Publicidad
Este artículo se publicó hace más de cinco años.
Cultura

Preñada

Richard Kern y yo fuimos a East Hampton, a la casa de Jemima Kirk, una de las protagonistas de la serie ‘Girls’, de la HBO, para hacerle algunas fotos en su octavo mes de embarazo. También tuve la oportunidad de charlar con ella sobre salir con...

por Por Annette Lamothe-Ramos; Fotos de Richard Kern
10 Octubre 2012, 9:35am

Como crecí en Nueva York, ya conocía a Jemima Kirke mucho antes de entrevistarla. Ambas fuimos a colegios privados en Manhattan, y Jemima era el mito del que todo el mundo hablaba el lunes por la mañana. Su padre era batería en un grupo de rock y su madre era la dueña de una boutique vintage que suministraba ropa para Sexo en Nueva York, así que era absurdamente injusto que Jemima también fuese impresionantemente guapa. Normalmente, esta raza de tías guays legendarias suele terminar en desgracia total después de graduarse, o se mudan a algún lugar y nunca más se vuelve a saber de ellas hasta que reaparecen al cabo de los años con un nombre distinto.

De algún modo, Jemima ha evitado ambos destinos, y ahora se habla de ella más que nunca, básicamente por su papel de chica fiestera en la serie Girls, de la HBO, la cual se centra en las historias de cuatro mujeres jóvenes y sus relaciones fallidas, su trabajo y su vida. En la vida real, Jemima está casada y tiene una hija (y tiene un bebé en camino) y también es una artista visual, así que cuando Richard Kern y yo fuimos hasta su casa de East Hampton para hacerle algunas fotos en su octavo mes de embarazo, me picó la curiosidad por saber si ya estaría totalmente domesticada o no. También quería comprobar si seguía siendo igual de guapa. Lo es. Y además está tan centrada que me jode un poco.

VICE: Me encontré contigo cuando tenías 18 años y volvías a casa después de las vacaciones de la escuela de diseño de Rhode Island. Fue en un after del grupo de nuestro amigo, Dopo Yume. Siempre he pensado que eres preciosa, que tienes mucho glamour-
Jemima Kirke:
Espera, ¿qué fue lo que pasó en la fiesta? Tengo curiosidad. ¿Te acuerdas?

Bueno, te lo puedo contar extraoficialmente, si quieres…
No, venga, cuéntamelo. No pasa nada.

Estábamos en el bar Black and White y obviamente ninguno de nosotros tenía la edad legal para entrar ahí. Nos presentó un amigo que tenemos en común, empezamos a liarnos y entonces me pediste que me metiese en el baño contigo.
¡Ah, sí! ¡Ya me acuerdo de eso! Tú parecías bastante influenciable en aquella época, así que pensé, “probablemente puedo liar a esta tía para que se meta algo conmigo”. Pero creo que no había nadie más en el bar…

Me ofreciste coca mientras meabas. Y recuerdo que pensé “¿Quién coño es esta tía?” Y entonces vi la serie y te vi haciendo exactamente lo mismo que hiciste conmigo, y me trajo un montón de recuerdos.
Sí. Básicamente, el personaje al que interpreto no es muy distinto a mí. La forma en que reacciona o se comporta se parece a la forma en que lo hice yo alguna vez, pero-

Pero ahora tienes 27 años y estás a punto de ser mamá por segunda vez. ¿Cómo ha pasado eso? La mayoría de la gente de nuestra edad que creció en la ciudad todavía está intentando decidir qué hacer con su vida. Aún viven en casa y no están persiguiendo sus sueños, si es que alguna vez los tuvieron.
Creo que ese modo de vida ya hace tiempo que no me vale. Algunas personas saben como mantenerse en equilibrio, o al menos pueden mantener el equilibrio mientras andan por ahí, simplemente pasando el rato, pero yo no. Yo era la típica de todo o nada, y cuando eres una persona así te quemas muy rápido. Realmente, eso me jodió la vida.

¿Cómo empezaste a actuar?
Mi amiga Lena [Dunham] me pidió que hiciese un papel en una película que se llamaba Tiny Furniture, que estaba haciendo con dinero de sus padres. No tenía suficiente dinero para pagar a nadie, y supongo que tampoco era nada muy ambicioso, así que me propuso formar parte del proyecto y la verdad es que fue un éxito. Después le ofrecieron hacer la serie de televisión y me invitó a trabajar con ella. Nunca creí que llegaría tan lejos.

¿Cómo ha cambiado tu vida con esta fama repentina?
Lo mejor de todo es que puedo mantener a mi familia. A mi edad eso es muy difícil de conseguir sin pedir dinero prestado a tus padres. Pero trabajar como actriz me han robado tiempo y energía para hacer mi trabajo como artista.

¿Preferirías tener un trabajo como artista que hacer lo que estás haciendo ahora?
Actuar es secundario, no creo que vaya a ser un trabajo para el resto de mi vida porque no es algo que quiera seguir haciendo para siempre. Mi arte siempre ha sido mi prioridad y tengo mucha más experiencia en eso que en lo de hacer películas. Es difícil de explicar sin sonar como una estúpida. No soy ese tipo de persona. Agradezco mucho poder hacer ese trabajo, pero simplemente no siento que tenga futuro como actriz. No me lo he ganado, ni jamás he pretendido serlo.

¿Cómo os conocisteis tú y tu marido, Mike?
En realidad, es una historia bastante corta: nos conocimos en el médico. Yo tenía bronquitis, y ya no me acuerdo qué tenía él, pero me gustó y le di mi número. Hemos estado juntos cuatro años y hace tres años que estamos casados.

¿Qué consejos sobre citas le darás a tus hijos cuando sean mayores?
Si tengo un chico, probablemente le diré que tiene que ser bueno con las mujeres. Ser humilde y dulce es lo más difícil. Tener confianza en uno mismo y paciencia, porque cualquier persona con la que estés es menos guay de lo que tú piensas. Siempre hay algo que no te cuentan, porque si lo hicieran, tu visión cambiaría en un santiamén.

¿Y a tu hija, que le dirás? ¿La encerrarás en la habitación y no la dejarás salir con chicos?
No, me encantaría que saliese con chicos. Supongo que le dejaré hacer lo que quiera y con suerte se sentirá lo suficientemente cómoda para venir a contarme lo que sea y yo le podré dar consejos.

¿Qué opinas de eso de que a las chicas les encanta salir con capullos?
Creo que es una fase y algo que terminas superando cuando maduras. Ese juego pronto se queda anticuado. A mí me encantaba cuando era adolescente, pero mi marido es el ejemplo perfecto de cómo creo que tienen que ser los hombres ahora. Es el hombre más bueno y humilde del mundo, pero aún tiene esa mirada de chico malo. Podría ser un capullo si quisiera, pero no lo es; sabe cómo tratar a la mujer que ama.

¿Cómo te sentirías si tuvieses un hijo y se convirtiese en el tipo de tío que es, por ejemplo, el novio de Hannah en la serie? ¿O si tu hija empezase a salir con un tío como él? No es tan malo una vez lo conoces, pero es un verdadero desastre de tío.
¡Si mi hijo me saliese así supongo que estaría orgullosa! Una vez lo conoces te das cuenta de que es un chico inteligente e intuitivo, pero es introvertido y tiene una parte oscura y eso es increíblemente seductivo. Pero me preocuparía si mi hija acabase con alguien como él, porque ese tipo de oscuridad puede acabar destruyéndote.

Parece que vas a ser una madre muy comprensiva.
Probablemente me estaré cagando de miedo por dentro, pero me gustaría que mis hijos fuesen seres humanos capaces e independientes. Estoy aquí para guiarlos si lo necesitan; no voy a decirles cómo tienen que ser o lo que tienen que hacer.

¿Planeas criar a tus hijos en la ciudad?
Por ahora, sí. Creo que Nueva York es un sitio genial.

¿Crees que vivir en un sitio tan brusco ha influido en tu personalidad de alguna manera?
La gente suele decir que cuando vives en Nueva York creces demasiado rápido, pero no estoy necesariamente de acuerdo. Depende de la persona. Si alguien tiene la tendencia de ir hacia lo malo, lo hará igual si vive en las afueras.

Parece que a ti te ha ido bastante bien.
¡Sí! Pero no creo que vivir en las afueras hubiese cambiado mucho las cosas. En la ciudad tenía acceso a bares, fiestas, drogas, pero si hubiese vivido en las afueras probablemente me hubiese metido pastillas en mi habitación o algo así.

Era tu camino y ya está.
Sí, esa era yo. No creo que el lugar hubiese importado mucho. Ni siquiera estaba en contra de mis padres, ni era una pija, así que no creo que la ciudad me haya hecho comportarme de una forma determinada. ¡Vaya! ¡Lindsay [Lohan] ha vuelto a liarla! ¡Ahora ha atropellado a un peatón con su deportivo.

¿En serio?
Sí, a las 2:30 de la madrugada. No para de cagarla.

Aún no ha madurado.
Por supuesto que no, y tampoco creo que madure jamás.

Por Annette Lamothe-Ramos 
Fotos de Richard Kern
Asistente de foto: Max Dworkin