Cultura

Así viven los musulmanes del barrio de Lavapiés de Madrid

Hemos visitado el barrio para ver si ha cambiado algo después de lo de París y Bruselas, si hay miedo, rechazo o todo sigue siendo un remanso de paz y buena convivencia.

por Fernando Bernal
31 Marzo 2016, 8:49am

La semana pasada, la principal mezquita de la M30 de Madrid sufrió la 'visita' de los miembros del Hogar Social Madrid que lanzaron bengalas desde una pasarela cercana de la M-30 y colgaron allí mismo un cartel en el que se podía leer: "Hoy Bruselas, ¿mañana Madrid?". Pues eso, en Madrid, ¿qué? ¿cómo han afectado a la vida de la comunidad musulmana de aquí los atentados de París y Bruselas? Como la mezquita más grande no es ahora el mejor lugar para preguntar y hacer fotos, nos dimos un paseo por Lavapiés, el barrio multicultural de Madrid, que acoge también otras mezquitas más pequeñas y donde la comunidad musulmana tienen una fuerte presencia.

Llegamos cuando las tiendas comienzan a abrir y el barrio retoma ese pulso frenético de idas y venidas que tiene durante todo el resto del día. La conclusión, tras hablar con varios vecinos (algunos no quisieron salir en las fotos), es que nada ha cambiado, que todo sigue igual y que el barrio continúa siendo un remanso de paz. A nivel de convivencia, claro. Sus cosas tendrá. Así nos lo han contado.

Mohammed Hossain (Bangladesh, 41 años)


Todas las fotografías por Felipe Hernández

"La verdad es que tras estos últimos atentados no ha cambiado la cosa, no ha habido problemas. Llevo 12 años viviendo en esta calle de Lavapiés y nunca he visto ninguna confrontación, al revés, respeto total por todas las religiones. Nuestra religión habla de respetar al resto de las religiones, nunca alguien que pertenezca de verdad al Islam hablará mal de Jesús, por ejemplo. Lo que está pasando con Siria y con el terrorismo tiene su origen en EEUU, ellos son los que venden las armas, las entregan y hacen negocio. Es el juego que ellos practican. De todos modos, los terroristas son una minoría dentro del Islam".

Ripo Mia (Bangladesh, 42 años)

"Llegué a este barrio hace ya mucho tiempo, en 2002. Me gusta porque es tranquilo, y yo no he notado cambios en las últimas semanas. Tampoco me entero mucho de lo que pasa fuera de esta tienda, de todo lo del terrorismo que me dices, porque llego aquí a las 10 de la mañana y salgo a las 10 de la noche. Además, casi todos mis amigos son de Bangladesh, como yo. Tengo pocos amigos de aquí, de españoles solo trato con el dueño de la tienda".

Baye Fall (Senegal, 48 años)

"Vivo aquí ahora, pero voy y vuelvo, me he pasado toda mi vida viajando. Senegal, Irlanda, Holanda, Italia... Llegué hace 18 años, y viví un tiempo en Vallecas, pero es aquí, en Lavapiés, donde tengo a mi gente, a mi grupo de baye fall (rastas musulmanes de Senegal). Y me gusta porque aquí no se distingue por religiones, todos somos iguales. Nosotros, los baye fall, también somos musulmanes, pero ni matamos, ni peleamos. Nuestra filosofía es paz, fe y acción (dar y recibir). "Dar sin recibir, recibir sin olvidar", decimos nosotros".

Ahmed (Egipto, 54 años)

"Yo percibo que las cosas en Lavapiés no han cambiado. La gente se porta igual, es una cuestión de madurez. Saben distinguir entre musulmanes, como sucedió después del 11-M, que no pasó absolutamente nada, ni siquiera el día después. Todo era calma. Con el tema de los atentados lo que pasa es que en aguas revueltas, siempre hay ganancia de pescadores. Es decir, que hay políticos que aprovechan para vender odio. En España, de momento, esto no ha pasado, quizá por ese impasse político en que nos encontramos".

Shahidulla Khan (Bangladesh, 37 años)

"Llevo ya aquí cinco años y hace dos meses que abrí mi propio negocio. Lo bueno de esta calle (Lavapiés) es que casi todos venimos del mismo país, aquí nadie molesta a nadie, así que tampoco tenemos grandes problemas. Pero veo lo que está pasando fuera, también viví en Arabia Saudí, y pienso que ser musulmán es otra cosa. Los musulmanes no podemos decir cosas malas, ni hacer daño a la gente. Lo tenemos prohibido. Los que matan no son musulmanes, tienen otro nombre, otro oficio: son terroristas".