fútbol y corrupción

Florentino Pérez alborota Guatemala y no precisamente por el Real Madrid

El mandamás del Real Madrid está inmiscuido en un escándalo de proporciones mayores que involucra a una de sus muchas empresas y a una comunidad de indígenas guatemaltecos.
28 Febrero 2017, 7:05pm

Florentino Pérez, el presidente del Real Madrid, está en boca de todos en Guatemala. No, el club merengue no jugará un partido amistoso en el país centroamericano como parte de su gira de pretemporada este verano, ni tampoco "Flore" planea abrir una academia de futbol para jóvenes y poder nutrir de talento al Castilla.

Esta vez, el mandamás del club más ganador en la historia del futbol, está inmiscuido en un escándalo de proporciones mayores que involucra a una de sus muchas empresas y a una comunidad de indígenas guatemaltecos.

De acuerdo con varias fuentes, cientos de indígenas q'eqchies de la región de Santa María Cahabón, al norte de Guatemala, se manifestaron la semana pasada en la capital de dicho país para denunciar el desastre que la construcción de un complejo hidroeléctrico —con un costo de 270 millones de dólares y una extensión de 30 kilómetros— está provocando en su comunidad. Grupo Cobra, una de las empresas encargadas de la construcción de la obra, es propiedad del presidente madridista.

This Company Owned By Real Madrid President Florentino Perez Could Deprive 30,000 Mayans of Water — REMEZCLA (@REMEZCLA)February 28, 2017

El diario costarricense El País informa que las quejas llegaron hasta la Suprema Corte de Justicia de Guatemala porque nunca se consultó a los habitantes de los alrededores antes del arranque del proyecto, y mucho menos se tomó en cuenta las posibles afectaciones, las cuales ya son un hecho. La Corte emitió un fallo provisional exigiendo el cese de todas las actividades, pero de acuerdo con el líder de las comunidades afectadas, Bernardo Caal, la construcción no ha parado a pesar del fallo.

La construcción de las hidroeléctricas han dejado sin agua, supuestamente, a 50 comunidades, ya que el cauce del río Cahabón ha sido desviado en algunos puntos para satisfacer las necesidades de la planta de energía.

Hasta el momento, no se sabe a ciencia cierta qué sucederá con la construcción y las comunidades afectadas, pero los indígenas ya declararon que no se moverán de sus hogares. Incluso se creó la petición en línea Alianza por la Solidaridad para frenar el proyecto de Florentino y sus secuaces.