miyamoto: un juego en el que puedes —con bastante frecuencia— encontrar cosas asombrosas sin un mapa. Pero mientras que The Legend of Zelda de 1986 fue considerado un jardín miniatura donde la gente podía jugar, Breath of the Wild realmente se siente como un mundo repleto de posibilidades. Sin embargo, aún estoy adentrándome en el juego, para alcanzar un ritmo narrativo real o revelar más del 20 por ciento del mapa; pero ya he sido testigo de asombrosas vistas, he conocido personajes llamativos, y he descubierto tantos lugares ocultos que solo quiero más, más y más. Se está convirtiendo en una hermosa aventura.

'The Legend of Zelda: Breath of the Wild' saldrá para Nintendo Switch y Wii U el 3 de marzo.

Sigue a Mike en Twitter .