La investigación definitiva: ¿tiene suerte el Madrid en los sorteos de Champions?
Todas las imágenes son de Reuters
¿bolas calientes sí o no?

La investigación definitiva: ¿tiene suerte el Madrid en los sorteos de Champions?

¿Es cierto que al Real Madrid siempre le tocan los adversarios más fáciles en la Champions League? Como estábamos hartos de tanta especulación, decidimos comprobarlo estadísticamente.
5.4.16

Sigue a VICE Sports en Facebook para descubrir qué hay más allá del juego:

A cualquiera que esté un poco puesto en temas de fútbol español le sonará eso de la conspiración de los sorteos de la Champions. Viene a ser algo así como que a cierto equipo le tocan siempre los rivales más fáciles, ya sea mediante movimientos de maletines rebosantes de dinero, alineación de cuerpos celestes varios o por oscuros ritos chamánicos.

Publicidad

El principal acusado de este tipo de prácticas es el Real Madrid. En los últimos años viene siendo habitual ver a aficionados de otros equipos tirándose de los pelos y lanzando todo tipo de acusaciones, medio en broma medio en serio, cada vez que se deciden los emparejamientos de octavos y cuartos de final en Nyon.

Este año no ha sido distinto, pues de entre todos los rivales posibles al equipo capitalino le ha tocado… el VfL Wolfsburg, la perita en dulce del sorteo.

Más fútbol: El futbolista-brujo que dio nombre a los porros en Málaga

Si nos fijamos en los sorteos de octavos y cuartos de final de los últimos años, parece cobrar algo de sentido la idea de que al equipo blanco le ha sonreído especialmente la fortuna: los equipos más fuertes a los que se ha enfrentado son el Atlético de Madrid, el Borussia Dortmund y Manchester United.

En esas dos fases eliminatorias, la mayoría de sus rivales han sido escuadras de nivel menor, como el Apoel de Nicosia, el CSKA Moscú, el Galatasaray, el Schalke 04 o el Olympique de Lyon. Esto contrasta de inmediato con el FC Barcelona, que se ha visto las caras con el Arsenal FC, el AC Milan, el París Saint-Germain, el Manchester City y el Atlético de Madrid, todos por dos veces.

Lo cierto es que la diferencia parece significativa, pero… ¿lo es de verdad?

La Asociación Europea de Clubes (ECA) elabora un ranking en el que aparecen todos los equipos europeos y en el que se otorgan puntos en función de los logros de cada club en ediciones anteriores de la Champions League y la Europa League. Se puede discutir el sistema mediante el cual se elabora el ranking, pero en realidad refleja fielmente quién es quién: todos los equipos esperados ocupan las posiciones más altas.

Usando este ranking, nos propusimos analizar la dificultad de los emparejamientos de los equipos top de la Champions en los últimos años para verificar si hay algo de cierto en lo que apuntan las malas lenguas. Decidimos fijarnos únicamente en los equipos con un mínimo de tres participaciones en cuartos de final desde la temporada 2010-11, y tomamos como inicio esa temporada porque nos permitía examinar cinco años de cruces de semifinales —dado que este año todavía no se han disputado—.

Publicidad

Los equipos elegidos, pues, son —por riguroso orden alfabético— Atlético de Madrid, Barcelona, Bayern Munich, Chelsea, París Saint-Germain y Real Madrid.

Para hacer la comparativa, sacamos la media de la dificultad de los enfrentamientos de estos equipos en cada fase de las eliminatorias desde 2010 usando el sistema de puntos de la ECA. El resultado fue una dificultad de 20 puntos en octavos de final, 25 puntos en cuartos de final y 27 puntos en semifinales.

Por lo tanto, a la hora de evaluar si un equipo se ha visto más o menos favorecido en los cruces de las fases eliminatorias, debemos comparar la puntuación promedio de sus rivales en cada fase con la dificultad media a la que se han enfrentado todos los equipos en esa fase determinada.

En octavos de final, la dificultad promedio de los rivales del Real Madrid es de 20 puntos… como lo es también la del Barcelona. Los dos equipos que han tenido cruces más fáciles en esta fase son el Chelsea, cuyos rivales promedian de 17 puntos y el Atlético de Madrid con 15. En el otro extremo de la escala se encuentran el Bayern y el PSG, cuyos rivales promedian una dificultad de 22 puntos.

En los cuartos de final, la cosa cambia: es el Bayern quien ha tenido los rivales más fáciles con 14 puntos, una diferencia de 9 puntos respecto a la media de 25. Le sigue el Madrid, con una dificultad en sus enfrentamientos de 15 puntos, y el Barcelona, con 17. Después vienen Chelsea con 27 puntos, PSG con 28 y Atlético con 35, que ha tenido la mala fortuna de enfrentarse en 3 ocasiones a Real Madrid y Barça.

Llegados a este punto se nos cae el PSG, pues no ha llegado nunca a semifinales en años recientes, y las diferencias de puntos entre equipos se estrechan mucho más por quedar en la competición solo los cuatro mejores equipos del continente.

Publicidad

Por debajo de la media se encuentran Chelsea y Real Madrid con 25 puntos; el Barcelona queda justo por encima con 28; y el Atlético y el Bayern quedan un poco más arriba, con 30 y 31 respectivamente.

Lo cierto es que en lo global el Real Madrid ha tenido rivales más fáciles, pues es el único equipo que está en o por debajo de la media en las tres fases eliminatorias, pero la diferencia con esta es mucho más pequeña de lo que se esperaría si hubiera una conspiración judeo-masónica para favorecer a un determinado equipo.

Como hemos visto, las diferencias en las puntuaciones realmente no son muy grandes, pero como aficionados muchos de nosotros pecamos de un integrismo futbolístico que nos puede tener semanas discutiendo sobre presuntos fueras de juego y supuestas faltas. ¿Cómo no íbamos a hacer lo mismo con los sorteos?

La otra lectura que se extrae de todo esto es que las teorías conspiratorias solo se sostienen en el imaginario colectivo de los aficionados rivales del Madrid. Así, los culés pasan por alto que Atlético, Chelsea y Bayern han tenido sorteos de media bastante más fáciles que el Madrid en octavos y cuartos de final, y los propios colchoneros ignoran que su equipo es el más beneficiado en una de las fases.

Los números hablan, y en este caso dicen que las conspiraciones son cosa de gente que lleva sombreros de papel de plata. Realmente, lo único que podemos decir es que últimamente la suerte ha sonreído un poquito más a unos que a otros…

…pero, si algo se ha visto en los últimos años, es que la suerte que gobierna los cruces no es la misma que corona al ganador de la máxima competición del fútbol europeo.

Si quieres más justificaciones estadísticas de todos los males del mundo, puedes seguir a Sam Rosenstein en Twitter: @leoben1937