Curacrudas: Chilaquiles con suadero y chicharrón prensado

Curacrudas: Chilaquiles con suadero y chicharrón prensado

Un poco de chicharrón prensado y suadero en salsa revolucionará tu amor por los chilaquiles, y curará la cruda interminable de estos días.
30.12.16
chilaquil-suadero-ok

Los chilaquiles son el pedestal de las curacrudas por excelencia. La birria, los tacos de pancita, el cebiche, incluso el ramen, son siempre bienvenidos en los momentos de agonía después de beber como si todavía tuvieras 20, pero los chilaquiles… ¡Ah los chilaquiles! son el más delicioso antídoto para los estómagos y las dignidades lastimadas por el alcohol.

Lo bueno es que los días en los que se servían con espantoso pollo cocido encima han terminado y últimamente han surgido todo tipo de inventos, desde los molcajetes chilaquileros hasta los pambazos y los gratinados con chilorio. A esta colección de chilaquiles pimpeados se unen éstos, con suadero y chicharrón prensado.

LEER MÁS: Colección de curacrudas

Los encuentras en Punto Taco MX, aunque en realidad no están en la carta. Este local vende tacos de guisado desde que abrió hace unos meses; pero recientemente comenzó a ofrecer chilaquiles con la opción de agregar cualquiera de sus guisados encima. Cuando los probamos no hubo duda: "Los queremos con suadero". Bueno, sí hubo duda: "Mejor con chicharrón prensado".

Para no entrar en conflictos innecesarios pedimos ambos. Hay tres salsas a escoger: roja, verde y de pasilla (con un toque ahumadito). Las tres están buenas, pero la mejor combinación (después de muchas pruebas) resultó ser la de pasilla campechaneada con un poquito de verde.

Quizá es un exceso. Quizá no. Ahí está el encanto, entre la salsa ahumada de pasilla, los totopos crujientes, la suavidad del suadero, la grasita que el chicharrón va soltando poco a poco…incluso puedes prescindir de la crema y del queso.

Si, como nosotras, no le tienes miedo a la muerte, ve por ellos ya, ahorita… No te vemos yendo.

Dónde: Esquina de Álvaro Obregón y Medellín, en la colonia Roma, Ciudad de México.

Este artículo fue originalmente publicado en octubre del 2016.